córdoba cf

Aprendiendo el camino

  • El CCF se impone en el amistoso disputado en el Ciudad de Lucena dando una buena imagen colectiva La victoria ante un rival competitivo rearma la moral de un grupo tocado

El CCF se reencontró con la victoria al imponerse con autoridad en su vuelta a Lucena cinco años después, en un partido amistoso que arrancó con ritmo trepidante y acabó de mala manera, con la brusca expulsión de Luso y el ambiente caldeado en la grada. El Córdoba ganó y se rehizo por medio del trabajo colectivo y solidario, vía para que los éxitos comiencen a llegar también en competición oficial, como se encargó de remarcar Ferrer tras el envite.

La entrada de Caballero era, lógicamente, la nota más destacada en el once del preparador del conjunto cordobesista. El madrileño volvía a vestirse de corto tras su larga convalecencia y lo hacía para moverse como enganche, por delante del doble pivote que formaban de inicio Fausto Rossi y López Garai. En el Lucena, cargado de titulares habituales en su equipo inicial, sobresalía el regreso de Pepe Díaz tras superar una lesión muscular que le ha tenido casi un mes en el dique seco.

El duelo se pareció muy poco a un amistoso en su arranque. Con ritmo, de área a área y sin especular demasiado, los diez primeros minutos tuvieron una intensidad impropia de un bolo. Xisco fue el primero en abrir las hostilidades con un disparo blando que detuvo Javi López sin demasiados problemas. Pero sería el Lucena el que golpearía primero. Fue en el minuto 11, cuando la presión adelantada del equipo de Juan Arsenal dio sus frutos y tras una recuperación el balón llegó rápidamente a Chirri. El extremo no se lo pensó y tras dejar atrás a su marcador sacó un disparo seco desde la frontal que sorprendió a Saizar. El tanto se celebró en la grada con entusiasmo y sorna a partes iguales. Para la afición aracelitana tampoco era un amistoso más.

Los primeros compases tras el gol dejaron ver a un Lucena valiente, que atacaba al Córdoba por los costados, provocando muchos apuros a un despistado Pinillos, que se las tuvo en más de una ocasión con Chirri. Pero los de Ferrer se sacudieron el dominio local golpeando. Lo hizo Dani Hernández, el chaval que debutaba en el once inicial, que se sacó un duro chut para culminar de manera brillante un contragolpe lanzado por Fausto Rossi.

Tras los primeros 15 minutos de alto ritmo, el partido se serenó y ninguno de los dos conjuntos controlaba el balón con claridad. Las llegadas llegaban por arreones y Pedro Beda tuvo una buena opción para volver a poner al Lucena por delante, pero su disparo no encontró portería. Acto seguido, el CCF tuvo su opción para voltear el encuentro, pero Javi López desbarató una buena jugada colectiva que finalizó con el disparo de Rossi. La claridad de ideas brillaba por su ausencia en ambos bandos y un disparo lejano de Maxi a la media hora de juego fue la última ocasión reseñable en el primer acto. Los últimos 15 minutos antes de enfilar camino a vestuarios, al contrario que el arranque, sí que fueron los propios de un amistoso con poca intensidad y demasiadas imprecisiones.

En el intermedio llegó el lógico carrusel de cambios de todo partido amistoso y eso hizo que el ritmo decayera bastante. A la vez, el movimiento en los banquillos evidenció la diferencia entre las plantillas y el CCF manejó el juego desde los primeros compases ante un Lucena en el que debutaron varios jóvenes del filial. Pronto iba a dar la vuelta al marcador el conjunto de Ferrer, con un buen remate de cabeza de Luso, tras centro de Fidel. Era el minuto 52 y el dominio del conjunto blanquiverde se reflejaba tanto en el juego como en el marcador. A partir de ahí, a los blanquiverdes se les vio con autoridad en el centro del campo y monopolizaron el balón en la zona ancha. En el minuto 64 tuvo una buena ocasión un activo Nabil Ghilas que había entrado minutos antes por Xisco. El Lucena sólo acertó a contestar con un balón parado. Una falta lateral botada por Sergio Torres se envenenó y obligó a Saizar a estirarse en la única intervención del meta en la segunda mitad.

El CCF siguió jugando a placer, con un Lucena que ya no llegaba con peligro al área de Saizar. Así, la sentencia era cuestión de tiempo y llegó tras una buena acción colectiva en la que Ghilas rompió a su par en velocidad, cediendo el balón a Fidel, que vio cómo entraba López Silva libre de marca y le sirvió el cuero para que sólo tuviera que driblar a Varela y empujar el balón a la red. Era el minuto 83 y el partido estaba finiquitado, pero se calentó de mala manera en los últimos compases. Una entrada de Pato sobre Luso fue contestada por el aragonés con una patada a destiempo en la jugada siguiente que dio con el canterano celeste en el césped. Benjumea Álvarez no lo dudó y expulsó al mediocentro blanquiverde, que se marchó entre los insultos de una grada demasiado caliente para la entidad del encuentro. Fue la última acción de un choque que sirvió para que el Lucena demostrara su buen hacer ante un equipo de la élite y para que el CCF recordara el camino del triunfo, ese que debe llevarlo a la salvación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios