Balonmano | Liga Asobal

El Ángel Ximénez no falla en casa y supera al Atlético Valladolid (28-23)

  • Los pontanos, con una gran segunda parte y liderados por Pomeranz, vencen a un rival directo por la permanencia

Mitic lanza ante la defensa de Patrianova.

Mitic lanza ante la defensa de Patrianova. / Estefanía Hernández

El Ángel Ximénez logró un triunfo convincente ante el Atlético Valladolid en un duelo de urgencias entre dos equipos que necesitaban los puntos para despegarse de la zona de peligro de la tabla clasificatoria. El choque estuvo igualado durante la primera mitad, pero el trabajo defensivo de los pontanenses en el arranque del segundo periodo, resultó determinante para abrir hueco e ir labrando una victoria que da tranquilidad y confianza al equipo para encarar próximos encuentros.

Con una plantilla prácticamente en cuadro por los problemas físicos de jugadores importantes, Paco Bustos trató de mentalizar a los suyos sobre la importancia de lo que había en juego, y el equipo salió concentrado con una buena defensa, tratando de hacer ataques largos y elaborados con los que contrarrestar la propuesta de ataque pucelana. No obstante, y pese a lo nivelado de un marcador que reflejaba alternancias, era la portería visitante la que marcaba diferencias, con un Pérez Verdejo realizando buenas intervenciones.

Las exclusiones no variaban mucho el equilibrio, pero fue el equipo de Pisonero el que logró situarse dos goles arriba (7-9) antes del primer cuarto de hora, situación de dificultad que corrigió el Ángel Ximénez con tantos de Cuenca, Mitic y Pomeranz, uno de los mejores del encuentro, para poner un 10-9 que daba aire al equipo. El técnico visitante paró el partido y eso dio margen a los pucelanos para tomar nuevamente la delantera en el marcador y recuperar la ventaja de dos tantos, pero las paradas de Konecny, mucho más entonado en el tramo final y la aportación ofensiva de Javi García estrecharon de nuevo el electrónico para dejar un 12-13 de camino a vestuarios.

Pero el gran arma del Ángel Ximénez apareció en el arranque de la segunda mitad y fue la defensa. Tras la descalificación de Roki por lanzar un siete metros al rostro de Konecny en la primera acción tras la reanudación, el equipo defendió más y mejor, mostrándose inexpugnable con Spiljak y Mitic en el centro, a lo que se unió la colaboración de Luisfe Reina. Paralelamente, Pomeranz asumió la responsabilidad en la dirección del juego ofensivo con mucha efectividad en los lanzamientos, y ello ante un Valladolid que entró en plena sequía goleadora. Con el público volcado con el equipo, los pontanenses estiraron la renta con un parcial de 6-0 favorable que puso el partido en 18-13, una dinámica que no pudo frenar Pisonero gastando sus dos tiempos muertos.

El partido estaba muy de cara para los pontanenses, pero había que rematar la victoria. Los vallisoletanos cambiaron la defensa poniendo un 5:1 muy abierto que dificultaba la circulación de la primera línea local, y eso, sumado a las paradas de Lamariano, generaron algunas dudas a los de Puente Genil, que vieron como su plácida ventaja se iba recortando. Una espectacular doble parada del meta vasco a Pomeranz y un gol de Miguel Camino dibujaron el 20-18 antes de entrar en la recta final del encuentro, pero un tanto de Joao Pedro da Silva y otro del central israelí devolvieron el margen de maniobra a los de Bustos con el 22-18.

Ya en los últimos instantes, el intercambio de goles fue la constante, favoreciendo al cuadro pontanés, que supo administrar perfectamente una ventaja siempre variable entre los tres y cuatro goles para llevarse el duelo finalmente por 28-23 y sumar dos puntos de oro que dan al equipo oxígeno para alejarse de la zona de peligro ante el exigente duelo de la próxima semana en León.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios