Copa Sudamericana Independiente del Valle, el triunfo de un proyecto formativo

  • El equipo entrenado por el español Miguel Ángel Ramírez culmina su proceso de formar "personas de bien" ganando la Sudamericana a Colón de Santa Fe, su primer título

Un proyecto canterano, con un proyecto social a sus espaldas que busca hacer "personas de bien", se hizo con la Copa Sudamericana en la final de Asunción al derrotar al Colón de Santa Fe por 3-1.

Independiente del Valle (IDV), flamante campeón en un partido pasado por agua que incluso tuvo que suspenderse con 1-0 por el tremendo aguacero que caía, consiguió en Asunción el que es hasta ahora su mayor logro deportivo, que corona además diez años de transformación de la mano de un empresario, Michel Deller, que ha basado su estrategia en la formación técnica y los valores sociales. "Lo más importante en la formación es que los chicos vayan al colegio. Puede ser que tengas al mejor jugador del Ecuador, pero si el chico no va al colegio no juega", decía Deller antes de viajar a Paraguay con sus chicos.

En el camino a la gloria Sudamericana, el IDV invirtió todo su capital deportivo, educativo y humano en las categorías inferiores, desde las de 10-12 años. Con ello, en sólo diez años, el equipo ha subido de la segunda división ecuatoriana a lo más alto del fútbol continental, tras jugar la final de Libertadores en 2016 –que perdió ante el Atlético Nacional– y ahora hacerse con la Sudamericana.

El proceso hacia el trofeo conseguido comenzó en la academia Aspire de Qatar y siguió con un ojo en la Masía barcelonista, con la que el IDV tiene relaciones de amistad y colaboración. Figuras como Johan Cruyff y Pep Guardiola, en quienes Deller ve auténticos ejemplos a seguir, son los que dieron al IDV su nueva estrategia de juego, en el que prima la posesión del balón sobre el más disruptivo fútbol latinoamericano.

En esta estrategia de ordenamiento de juego en las líneas traseras, para controlar el balón y subirlo de forma mecanizada, ha jugado un papel decisivo el técnico español Miguel Ángel Ramírez, que comenzó a aplicarlo en las formaciones juveniles y después en el equipo titular.

Miguel Ángel Ramírez, técnico español del Independiente, bajo el aguacero. Miguel Ángel Ramírez, técnico español del Independiente, bajo el aguacero.

Miguel Ángel Ramírez, técnico español del Independiente, bajo el aguacero. / Raúl Martínez / efe

Ramírez se hizo con la dirección técnica del IDV en mayo pasado, cuando el también español Ismael Rescalvo, abandonó el club de forma imprevista para irse al rival Emelec, de Guayaquil.

Amante de la formación deportiva, el extécnico de Las Palmas y antiguo asistente de la selección qatarí sub 19 llegó a confesar esta semana que ni siquiera quería ser el entrenador. "Me gusta mucho la formación", dijo, y confesó que "paso más tiempo con las formativas que con el primer equipo".

El logro en Asunción contrasta con el hecho de que hasta ahora el IDV no ha ganado nunca el campeonato local, pese a que en dos ocasiones quedó subcampeón. Un hecho que el IDV podrá corregir en las próximas semanas en la fase final de eliminatorias del campeonato local, en el que ha quedado quinto en la liga y se enfrentará con el Delfín en cuartos de final.

Natural de la ciudad de Sangolquí, a 30 kilómetros de Quito y donde se concentraron varios miles de aficionados frente a una pantalla gigante, se trata de un equipo que apenas tiene afición, dado que desde su fundación hace seis décadas hasta 2008 sólo había disputado competiciones provinciales, desde las que ascendió a la segunda división en 2007.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios