EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Grecorromanas | Crítica Las rosas de Pieria

  • La edición ampliada de los poemas de Safo en la versión de Aurora Luque coincide con un gran estudio de conjunto donde la traductora recoge la memoria de las poetas de la Antigüedad

La poeta y filóloga Aurora Luque (Almería, 1962). La poeta y filóloga Aurora Luque (Almería, 1962).

La poeta y filóloga Aurora Luque (Almería, 1962).

La grata noticia del premio Princesa de Asturias a Anne Carson nos coge preparando estas líneas dedicadas al trabajo de traducción de una poeta española, la almeriense y malagueña Aurora Luque, que se inscribe en el mismo linaje de mujeres sabias, lúcidas y de sensibilidad a la vez rompedora y exquisita, tan necesarias en unos tiempos caracterizados por el predominio del grito y la consigna. La mejor forma de enfrentar el adanismo –o su variante el evismo, que tampoco tiene en cuenta el largo camino recorrido por las hijas de Lilith– es remontarse a los testimonios de las generaciones que nos precedieron y tanto Carson como Luque lo han hecho con erudición y brillantez, desde una perspectiva actualísima que cumple el viejo imperativo de revisitar con ojos nuevos la herencia de los antepasados. Así lo vuelve a demostrar la segunda en un libro espléndido, Grecorromanas, que recopila los escasos testimonios de mujeres poetas que han sobrevivido a los once siglos transcurridos entre Safo, la única de ellas que figura en el canon de la poesía antigua, y Fabia Aconia Paulina, cuarenta autoras de las que apenas conocemos sino los nombres y unos cuantos poemas, fragmentos o alusiones esquivas.

Poeta o estudiosa en uno de los famosos frescos de Pompeya. Poeta o estudiosa en uno de los famosos frescos de Pompeya.

Poeta o estudiosa en uno de los famosos frescos de Pompeya.

Las poetas aparecen hermanadas por el sustrato de la cultura pagana y el precedente y el culto de Safo

Poetas, como preferimos decir hoy, o bien poetisas, como dijeron ellas de sí mismas, aunque tuvieran otras muchas formas de referirse a su labor creadora, pues como bien dice Luque va siendo hora de limpiar ese término milenario –usado sin ninguna carga peyorativa por los tratadistas clásicos– de las adherencias misóginas que le imprimieron los críticos hostiles, rescatando el uso antiguo, "desprejuiciado y libre", del menosprecio que lo ha contaminado desde el siglo XIX. La exigüidad de su legado, en muchos casos mínimo o inexistente, va más allá de la pérdida general que ha afectado a buena parte de la literatura de la Antigüedad y no es difícil imaginar las razones, pero es posible reconstruir un "relato de ambición y resistencia", como lo califica la traductora, que hermana a estas "mujeres insólitas, solitarias, raras, aisladas" por encima de las diferencias propias de tantos siglos. Las une el sustrato común de la cultura pagana y el precedente y el culto a la primera de ellas, la autora del maravilloso Himno a Afrodita, "fundadora de una genealogía lírica" que fiaba su continuidad a una antecesora prestigiosa y compartió un mismo repertorio de referencias, símbolos y mitos. Luque contextualiza perfectamente ese fondo común, las peculiaridades de cada una de las poetas, los prejuicios a los que se enfrentaban y los temas no tan recurrentes de los que trataron, a veces impropios o abiertamente vedados. Se hace imposible resumir la riqueza de la información y los planteamientos contenidos en un estudio concienzudo que comenta con detenimiento tanto las noticias transmitidas como su recepción posterior, baste ahora decir que salvo Erina de Telos y Corina de Tanagra –entre las romanas apenas podemos leer otros poemas latinos que los de la elegíaca Sulpicia– no hubo autoras que tuvieran un eco relevante en el propio mundo antiguo. A la misma Safo debemos unos versos que acuñaron una imagen de la inmortalidad muchas veces citada: "Y muerta yacerás, y no habrá un día ni un recuerdo de ti / ni nunca ya más tarde: porque no participas de las rosas / de Pieria...". Esas rosas eran el don, que ella supo que tenía. Y acaso lo tuvieran otras poetas de las que no ha quedado nada.

El propósito vindicativo de Luque tiene que ver con el feminismo, pero también con una visión humanista

El trabajo de Luque, nos cuenta ella misma, se remonta a la investigación iniciada con motivo de su memoria de licenciatura, defendida en 1987, y ha hecho falta que pasaran más de tres décadas para que lo culminara de la manera, excelente, en que ahora ha tomado forma, donde al margen del formidable trabajo de análisis y rastreo –alta filología, crítica que merece ese nombre, divulgación ineludible para saber de dónde venimos– se percibe la mano de la gran poeta que viene siendo desde hace muchos años. Nos atreveríamos a sugerir a los jóvenes que se inician en esta forma de arte –y desde luego a cualquier lector, porque nunca es tarde para descubrir las raíces de nuestra cultura– que sumaran este compendio a sus libros de cabecera. Hay en él conocimiento, pasión y un propósito vindicativo que tiene por supuesto que ver con el feminismo, pero también con una visión humanista –y hedónica, religada a la madre tierra– que convive sin conflicto con el primero. Que lo ensancha y redirige a una misma milicia.

La poeta y ensayista canadiense Anne Carson (Toronto, 1950). La poeta y ensayista canadiense Anne Carson (Toronto, 1950).

La poeta y ensayista canadiense Anne Carson (Toronto, 1950).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios