El mono lógico

Borges no sólo concibe los campos del saber como producto de la fantasía: introduce el azar y la duda en el ámbito más rígido del conocimiento científico.