córdoba c.f.

Con un triunfo se lleva mejor

  • El conjunto blanquiverde consigue su segunda victoria estival ante el Recreativo de Huelva en el regreso de Sandoval al banquillo cordobesista

  • Andrés Martín pide paso en el ataque

Javi Lara protege el balón ante la presión de tres jugadores del Recreativo de Huelva. Javi Lara protege el balón ante la presión de tres jugadores del Recreativo de Huelva.

Javi Lara protege el balón ante la presión de tres jugadores del Recreativo de Huelva. / xxxx

No hay nada en el fútbol tan terapéutico como una victoria. Incluso una situación tan delicada como la que vive el Córdoba en el arranque de esta temporada se ve de manera más positiva -o mejor dicho, menos negativa- si el equipo blanquiverde logra imponerse a su rival, por mucho que sea en bolos veraniegos de los que hay que sacar pocas conclusiones, porque cuando llegue la competición ya no habrá concesión alguna. Pero lo cierto es que Sandoval volvió al banquillo del CCF con triunfo ante el Recreativo de Huelva, gracias a un tanto de Andrés Martín, un juvenil que va camino de ganarse un sitio, sobre todo si los fichajes se antojan imposibles, porque pocos hombres del plantel tienen su olfato ante la portería rival. Y lo hizo utilizando prácticamente todos los efectivos de los que dispone -jugaron todos menos Stefanovic y Jaime Romero-, en ese curso acelerado que el técnico reconoció que tenía que hacer en estos días para conocer el estado del plantel.

Como si el tiempo no hubiese pasado desde que finalizó la temporada pasada, José Ramón Sandoval dispuso un dibujo idéntico al que utilizó en el tramo final del curso anterior. Apoyado en la solidez del trío Quintanilla-Aythami-Valentín, el técnico madrileño probó de inicio con su habitual 3-5-2, con carrileros (Javi Galán y Fernández) muy profundos, un centro del campo poblado y los intentos en ataque de Alfaro como mediapunta y de Jovanovic como referencia.

Desde el primer minuto del encuentro se pudo ver la diferencia de nivel -para algo están las categorías- entre ambos equipos. El Córdoba acaparó el balón y se apoyo constantemente en Javi Galán para hacer daño por fuera y en las combinaciones de Álvaro Aguado y Javi Lara por dentro para intentar hacer daño a un Recreativo de Huelva bastante tímido, falto todavía de un ritmo físico que le permita mostrar su verdadera cara. Pronto pudo el Córdoba inaugurar el marcador, cuando en el minuto 7 Alfaro estrelló un cabezazo en el larguero después de un gran centro desde la derecha de Javi Lara. Dos minutos más tardes, Sasa Jovanovic dio buena cuenta de su punta de velocidad diferencial para marcharse de su par, aunque no logró conectar remate ante la meta onubense. Pasado el cuarto de hora, un gran envío en largo de Aythami no lo controló bien Alfaro, que de haberlo hecho se quedaba solo ante el meta del Decano.

Apenas un cuarto de hora bastó para constatar que las carencias de este Córdoba que anda bloqueado en el mercado de fichajes están arriba. En defensa, Sandoval armó su línea de seguridad y el equipo no permitió al Recreativo ni pisar el área de Pawel; en el centro del campo, la calidad de Álvaro Aguado y Javi Lara y la contundencia de Edu Ramos garantiza competitividad; pero en ataque, el instinto goleador no es el de un equipo de Segunda División, por mucho que Jovanovic puede ser un jugador aprovechable jugando más por dentro que tirado a la banda. Pese a todo, si algo hay que sacar en claro de esos 45 minutos iniciales, que fueron de más a menos en clave cordobesista, es que con intensidad y concentración defensiva, el CCF volverá a ser un equipo difícil de batir, como ya lo fue en el cierre del pasado curso.

En la segunda parte, Sandoval quiso probar con otro sistema muy habitual en sus planes, el 4-2-3-1. Eso sí, el carrusel de cambios habitual en estos bolos veraniegos desdibujó un poco las conclusiones que de esta prueba se puedan extraer, más allá de la constatación de que la poca pólvora que a día de hoy tiene el plantel blanquiverde reside en las botas de Quiles y de, sobre todo, el juvenil Andrés Martín, un chico que quizás esté demasiado verde para una categoría tan fuerte como la Segunda División pero que tiene movimientos de jugador privilegiado y un olfato de cara a puerta rival que ni siquiera un delantero más curtido como Quiles ha podido acreditar hasta la fecha. Así quedó demostrado en la primera ocasión que el jovencísimo ariete tuvo. Un pase en largo a la espalda de la defensa onubense la cazó Andrés en el área para dejar atrás a su par por velocidad, cruzar el balón al palo largo del portero y adelantar a su equipo.

Más allá del chispazo de una de las firmes promesas de la cantera cordobesista, que igual tiene que quemar etapas de forma acelerada por la delicada situación del club, el segundo tiempo dejó patente que Sandoval quiere comprobar hasta dónde llega la polivalencia de hombres como Álex Vallejo o Bambock, que ante la falta de efectivos tendrán que emplearse tanto en la medular como en defensa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios