córdoba cf

Los primeros movimientos

  • La entidad blanquiverde ha iniciado ya los contactos con Sandoval para su continuidad, al tiempo que trabaja en la nueva campaña de abonados

Jesús León besa a José Ramón Sandoval sobre el césped de El Arcángel a la conclusión del duelo definitivo ante el Sporting. Jesús León besa a José Ramón Sandoval sobre el césped de El Arcángel a la conclusión del duelo definitivo ante el Sporting.

Jesús León besa a José Ramón Sandoval sobre el césped de El Arcángel a la conclusión del duelo definitivo ante el Sporting. / álex gallegos

Apenas han pasado unas horas desde que la temporada 17-18 bajara el telón, con alegrías impensadas en blanco y verde, y el Córdoba ya mira a lo que será su futuro más inmediato. Casi sin descanso y aún con la satisfacción en el cuerpo por el deber cumplido, Jesús León y Luis Oliver, los hombres fuertes del proyecto, ya tienen deberes sobre la mesa. La primera tarea parece lógica: negociar con José Ramón Sandoval su continuidad tras obrar el milagro de la permanencia; en un segundo plano, pero no muy lejano, la preparación de la nueva campaña de abonados, con el fin de aprovechar el manto de ilusión despertado entre el cordobesismo en los últimos meses del pasado curso. Son los dos primeros movimientos, al margen de que la dirección deportiva ya maneja mil nombres y muchos deseos, como el de vestir de blanquiverde al hoy verdiblanco Rubén Castro.

Pero los primeros pasos del nuevo Córdoba deben girar en torno a la figura del entrenador. En la euforia de la fiesta por la permanencia ya hubo los primeros contactos con Sandoval, que a buen seguro se intensificarán en las próximas horas o días, pues es un movimiento fundamental para dar forma a la plantilla y trazar el plan de la pretemporada estival. El técnico madrileño se ha revalorizado tras ser pieza clave en una gesta histórica, reviviendo a un equipo que con él al mando ha firmado unos números de ascenso. Sin embargo, como el propio entrenador de Humanes deslizó tras la victoria ante el Sporting, su prioridad es seguir en El Arcángel. Queda por ver si los caminos, como ya lo hicieron en febrero, vuelven a cruzarse, algo que aparentemente se da por hecho, pero...

De forma paralela a la negociación con Sandoval, en las oficinas de El Arcángel hoy comenzarán a cimentarse detalles del ejercicio venidero. Entre ellos, y de forma primordial, la campaña de abonados. Después de haber devuelto la ilusión a la afición y haber repoblado las gradas de El Arcángel gracias, sobre todo, con una política de precios muy económicos, ahora el club tiene ante sí el reto de que esos seguidores de nuevo cuño sigan tirando del carro. El objetivo será superar la barrera de los 15.000 socios, alcanzada en cursos anteriores y de la que el club se quedó muy lejos el pasado. Ahora la ola parece que es buena para que el cordobesismo continue latiendo con fuerza. Y sobre todo si pronto empiezan a sonar los nombres de algún refuerzo. El primero, que dejó caer el propio Oliver en plena fiesta, es el de Rubén Castro, que no seguirá en el Betis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios