Córdoba CF

Los primeros apuntes sobre el nuevo modelo

  • El balón pide paso en la última sesión en Córdoba de un equipo que ya vive su primera concentración

Jesús Valentín y Alfaro realizan ejercicios de activación, ayer en el hotel de concentración. Jesús Valentín y Alfaro realizan ejercicios de activación, ayer en el hotel de concentración.

Jesús Valentín y Alfaro realizan ejercicios de activación, ayer en el hotel de concentración. / córdoba cf sad

Poco ha tardado Francisco en tomar el pulso al nuevo Córdoba que, aún en construcción, empieza ya a moldear bajo una serie de conceptos básicos e innegociables. Aunque todavía es pronto para ver hacia dónde camina el nuevo proyecto blanquiverde, lo cierto es que el técnico almeriense pretende inculcar desde ya detalles tácticos que quiere hacer dogma entre los suyos. De momento, con un punto de intensidad más que notable para estar en el arranque de la fase de preparación, en apenas dos entrenamientos en los que el balón va haciéndose su hueco, el equipo ya muestra convencimiento y decisión en la presión en el juego sin balón, con espacios reducidos y líneas juntas, y rapidez, movilidad y ofrecimiento con la posesión. Lógicamente, queda muchísimo trabajo por hacer, pero ese boceto basado en el control y la verticalidad puede ser la base, algo que seguro empieza a cimentarse desde ayer, cuando el CCF inició su primer stage de concentración en Los Ángeles de San Rafael, donde permanecerá hasta el domingo 22 y disputará sus dos primeros partidos amistosos.

Cumpliendo el horario previsto y recortando minutos al crono por el viaje programado hacia tierras segovianas, la plantilla del Córdoba vivió ayer su segunda jornada laboral del nuevo curso, otra vez a puerta abierta sobre el césped de la Ciudad Deportiva, lo que atrajo a un buen puñado de aficionados. Esta vez, al contrario que en el estreno, con la pelota pidiendo su cuota de protagonismo desde el inicio, pues fue así como lanzó la ronda de calentamiento Cristóbal Fuentes, en su primer día bajo la dirección de Francisco. Luego fue el turno de ejercicios de presión y toque en medio campo, antes de unas exigentes series de carrera continua que dieron paso a un final con el primer partidillo del verano, a tres cuartos de campo.

Con muchos elementos por incorporar, que imposibilitan hablar de sistemas, dibujos y demás aspectos tácticos a estas alturas del verano, el protagonismo de la pelota y los asistentes y el propio Francisco en el segundo entrenamiento sirven para sostener algunas nociones sobre lo que puede ser el nuevo Córdoba. El primer partidillo, con dos equipos de once jugadores (los que había por la ausencia de Edu Ramo y Jaime), permitió observar dos bloques intensos, con las líneas juntitas y capacidad para ir a la presión sin balón y moverlo con rapidez con la posesión. Además, el técnico y su grupo de colaboradores insistieron en la velocidad de la zaga para recuperar posiciones lejos de la portería y en la movilidad y constantes ofrecimientos de todos los futbolistas, que por el momento son permeables al máximo con lo que pide el técnico. No puede ser de otra forma. Es el comienzo de una nueva etapa en la que todos parten de cero y tienen la ilusión de hacerse con un sitio en el proyecto 18-19 del CCF.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios