Córdoba CF

Una posición de privilegio que no se quiso aprovechar

  • El Córdoba fue el quinto equipo que más ingresó por televisión en la 16-17, curso que acabó décimo

Carlos González, junto a Javier Jiménez, en la Ciudad Deportiva. Carlos González, junto a Javier Jiménez, en la Ciudad Deportiva.

Carlos González, junto a Javier Jiménez, en la Ciudad Deportiva. / el día

Aunque llega tarde, la LFP dio ayer un nuevo revés -de manera indirecta- a la gestión de Carlos González al frente del Córdoba. La Liga de Fútbol Profesional hizo públicos los datos de ingresos por televisión de todos los equipos que compitieron la temporada pasada en Segunda División y el conjunto blanquiverde fue el quinto que más ingresó, aunque eso no se notó a la hora de invertir en una plantilla ambiciosa que peleara por, al menos, esa parte media-alta de la categoría.

Con 6,9 millones de euros en ingresos por televisión -la partida más importante de los presupuestos que hoy en día manejan los equipos de fútbol- el Córdoba debió estar peleando por cotas superiores, tanto a la hora de la competición como a la hora de pujar por futbolistas de primer nivel en la categoría. Y es que sólo el Rayo Vallecano -con 9 millones de euros-, el Getafe y el Zaragoza -con 8,7 millones-, y el Zaragoza -con 7,6- tuvieron mayores ingresos que la entidad cordobesista por ese concepto tan determinante en la economía de un club actual.

Y es que, aunque el fútbol es mucho más complejo que los simples números de una entidad, las apuestas económicas ambiciosas suelen dar réditos, como el curso pasado demostraron el Levante y el Getafe. Los blanquiverdes, de hecho, ni siquiera compitieron en lo económico con clubes como el Girona, que con menos ingresos -6,7 millones- confeccionó una plantilla de altura. Bien es cierto también que el Rayo, equipo que lideró la clasificación de esos ingresos, terminó la temporada por debajo del Córdoba, pero es que hasta siete equipos con menor cantidad de dinero por ese concepto superaron a los blanquiverdes en la clasificación final, que dejó al equipo entonces entrenado por Luis Carrión en la décima plaza del campeonato.

Esos 6,9 millones de euros, unidos a los considerables ingresos que el club logró en la campaña de abonados -por tratarse de una de las masas sociales más importantes-, y del dinero recibido por los traspasos de Florin y Fidel, no impidieron que el equipo se desprendiera de futbolistas tan importantes como el punta rumano, el extremo onubense y Xisco, que fueron los tres líderes del equipo que en la temporada 2015-2016 peleó por el ascenso hasta el mismo play off, inmediatamente después del descenso desde Primera División.

De hecho, la falta de una inveresión de verdad en el apartado económico llevó al club a un curso complicado, que a punto estuvo de terminar mal cuando el equipo merodeó los puestos de descenso, pues la salvación no se pudo certificar hasta la penúltima jornada. Ahora, el tiempo ha vuelto a demostrar que no sólo el año del regreso a Segunda fue una oportunidad perdida para volver por la vía rápida a la máxima categoría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios