Córdoba CF - Cartagena | La previa

Mucho terreno por recuperar

  • El Córdoba CF necesita la victoria ante un rival directo por el 'play off' para olvidar el último tropezón

  • Las ausencias vuelven a limitar el radio de acción de Agné para plantear su equipo titular

Agné bromea con Piovaccari en un entrenamiento en la Ciudad Deportiva. Agné bromea con Piovaccari en un entrenamiento en la Ciudad Deportiva.

Agné bromea con Piovaccari en un entrenamiento en la Ciudad Deportiva. / Juan Ayala

Después de uno de los tropiezos más duros de la temporada, el Córdoba CF tiene por delante mucho terreno que recuperar. Ya no solo en la clasificación, donde dio un paso atrás hasta la quinta plaza, también en cuanto a juego y credibilidad. La semana ha sido complicada en torno a El Arcángel. Las críticas han arreciado contra Raúl Agné y sus jugadores, después de una derrota que nadie esperaba, que quebró la mejor racha de la temporada. Con esa presión tendrán saber convivir los integrantes del vestuario hasta el final de la temporada, aunque algunas críticas vertidas desde el propio club parecen bastante más preocupantes que la opinión de un sector de la afición.

Tras la decepción, la mejor manera para levantarse que tiene el Córdoba es doblegar a un Cartagena que desde principios de la temporada está señalado como uno de los máximos aspirantes a acabar en primera posición en el Grupo IV. Y lo cierto es que los departamentales, con seis puntos más que el Córdoba, no están decepcionando, y pueden presumir de ser el equipo que más puntos suma lejos de su estadio hasta el momento, como también de ser el equipo menos goleado de la competición.

Pero si algo ha demostrado el conjunto blanquiverde es que ante la adversidad se crece y es capaz de dar un golpe sobre la mesa cuando más herido parece estar. El duelo ante el Cartagena es propicio para ello, por lo que supondría para la clasificación y por el subidón moral que los de Agné recibirían antes de afrontar las diez jornadas finales del campeonato.

Eso sí, no lo tendrá fácil el Córdoba, que además de la gran entidad del rival que tendrá enfrente, llega condicionado por las bajas. Un hombre importante por línea perderá Agné, con las ausencias de Djetei, Imanol García y Willy Ledesma. En el centro del campo se plantea el mayor dilema para el técnico aragonés. La baja de Imanol casi le obliga a mantener a Xavi Molina como mediocentro defensivo, por lo que no podría retrasarlo al puesto de central junto a Fidel Escobar.

En la medular podría tener cabida José Antonio González, si el entrenador blanquiverde se decide a adelantar a Javi Flores a la mediapunta, ya que esa línea también está cogida con pinzas debido a los problemas físicos de Moutinho, que podría estar en la lista pero que parece descartado para el equipo titular. En punta de ataque se acaban las dudas, pues Piovaccari es el único ariete disponible para Agné.

Aunque los problemas no solo son para el equipo cordobesista, pues el Cartagena también viaja con un canterano en su expedición, debido a los contratiempos que el conjunto de Borja Jiménez arrastra en defensa. El cuadro cartagenero, menos necesitado en la clasificación aunque sin perder de vista el primer puesto, llega tras cuatro encuentros sin ganar fuera de casa, algo que en la primera vuelta hacía con una apabullante normalidad.

Además de los tres puntos en juego, otro factor a tener en cuenta será el goal average. Lógicamente, para los blanquiverdes lo primordial es el triunfo, pero si además se presenta la oportunidad de equilibrar el 2-0 de la idea, sería una situación idílica para los intereses del CCF.

¿Con los dueños en la grada?

Y por si el encuentro no tuviera suficientes alicientes en el aspecto deportivo, con dos equipos que por historia, afición y entidad parecen de una categoría superior, la más que posible visita de los dueños del Córdoba CF al palco de El Arcángel añade un toque más de picante al encuentro.

En El Arcángel se espera un ambiente de partido grande, para un duelo que se presenta como una ocasión de oro para que los blanquiverdes se olviden del último traspiés y entren en las diez últimas jornadas con todas las garantías de alcanzar la promoción de ascenso. Para ello, no vale otro resultado que la victoria, porque una nueva derrota desataría una importante tormenta en torno al equipo cordobesista. Y ahora que el sol parece haber llegado a Córdoba para quedarse, mejor que los negros nubarrones sigan lejos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios