• El extremo vasco se muestra convencido de que va a ser "un año importante e interesante para todos"

  • "Hay que ir día a día y dejar trabajar porque lo estamos haciendo bien", asegura

Entrevista a Alain Oyarzun. Jugador del Córdoba CF "En el Córdoba CF no notas que estás en Segunda B hasta el día del partido"

Alain Oyarzun, en El Arcángel. Alain Oyarzun, en El Arcángel.

Alain Oyarzun, en El Arcángel.

El Día

Escrito por

· Rafael Cano

Redactor

El fútbol no ha sido especialmente benevolente con Alain Oyarzun Aguilar (San Sebastián, 1993). El extremo zurdo vasco, criado en la cantera de la Real Sociedad, cubrió su etapa formativa en Zubieta antes de dar el salto a Segunda División de la mano del Mirandés. Un par de buenos cursos en Miranda de Ebro le llevaron a un histórico como el Zaragoza, en el que pasó una temporada antes de firmar por el Numancia. En Soria, Oyarzun brilló en una gran primera campaña, lo que le situó en la órbita del Athletic Club e incluso acercó su regreso a casa. Sin embargo, el fútbol le guardaba una prueba de fortaleza que afrontar. Las lesiones musculares se convirtieron en un quebradero de cabeza para el vasco en un 2019 para olvidar. La falta de continuidad le llevó este verano a dar un paso atrás en su carrera, en busca del impulso necesario que haga sobresalir su talento. Alain firmó por el Córdoba CF en el último día del mercado y afronta en El Arcángel un doble reto. Por un lado, ayudar a los blanquiverdes a volver al fútbol profesional. Por otro, hacerlo volviendo a mostrar la mejor versión de su fútbol.

-¿Han podido dejar atrás ya el mazazo del último minuto en Granada?

-Por parte está olvidado. Lo tenemos en el cuerpo y nos servirá para salir en el próximo partido, ante el Sevilla Atlético, con más intensidad y rabia por decirlo de alguna manera. Pero son cosas del fútbol, que sabemos que pueden pasar. Seguramente nos venga bien para el futuro y seguro que en el resto de la liga esa situación se dará al revés y lo celebraremos nosotros.

-¿Qué se puede aprender de un tropiezo así?

-El fútbol cada vez es más igualado y la Segunda B es una competición complicada, en la que está todo muy apretado. Sabíamos que era un partido al que ellos no llegaban muy rodados, o eso se suponía, pero al final son chavales con un primer equipo en Primera División, en el que intentan ganarse la oportunidad. Esto nos ha servido para darnos cuenta de que no vamos a ganar fácil en ningún campo.

-Pese a todo el arranque no ha sido nada malo, con ocho punto de 12 sumados. ¿Qué lectura hacen en el vestuario?

-Creo que antes de empezar la liga cualquiera hubiera firmado este arranque. Todavía no hemos perdido y es verdad que viendo lo del otro día, podíamos tener dos puntos más y 10 de 12 sería una maravilla pero estamos ahí, no conocemos la derrota y eso es importante. Si no puedes ganar es bueno no perder, al menos. Esto se verá diferente si se consigue la próxima victoria en casa.

-¿Les habría venido bien jugar ese partido ya esta semana?

-El parón viene bien para corregir cosas y descansar un poco, pero si hubiera sido el partido esta semana lo habríamos encarado con ganas y nos hubiera encantado jugar.

-¿Cómo se encuentra en el aspecto individual? Parece que poco a poco va a más.

-Bien, no estoy a mi cien por cien, lógicamente. También me piden un poco de pausa porque he estado mucho tiempo lesionado y no me quiero agobiar tampoco. Pero cada vez me encuentro mejor. El míster me está dando confianza. Llevo tres partidos de titular y tengo ganas de ponerme al cien por cien y poder dar lo mejor de mí.

-Ha venido para ser un jugador importante y está teniendo esa confianza desde el primer día.

-Importantes somos todos pero sí que ese punto a favor de verte titular sin estar al cien por cien te da un extra de confianza. También la acogida del vestuario, que he caído en una familia increíble, muy buena, en la que todo es mucho más fácil.

Alain Oyarzun posa antes de la entrevista sobre el césped de El Arcángel. Alain Oyarzun posa antes de la entrevista sobre el césped de El Arcángel.

Alain Oyarzun posa antes de la entrevista sobre el césped de El Arcángel. / El Día

-¿Esperaba eso cuando firmó en el último día del mercado?

-Me había informado ya, hablando con Bernardo, con el que estuve el año pasado y me dijo que tenían una familia muy buena. Cuando le dije que venía para aquí, todo lo que él me dijo lo vi desde el primer día. Las expectativas que me hice las he cumplido, la verdad.

-Imagino que para usted, siendo joven y viniendo de una categoría superior, no es fácil el paso de jugar en Segunda División B.

-Pienso que cada uno está donde la vida lo ha puesto. Yo no tuve suerte el año anterior, tuve una lesión que me tuvo todo el año parado. Tenía tres o cuatro opciones de Segunda División, pero había que apurar al final y no salieron. En Segunda B sí que tenía ofertas muy buenas desde el principio, pero mi intención era mantenerme en la categoría. Pero al final, cuando me salió la oferta del Córdoba, yo no quise esperar más. Al final, en el Córdoba CF no notas que estás en Segunda B hasta el día del partido. Esto es nivel de Segunda División mínimo, por no decir de Primera, y la verdad es que estoy muy bien. Vengo a un club con las aspiraciones muy altas. Creo que tenemos nivel para conseguir las metas y vamos a hacer un buen año.

-¿Cómo convive un jugador tan joven con un año tan complicado como el pasado en el que las lesiones apenas le dejaron jugar?

-Desgraciadamente, con 26 años ya me había pasado, porque me lesioné antes el cruzado y tuve que estar ocho meses fuera. Pero sí que esta última temporada fue complicada. El año anterior quise volver antes de la lesión para ayudar al equipo, no estaba bien y de ahí vinieron un cúmulo de roturas musculares que no sabíamos bien de dónde venían. Todo lo que hacía me perjudicaba en lugar de ayudar hasta que dimos con la tecla en Barcelona, en la clínica del doctor Balius. Yo me lo tomaba con calma, al principio me agobiaba porque quieres jugar, ves a tus compañeros jugar y disfrutar y es difícil, pero eso lo tengo olvidado y lo que quiero ahora es disfrutar del fútbol.

-Se suele decir que las lesiones musculares son las más complicadas para un atleta, porque te minan la confianza.

-Sí, es complicado. Cuando una lesión es tan larga, la gente que te rodea, que es la de verdad, te ayuda a verlo de otra forma, como un reto, y a larga eso te refuerza y te hace bien.

"He venido a un sitio en el que tenemos todo, desde la preparación física a los fisios, para estar al mejor nivel"

-¿Cree que en Córdoba podrá verse su mejor nivel?

-Al final esto es un deporte colectivo pero cada uno busca su mejor nivel. Yo creo que he venido a un sitio en el que tenemos todo, desde la preparación física a los fisios, para estar al mejor nivel y vengo con esas ganas de ponerme al mejor nivel, de ayudar al equipo a estar en la categoría que se merece.

-¿Cómo se encuentra en la ciudad?

-Me encuentro genial, he caído perfectamente en Córdoba. Tenía ganas de venir al Sur en el fútbol. Me habían hablado muy bien del fútbol y la verdad es que es cierto, la ciudad es preciosa y la gente es acogedora. La pena es el tema del covid, que no nos deja disfrutarla más, pero la verdad es que estoy muy bien aquí.

-Hablando del coronavirus, este año les han pedido un esfuerzo extra fuera del campo para reducir el riesgo de contagio.

-Estamos haciendo todo lo posible, tanto el club como los jugadores. Las normas que puso el doctor son las correctas y las estamos respetando. La gente se está comportando como debe fuera del entrenamiento, apenas hacemos vida fuera de casa. Al final lo vivimos como todos, nosotros no nos podemos quejar porque hay gente mucho peor, que no puede trabajar, pero seguimos a lo nuestro, intentando que no haya contagios porque este año eso te puede dar también puntos extra y vamos en la buena línea.

Alain Oyarzun. Alain Oyarzun.

Alain Oyarzun. / El Día

-¿Se ha acostumbrando ya a este fútbol tan frío o le sigue costando?

-Al final te acostumbras, pero no es lo mismo. Cuando sales al campo parece un amistoso o un entrenamiento. En campos más pequeños quizás no lo noten tanto pero aquí en El Arcángel, poderlo ver lleno y cantando el himno, además de echarlo de menos nos beneficiaría mucho. De momento nos centramos en lo nuestro, en hacerlo bien y deseando de que la gente pueda volver pronto.

-¿Cómo convive el equipo con la presión que hay en torno a él este año?

-Córdoba es una ciudad grande y el club es importante, es normal que las expectativas sean altas. Yo soy de los que piensa que hay que ir día a día y dejar trabajar porque lo estamos haciendo bien todo el mundo. Cuando no ganas en dos partidos siempre se oyen rumores pero creo que la gente tiene que estar con nosotros. No puede haber queja sobre nuestro trabajo y luego las cosas pueden salir mejor o peor, pero estoy seguro de que va a ser un año importante e interesante para todos.

"Estoy seguro de que va a ser un año importante e interesante para todos"

-Con este nuevo formato de competición, ¿miran mucho la clasificación y la del otro subgrupo?

-Sí que la ves, porque al final compites con el otro subgrupo también, aunque estemos apartados. Pero dependemos de nosotros mismos, si hacemos las cosas bien como venimos haciéndolas no tendremos que mirar a los demás.

-¿Cómo ve al equipo después del primer mes de competición?

-Creo que estamos haciendo un buen juego, seguramente no el perfecto o el que querríamos todos, pero sí creo que vamos por el buen camino. Es verdad que podríamos llevar 12 de 12, pero no hay que detenerse mucho en eso, hay que seguir adelante y corregir los errores. Seguramente a lo largo de la competición habrá días en los que lleguemos una vez, marquemos y ganemos 1-0.

-Sabas pide a los extremos que se involucren en el repliegue para que el equipo esté junto y eso conlleva un esfuerzo extra para jugadores tan ofensivos como usted.

-Me he aclimatado bien a lo que pide el míster. Cuanto más completos seamos todos, es más fácil que las cosas vayan bien. Sabemos que lo importante es la portería a cero porque eso te hará no perder. Y luego igual que nosotros ayudamos a defender, a la hora de atacar la gente de atrás nos tiene que dar mucho. Es una cosa de grupo, de compenetración.

El extremo vasco bromea antes de la entrevista con 'el Día'. El extremo vasco bromea antes de la entrevista con 'el Día'.

El extremo vasco bromea antes de la entrevista con 'el Día'. / El Día

-Hasta 2016, con el filial de la Real Sociedad, jugó en Segunda B. ¿Ha cambiado mucho la categoría en estos años?

-Llevaba bastantes años sin estar en Segunda B y estando en Segunda no la sigues mucho. Pero sí que veo que cada vez hay más dinero, más equipos buscando volver al fútbol profesional y poco a poco la categoría es más dura. Hay muchos equipos que podrían competir tranquilamente en Segunda División.

-Usted viene de una cantera importante, tendrá una visión muy clara de lo que el Córdoba quiere hacer aquí en este nuevo proyecto.

-Creo que no es de las más importantes, sino la que más, la que mejor trabaja la base y mejor cuida a los jóvenes. Salen perlas, tienen ahora un equipo muy completo con gente de casa y algunos fichajes de fuera que te dan un salto de calidad. La Real trabaja muy bien la cantera y se está viendo y pienso que si el Córdoba cuida eso será algo importante para el club y la ciudad. Cuando tú estás abajo, ver que te cuidan y que puedes llegar al primer equipo es importante. Luego la gente que merece estar ahí arriba va saliendo por sí sola.

-Su contrato es por un año, pero tiene una opción para seguir en caso de ascenso. ¿Se ve muchos años en el club o prefiere no mirar a futuro?

-Antes sí era más de mirar a futuro y no ha sido lo correcto para mí. Estoy muy centrado en este año, si al final tengo un año más aquí sería bueno para todos, porque estaríamos hablando de un ascenso pero no miro más allá del día a día. Quiero trabajar, volver a disfrutar del fútbol y hacer disfrutar a la gente, ayudar al equipo, que salga un año bonito y podamos celebrar al final de la temporada.

-Aún queda lejos pero, ¿se imagina lo que significaría conseguir el ascenso?

-Siempre te lo imaginas, con los pies en el suelo porque es complicado. Vamos a ir poco a poco pero el ascenso siempre está en mente y ojalá podamos celebrarlo todos juntos.

-Sobre todo si se puede disfrutar con la ansiada normalidad de vuelta.

-Tampoco nos importaría celebrarlo de otra forma, de la manera que nos dejasen, pero sí, si pudiéramos celebrarlo además con nuestra gente ya sería algo increíble.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios