Córdoba CF Otro incómodo viaje de vuelta

  • El presidente y el vicepresidente del Córdoba CF vuelven a presenciar una derrota de su equipo en El Arcángel

  • Los pitos y cánticos de la grada hacia Raúl Agné ponen en bandeja la posibilidad de una decisión drástica

Javier González Calvo converse con Abdulla Al-Zain, el presidente del Córdoba CF. Javier González Calvo converse con Abdulla Al-Zain, el presidente del Córdoba CF.

Javier González Calvo converse con Abdulla Al-Zain, el presidente del Córdoba CF. / Álex Gallegos

Definitivamente, Abdulla Al-Zain y Mohammed Al-Nusuf no entrado con buen pie en el Córdoba CF. El presidente y vicepresidente de la sociedad a través de la que Infinity controla el club presenciaron ante el Cartagena la segunda derrota en El Arcángel en los tres partidos para los que se han desplazado desde Bahréin. Los dueños de la entidad siguieron con desazón desde el palco uno de los encuentros más pobres de su equipo en lo que va de temporada, palpando de primera mano el descontento general de la afición, que acabó abucheando a sus jugadores y pidiendo la marcha del técnico, Raúl Agné.

Y es que parece complicado que los bareiníes se marchen de Córdoba con plena satisfacción. Ya su primer aterrizaje en la ciudad fue accidentado, en medio de un temporal que dejó las instalaciones de El Arcángel en un estado lamentable y que deslució la puesta de largo de los nuevos dueños del club en la ciudad. Aquel mal sabor de boca se prolongó después en el partido ante el Marbella, en que Al-Zain y Al-Nussuf vieron en primera persona las necesidades que el equipo tenía en el mercado invernal. Ahora, tras otra decepción presenciada desde el palco, habrá que ver si los dueños no optan por tomar otra decisión drástica.

Desde luego, el público de El Arcángel dejó en bandeja a los dirigentes el apostar por el cambio de técnico. La situación ya venía caliente desde las controvertidas declaraciones del consejero Adrián Fernández, poniendo toda la presión sobre el entrenador y pidiendo más esfuerzo y exigencia al vestuario. Y en el duelo ante el Cartagena fue el respetable el que cogió ese guante para sentenciar a Agné.

El aragonés es un técnico que parece no caer bien a la grada. Desde luego, no es el típico entrenador que se llena la boca hablando de cordobesismo, ni suele darse golpes en el pecho pregonando su amor por el club. De esos pasaron varios en los últimos años por Córdoba y, con peores resultados que el de Mequinenza, salieron poco más que por la puerta grande. Por si fuera poco, aunque siempre ha alabado la ayuda de la afición, no está constantemente dorando la píldora a la grada. Y claro, eso parecen ser argumentos suficientes para crucificar al técnico, más allá de la mala racha de resultados, que hay que recordar que llega después de que el equipo viviera su mejor momento del curso. Sí, también con Agné como entrenador.

Pero más allá de las valoraciones a favor o en contra del técnico, la pelota está ahora en el tejado de Al-Zain y Al-Nusuf. Como en varias ocasiones ha reconocido el consejero Javier González Calvo, los dueños monitorizan desde Bahréin el funcionamiento de la entidad y están al día en la toma de decisiones, más si cabe las de mayor importancia. En el vuelo de vuelta hacia su país, los rectores blanquiverdes tendrán tiempo de sobra para valorar el futuro más inmediato de la entidad, todavía con el sabor amargo de otro incómodo viaje de vuelta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios