Córdoba CF

El Córdoba CF ve crecer su nómina de apercibidos hasta la media docena

  • Piovaccari, Xavi Molina y Chus Herrero se unen a la lista de jugadores al borde de la suspensión

  • Jesús Álvaro, Iván Robles e Isaac Becerra ya llevan varias semanas en peligro

Román Román muestra cartulina amarilla a Piovaccari en el duelo ante el Cartagena. Román Román muestra cartulina amarilla a Piovaccari en el duelo ante el Cartagena.

Román Román muestra cartulina amarilla a Piovaccari en el duelo ante el Cartagena. / Álex Gallegos

El partido ante el Cartagena dejó un duro peaje para el Córdoba CF más allá de la derrota cosechada. El conjunto blanquiverde vio como tres de sus jugadores recibían la cuarta tarjeta amarilla de sus respectivos ciclos, por lo que quedan a una amonestación de la suspensión por un partido. Un problema que el Córdoba ya arrastraba, porque otros tres jugadores de la plantilla llevan semanas con esa amenaza. Ahora son seis futbolistas los que el cuadro cordobesista tiene en peligro de sanción.

Y es que la frustración de la derrota ante el Cartagena llevó a algunos jugadores blanquiverdes a emplearse con excesiva dureza en algunos momentos del partido. El primero en ser amonestado fue Xavi Molina, por una dura entrada que cortaba un contragolpe. Más tarde, Chus Herrero y Piovaccari también vieron la amarilla, además de Carlos Valverde.

Salvo el extremo utrerano, que solo tiene dos tarjetas en su cuenta, los otros tres jugadores ya bordean la suspensión por cinco amarillas. Y no son los únicos de la plantilla, pues en la misma situación hace semanas que aguantan Isaac Becerra, Jesús Álvaro e Iván Robles.

En total, son seis los jugadores al borde de una suspensión, lo que puede suponer un serio problema para el Córdoba, que no anda precisamente sobrado de efectivos entre la poca profundidad que tiene su plantilla y las inoportunas lesiones que han condicionado al máximo los planes de su entrenador.

Sin ir más lejos, esta misma semana ya ha sido baja por sanción Imanol García, provocando un serio contratiempo en los esquemas de Raúl Agné. Y es que después de una temporada bastante tranquila en el apartado disciplinario, los problemas se le acumulan al Córdoba en este tramo final de competición, al que además llega exigido al máximo.

Por ello, el manejo de los apercibidos será un factor importante por parte del técnico, que tendrá que hilar fino si no quiere exponerse a perder a varios futbolistas de una tacada para un mismo partido. El margen de error de los blanquiverdes es ya mínimo y las sanciones amenazan con complicar aún más el tramo decisivo del curso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios