Córdoba CF

Otro capítulo negro

  • En 50 años, sólo cuatro equipos encajaron más de 20 goles en las primeras nueve fechas y el CCF suma ya 21

Juan Villar hace el primer gol de Osasuna ante Carlos Abad, Quintanilla, Aguado y Quim Araujo. Juan Villar hace el primer gol de Osasuna ante Carlos Abad, Quintanilla, Aguado y Quim Araujo.

Juan Villar hace el primer gol de Osasuna ante Carlos Abad, Quintanilla, Aguado y Quim Araujo. / lof

Desde el paso por la élite, al Córdoba se le van acumulando récords negativos. A la peor segunda vuelta de siempre le siguieron una racha interminable sin ganar en El Arcángel, un primer giro de Segunda B y ahora una sangría defensiva que parece no tener fin. Al menos fuera de casa, porque de local los guarismos han mejorado en las últimas cuatro apariciones. Pero a domicilio, los tres tantos encajados ante Osasuna el sábado elevan la cifra total a 21 en apenas nueve jornadas, 13 de ellos como visitante, en sólo cuatro desplazamientos. Así, el conjunto blanquiverde es el cuarto que recibe más de 20 tantos en tan pocos partidos en el último medio siglo en la categoría de plata, tras el Leganés, el Bilbao Athletic y el Atlético de Madrid B en los 90. Datos para hacérselo mirar, sin lugar a dudas, aunque sólo el filial bilbaíno perdiera su plaza en la categoría.

El Córdoba está siguiendo, justo al contrario, el guion que todo club se marca al inicio del curso: ser un bloque sólido y rocoso cerca del área propia, ya que la historia dice que los conjuntos que menos goles reciben son los que consiguen sus objetivos. De ser así, el cordobesismo debería echarse ya a temblar, salvo giro radical. Porque a pesar del notable rendimiento de Carlos Abad, que ha reflejado que quizás el problema no estaba (únicamente) en el fulminado Stefanovic, los blanquiverdes están siendo en estos primeros meses ligueros una comparsa en las tareas defensivas. No de la defensa en exclusiva, sino del engranaje de contención de un grupo incapaz de cortar las transiciones del rival, mantener la concentración durante los 90 minutos y conseguir una regularidad que, si bien en El Arcángel ha aparecido tras una puesta en escena lamentable, no termina de trasladarse cuando toca salir de viaje.

Esta combinación ha convertido al CCF, después del paso por El Sadar, en el cuarto equipo que ha recibido más de 20 goles (21) en las primeras nueve jornadas del campeonato de Segunda División en los últimos 50 años. Ese mismo guarismo lo comparten el Leganés de la temporada 93-94, y el Atlético de Madrid B (96-97). El récord negativo lo tiene el Bilbao Athletic (95-96) que encajó uno más, yéndose hasta los 22. Esos cuatro equipos pasan, por tanto, de los 2,33 tantos en contra de promedio, una cifra que normalmente suele condenar en una categoría tan de mínimos como la actual Liga 1|2|3.

Aquel Leganés recién llegado al fútbol profesional era colista con sólo 3 puntos -la competición aún daba dos por victoria-, a tres de la permanencia, pero la confianza en Luis Sánchez Duque tuvo la recompensa final de la permanencia, al alcanzar 34 tras la jornada 38, dos por encima del corte. Peor le fue al filial del Athletic Club, que también ocupaba el farolillo rojo tras la novena fecha, aunque sin ganar y con sólo un punto que lo tenían a ocho de la salvación, de la que se quedó a cuatro finalmente, ya en una liga de tres puntos que completó Manu Sarabia.

El único que apostó por un relevo en el banquillo fue el Atlético B, que condenado por su hándicap defensivo era penúltimo tras el noveno partido con cuatro puntos, a cuatro de la permanencia. Tras decir adiós a Santiago Martín Prado, la etapa con el paraguayo Carlos Martínez El Lobo Diarte dejó casi salvado a un equipo colchonero que terminó dirigiendo Wilfredo Gutiérrez, Willy; los rojiblancos acabaron en el puesto 12, con un colchón de dos triunfos con el descenso. Un epílogo que no hay duda que ahora mismo firmaría cualquier cordobesista...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios