Córdoba CF

Tiempo para la reflexión en el Córdoba CF

  • Sabas y sus jugadores arrancan la semana con una larga charla para tratar de reconducir la situación

  • En el club confían en que el equipo muestre en Linares una imagen opuesta a la ofrecida el sábado

Juan Sabas dialoga con Julio Cruz mientras los jugadores calientan. Juan Sabas dialoga con Julio Cruz mientras los jugadores calientan.

Juan Sabas dialoga con Julio Cruz mientras los jugadores calientan. / Juan Ayala

El Córdoba CF tiene por delante una larga semana para lamerse las heridas de su primera derrota en liga y tratar de reconducir la situación. El conjunto blanquiverde volvió este lunes a los entrenamientos para encarar una jornada importante, la sexta, que llevará a los de Juan Sabas a visitar al Linares, en un partido convertido ya en prácticamente una final, puesto que un nuevo varapalo podría desatar las decisiones drásticas en la entidad.

De inicio, para hacer balance de lo sucedido hasta el momento y tratar de reconducir la situación, el cuerpo técnico blanquiverde y los futbolistas se reunieron por más de una hora en El Arcángel. El entrenamiento en la Ciudad Deportiva estaba previsto inicialmente para las 10:30, aunque el departamento de comunicación del club avisó de un retraso de una media hora, si bien no fue hasta pasadas las 11:30 cuando empezaron a llegar poco a poco jugadores e integrantes del cuerpo técnico a las instalaciones del Camino de Carbonell.

Atrás dejaban una reunión en la que los técnicos trataron de puntualizar los errores que han llevado al equipo a perder la senda de las victorias demasiado pronto. El tropiezo ante el Sevilla Atlético supuso la tercera jornada consecutiva sin ganar y dejó una sensación muy preocupante por diversos factores del juego ofrecido por el equipo. Durante el cónclave en El Arcángel, los jugadores tuvieron también la oportunidad de expresar sus opiniones y de hacer frente común para revertir cuanto antes la situación, antes de que los resultados obliguen a la directiva a buscar un cambio de rumbo prematuro.

Tras una fructífera reunión, las caras en la Ciudad Deportiva denotaban el buen ambiente que reina en la plantilla y las ganas de los futbolistas por sacarse de manera inmediata ese agrio sabor que dejó el tropiezo ante el Sevilla Atlético, que unido al final del partido ante el Recreativo Granada ha truncado lo que venía siendo un comienzo de temporada notable. Antes de que las dudas se conviertan en certezas negativas, los jugadores parecen los primeros interesados en buscar soluciones al mal momento que atraviesa el equipo.

Mientras tanto, en el club se mantiene la calma en unos días de reflexión colectiva para intentar superar sin trances el primer momento delicado de la temporada, que sin duda ha llegado mucho antes de lo esperado por todos los componentes de la estructura deportiva blanquiverde. La reunión a pie de campo, nada más terminar el partido ante el Sevilla Atlético, de los pesos pesados del proyecto de Infinity en el Córdoba resultó llamativa, pero lo cierto es que no deja de ser algo habitual a la finalización de los encuentros en casa del primer equipo.

En el club siguen manteniendo la confianza en Juan Sabas y su cuerpo técnico como los idóneos para sacar el máximo rendimiento a la plantilla. Eso sí, lógicamente la preocupación existe y los dos últimos resultados han dejado una sensación extraña. En Linares, el equipo tendrá en su mano ofrecer una cara radicalmente opuesta para que esos interrogantes que flotan en el ambiente -no solo entre la masa social del club- queden disipados y no pasen a mayores.

Willy, Álex Robles y Alberto del Moral tocan balón al inicio del entrenamiento. Willy, Álex Robles y Alberto del Moral tocan balón al inicio del entrenamiento.

Willy, Álex Robles y Alberto del Moral tocan balón al inicio del entrenamiento. / Juan Ayala

Porque tan cierto es que la continuidad de Juan Sabas no corrió peligro en ningún momento tras caer ante el Sevilla Atlético como que un nuevo varapalo en Linarejos complicaría mucho la situación del técnico madrileño en el club.

En la entidad no esconden que la dirección deportiva, por pura metodología de trabajo, tiene controlado con un seguimiento exhaustivo tanto el mercado de futbolistas como el de entrenadores. Eso no quiere decir que el club esté, ni mucho menos, preparando el escenario para un posible relevo, pero el propio Juan Sabas es consciente de que antes de cerrar su llegada la entidad ya barajó otras opciones y que al final el sostén de los resultados es imprescindible para que su etapa en el Córdoba pueda prolongarse.

Con los problemas puestos en común y el compromiso colectivo de dejarse el alma para revertir la situación, el Córdoba arrancó la primera semana agitada del curso con la esperanza de que este mal momento sirva como punto de inflexión en positivo. De momento, este martes la plantilla tendrá jornada de descanso, que más que para desconectar debería servir para ahondar en esa reflexión común en busca de un paso hacia adelante inmediato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios