córdoba cf

Sandoval sigue tras un sainete

  • El Córdoba ratifica en su cargo al técnico madrileño, al menos hasta el encuentro del domingo ante el Cádiz, tras una reunión extraordinaria del consejo en la que se impusieron la corriente continuista y la presión popular

Sandoval recibe el cariño de un aficionado a su llegada a Córdoba. Sandoval recibe el cariño de un aficionado a su llegada a Córdoba.

Sandoval recibe el cariño de un aficionado a su llegada a Córdoba. / jordi vidal

José Ramón Sandoval seguirá al frente del Córdoba al menos hasta el partido del próximo domingo ante el Cádiz (El Arcángel, 16:00). Así lo decidió ayer el club blanquiverde tras una reunión extraordinaria del consejo de administración en la que, contra pronóstico, se impusieron la corriente continuista y la presión popular. Porque aunque la decisión parecía tomada desde horas antes, justo tras la goleada encajada en Palma frente al Mallorca (3-0) que mantiene a los blanquiverdes en puestos de descenso y como el peor visitante de la Liga 1|2|3, la amenaza de que un cambio en el banquillo se convirtiera en una bomba para la propiedad ya desde la siguiente jornada obligó a la dirección de la entidad a dar macha atrás. De esta manera, el técnico de Humanes tendrá una nueva reválida, bajo el manto del ultimátum, para tratar de enderezar de una vez por todas el rumbo del equipo en este curso.

Las horas posteriores a la sexta derrota de la temporada, la quinta por goleada a domicilio, invitaban a pensar en el final de la segunda etapa de Sandoval. Un primer cónclave en Palma tras el partido entre el presidente, Jesús León, el director deportivo, Rafael Berges, y el director general, Alfredo García Amado, que tuvo continuidad ayer por la mañana, dejaba al madrileño pendiente de un hilo. Así parecía tras la convocatoria de un consejo de admnistración de carácter extraordinario que acabó por dejarlo todo como estaba, aunque con la imagen de la entidad de nuevo seriamente dañada y alguna que otra herida al descubierto.

Porque Sandoval es consciente de que no goza de la total confianza de la cúpula directiva, aunque la decisión de ayer quiera disimularlo todo. Es más, los contactos con otros técnicos para relevarle se han sucedido desde hace algunas semanas. Entre otras cosas porque el de Humanes tuvo pie y medio fuera antes y después de la debacle en Granada, si bien la primera victoria ante el Almería evitó el cese; y la misma situación se produjo hace sólo siete días, aunque los goles de Jovanovic y Jaime Romero en el descuento que sirvieron para derrotar al Extremadura -el empate también lo condenaba- se convirtieron en una nueva oportunidad para el jefe del vestuario.

Eso sí, hasta ayer esas dudas no fueron escenificadas públicamente. El anuncio de una reunión extraordinaria para decidir la continuidad del entrenador fue lo más parecido a un sainete, pues la casi hora y media que duró el consejo de administración sirvió para dejar todo igual que estaba. La corriente continuista, liderada por el director general, García Amado, se impuso en el cónclave a la que abogaba por el cambio como arma para buscar la esperada reacción del equipo, de la que es partidario el presidente, no desde ahora, sino desde hace algún tiempo. Bueno, eso y la respuesta de la afición, pues el ruido sobre la posible destitución de Sandoval provocó un apoyo masivo en las redes sociales a un técnico que siempre ha contado con el cariño de la grada, que a buen seguro tendrá continuidad el domingo ante el Cádiz. Sería la consecuencia directa de sondear a la opinión pública antes de tomar una decisión que algunos rectores siguen viendo próxima.

Porque más allá de filias y fobias hay algo claro en este Córdoba: el proyecto está anclado y no halla la fórmula para empezar a andar. ¿Es la culpa exclusivamente de Sandoval? Rotundamente no. Pero la figura del entrenador es siempre la más fácil de cuestionar, pues cambiar la plantilla hoy es imposible y retocarla en enero no está garantizado ni mucho menos por los problemas, que persisten, con el límite salarial que impone LaLiga. Ante este panorama, el único camino hacia la tranquilidad pasa por ganar partidos, por sumar puntos y revertir la situación delicadísima en la que se encuentra el equipo a falta sólo de otro capítulo para alcanzar el primer tercio de curso.

Después de 13 jornadas, de casi tres meses de competición, el CCF acumula doce en zona de descenso, cinco de ellas como colista, y suma menos de un tercio de los puntos puestos en juego (11 de 39), si bien está a sólo dos de la zona de permanencia. A pesar de la mejoría de las sensaciones y la imagen, sobre todo en casa -fuera no acaba de dar la talla, como se demostró en Palma-, continúa siendo el bloque más goleado de la categoría de plata con 27 tantos, de los que 16 los ha recibido en cinco de sus salidas, lo que lo convierte en el peor visitante y uno de los seis clubes que aún no sabe lo que es ganar a domicilio.

Pese a todo, Sandoval dispondrá de una nueva reválida para intentar encontrar el camino del éxito. Será este domingo ante el Cádiz, ya sin red, cuando se jugará otra vez el puesto en El Arcángel. Ayer tuvo pie y medio fuera, pero consiguió sobrevivir. Al límite, como viene haciendo desde su primera llegada en febrero. De momento cuenta con otra vida extra, aunque ya sabe que al mínimo error será condenado. El abanico de sustitutos, con Curro Torres a la cabeza, sigue moviéndose a su alrededor a la espera de otro traspiés que, entonces, sí sería definitivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios