córdoba c.f.

Sandoval, un poco más lejos

  • Las dudas de parte de la dirección deportiva sobre el técnico madrileño complican una continuidad a la que muchos apuntaban el fin de semana

  • Oliver baraja ya alternativas como Francisco Rodríguez y Pepe Mel

Sandoval llega a la Ciudad Deportiva entre un grupo de jóvenes aficionados. Sandoval llega a la Ciudad Deportiva entre un grupo de jóvenes aficionados.

Sandoval llega a la Ciudad Deportiva entre un grupo de jóvenes aficionados. / juan ayala

Cada día que pasa, la continuidad de José Ramón Sandoval en el banquillo del Córdoba se complica un poco más. Si el sábado, a la conclusión de la temporada y con el dulce sabor de haber obrado el milagro de la permanencia todo parecía encaminado a un acuerdo inmediato, a día de hoy el técnico de Humanes está más lejos que cerca de seguir dirigiendo la nave cordobesista en el ejercicio 18-19. Las dudas de parte de la dirección deportiva sobre el madrileño han empujado ya a Luis Oliver a buscar nuevas alternativas en el mercado de entrenadores, con dos nombres que ocupan un lugar preferente en su agenda: Francisco Rodríguez, desvinculado ayer del Lugo, y Pepe Mel, preparador que siempre ha sido el preferido del dirigente navarro para encabezar el proyecto y que lleva en paro desde que el pasado mes de octubre fuera destituido en el Deportivo de La Coruña, en Primera.

Desde que el sábado por la noche el cordobesismo se fundiera en un mar de lágrimas tras conseguir la salvación, todos los ojos se han centrado en la figura de Sandoval. La confirmación del técnico es la primera piedra sobre la que debe girar el nuevo proyecto del club, el primero desde el comienzo de Jesús León. Las manifestaciones del presidente, Oliver y el propio entrenador a la conclusión del encuentro ante el Sporting de Gijón invitaban a un desenlace rápido y esperado. Pero nada más lejos de la realidad. Los contactos entre las partes desde entonces han sido prácticamente de cortesía y ahora mismo no se puede decir que haya una negociación en firme. Más bien, lo contrario.

Hay que recordar que Sandoval firmó en febrero sólo hasta final de temporada, sin premio extra por lograr la permanencia. Ahora, con el aval de un último tercio sobresaliente en el que el CCF sumó 32 puntos de los 48 en juego, es decir, números de ascenso, el caché del entrenador de Humanes se ha revalorizado mucho. Su nombre ha aparecido en alguna que otra agenda y, además, él se siente con fuerza para poder exigir, tanto en la duración del contrato como en sus emolumentos.

Pero más allá de las exigencias que pudiera poner sobre la mesa Sandoval, su principal hándicap es las dudas que presenta en parte de la dirección deportiva, el núcleo duro que encabeza Luis Oliver. Unas dudas que no son nuevas ni mucho menos, sino que han ido apareciendo a lo largo de sus casi cuatro meses en el club, siempre solapadas por la contundencia de los resultados y el crecimiento en la clasificación.

Ahora, sin embargo, con tiempo para diseñar un nuevo proyecto desde cero, en el plan del Córdoba aparecen otros nombres con más fuerza si cabe. De un lado, Francisco Rodríguez, que ayer rompió el año de contrato que le restaba en el Lugo con el objetivo de regresar a Andalucía. El almeriense ha mantenido contactos desde hace semanas con el Granada, si bien también ahora está en la órbita de la entidad cordobesista y hasta del recién descendido Málaga. De otro lado se sitúa Pepe Mel, hombre favorito de Oliver, que ya lo llevó al Betis en 2010 con la misión de conseguir un ascenso a Primera que hizo realidad al final de ese mismo curso. El madrileño también está sin equipo desde que fuera destituido el pasado 23 de octubre en el Deportivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios