Córdoba CF

Obligados a entenderse

  • León entrega un millón más correspondiente al segundo plazo de pago acordado con Carlos González

  • El expropietario mantiene sus reservas y no descarta aún acudir a los tribunales

Jesús León bebe agua durante una comparecencia ante los medios de comunicación. Jesús León bebe agua durante una comparecencia ante los medios de comunicación.

Jesús León bebe agua durante una comparecencia ante los medios de comunicación. / jordi vidal

El contrato de compraventa entre Carlos González y Jesús León correspondiente al paquete mayoritario de las acciones del Córdoba vivió ayer un nuevo episodio, a buen seguro no el último, pero al menos algo más tranquilizador. Jesús León confirmó el pago de un millón de euros más -ya abonó uno la semana pasada- que será efectivo el próximo martes o miércoles y en los días consecutivos espera aportar los 500.000 euros restantes para completar así el total de los 2,5 millones de euros correspondientes al segundo plazo, que estaba fijado para el pasado día 1 de julio pero que ha ido sufriendo retrasos hasta esta fecha. Ese movimiento del montoreño fue acogido con cierto escepticismo por Carlos González, que no renuncia aún a su intención de acudir a los tribunales, aunque podría desistir de ello en los próximos días si finalmente recibe el importe fijado.

Para comprobar la tensión y el desgaste que la operación entre Aglomerados Córdoba y Azaveco ha generado, bastaba con contactar ayer con las partes. Sin embargo, ambos saben que están obligados a entenderse, porque como el entorno de Carlos González reconoció a el Día, su última intención es regresar a Córdoba o retomar las riendas del club. Del otro lado, la parte compradora, las fuentes consultadas insisten en que la intención siempre ha sido satisfacer el pago acordado con González y que la intención es, en la medida de lo posible, incluso avanzar en los pagos previstos durante los próximos meses, para cumplir cuando antes con el acuerdo que se cerró en unos 9,5 millones de euros entre ambas partes.

A pesar de todo, desde Azaveco las reservas son máximas, pues se insiste en la idea de que desde el principio de la operación las facilidades para el pago por parte de Aglomerados Córdoba han sido muchas. De esa forma, desde el entorno de González dejaron claro que no renuncian a su intención de llevar el impago a los tribunales la próxima semana, si bien ese abono del segundo millón de euros frenaría la posible demanda del anterior propietario. En el fondo de la batalla entre las partes subyace el nerviosismo de González por recibir lo acordado en el compromiso sellado, y las reservas hacia Jesús León por los retrasos en la satisfacción del presente pago, así como por el hecho de que Luis Oliver finalmente entrara en el club, a pesar de que Azaveco ya vetó al navarro en la operación de compraventa.

Por eso, siguiendo una estrategia muy planificada, Carlos González había citado para la mañana de ayer a León en una notaría, con la idea de formalizar la devolución de las acciones ahora en poder de Aglomerados Córdoba. A la cita, lógicamente, no se presentó Jesús León ni nadie en su representación, por lo que el siguiente paso en el plan inicial de González es acudir el próximo lunes a los juzgados y reclamar judicialmente la devolución de los títulos de propiedad del club.

Sin embargo, esa intención quedará con casi total seguridad frenada si se confirma a principios de semana que León solventa ese segundo pago. Y es que, como deslizan también fuentes del entorno del club, a la antigua propiedad no le interesa una batalla legal con los actuales rectores, pues en ella podrían aparecer también situaciones derivadas de la gestión de Azaveco en el club blanquiverde susceptibles de dirimirse en los juzgados. Es por ello que, a pesar de todas las dificultades planteadas por el camino, ambas partes parecen obligadas a un entendimiento que derive en el pago del compromiso adquirido en enero pasado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios