córdoba cf

Gabinete de crisis

  • El Córdoba se debate entre cesar a Sandoval o darle otra oportunidad, postura que gana por el paupérrimo rendimiento del equipo en Granada

Sandoval, visiblemente enfadado, observa a Fernández en un lance del partido ante el Granada. Sandoval, visiblemente enfadado, observa a Fernández en un lance del partido ante el Granada.

Sandoval, visiblemente enfadado, observa a Fernández en un lance del partido ante el Granada. / álex cámara

Comentarios 1

El Córdoba está en crisis. Colista, con la permanencia ya a tres puntos, sin ganar después de siete fechas y tras firmar un partido ridículo en Granada, el club blanquiverde busca la receta para reconducir la situación a la mayor brevedad posible. Una fórmula que, en principio, aboga por la continuidad, por no pegar un volantazo al proyecto nada más entrar en octubre. Así, salvo sorpresa, José Ramón Sandoval parece que tendrá una última oportunidad el sábado ante el Almería (El Arcángel, 20:00) pese a que lleva sentenciado varias semanas, a la espera sólo de ponerle fecha de caducidad a su aventura en blanco y verde. Sólo el lamentable rendimiento del equipo en Los Cármenes, a la vista de la plana mayor de la entidad -léase el presidente, Jesús León, el director general, Alfredo García Amado, y el director deportivo, Rafael Berges-, juega a su favor en estos momentos tan delicados.

Esa actuación, sobre todo en un primer tiempo inolvidable, ha hecho que por ahora se imponga la voluntad continuista dentro de la plana mayor de la entidad cordobesista. Porque entre los rectores hay quien mantiene que Sandoval es el mejor técnico para sacar este proyecto hacia adelante, con el aval de lo hecho en los meses finales del pasado curso, y señala a los jugadores directamente de este mal arranque de campaña. No le falta razón, seguramente, pero el máximo responsable es el preparador madrileño, que tampoco ha conseguido subir al barco a todos los miembros del vestuario. Y es eso precisamente lo que empuja a que otra parte de la cúpula directiva piense que el mejor remedio para dar la vuelta a esta situación es destituir al de Humanes.

El entrenamiento de ayer sirvió para poner puntos en común en un equipo a la deriva

Ambas posturas seguro que estuvieron ayer encima de la mesa en el gabinete de crisis organizado por los rectores blanquiverdes para ver qué camino tomar con la idea de sacar al equipo del atolladero en el que anda sumido. Y por lo que se desprende de las primeras decisiones -plan de trabajo y silencio institucional-, todo hace indicar que Sandoval continuará al menos una semana más al frente del equipo, que tendrá una última bala ante el Almería. Será el momento de ver cómo responde a todo esto la afición, que en pleno caos en Los Cármenes coreó su nombre, en lo que puede verse como un reproche a la plantilla.

De momento, el madrileño tiene por delante una jornada de reflexión y cuatro entrenamientos para cambiar la cara a este Córdoba a la deriva que se desangra semana tras semana. El de ayer sirvió para poner puntos en común, tras una rueda de prensa durísima del técnico en Los Cármenes, todavía en caliente. Queda ahora por ver si, como advirtieron algunos protagonistas tras el desastre, las palabras dan paso a los hechos y todas las buenas intenciones se convierten de una vez por todas en una actuación redonda y una victoria. Porque a fin de cuentas, esto del fútbol va de ganar y, sin resultados, el resto vale de poco.

Y el Córdoba hasta la fecha no lo ha hecho. Por eso va el último en la tabla de la Liga 1|2|3 con el bagaje más pobre de los 22 equipos de la categoría: 3 puntos fruto de tres empates caseros, que se completan con cuatro derrotas y unos números que asustan al más pintado: tres salidas de vacío, con diez goles en contra y sólo un par a favor que completan un registro general de 18 a 8. Para temblar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios