Córdoba CF
  • El exjugador del Córdoba CF, tras quedarse sin equipo a pocos días del cierre del mercado de verano, encuentra su sitio en el Hércules de Alicante tras casi tres meses entrenando por su cuenta

  • "El Córdoba es mi equipo, mi tierra y lo llevo siempre en mi corazón", cuenta el lateral derecho cordobés

Fernández, una vuelta al fútbol tras un momento "complicado"

Fernández posa para 'el Día' en las instalaciones de Fátima. Fernández posa para 'el Día' en las instalaciones de Fátima.

Fernández posa para 'el Día' en las instalaciones de Fátima.

Juan Ayala

Las vueltas que da el fútbol. De Córdoba a Larnaca y ahora a Alicante. José Manuel Fernández vuelve a sonreír después de unos meses complicados tras rescindir su contrato con el AEK chipriota a escasos días del cierre de mercado de verano. Ya tiene equipo y ahora forma parte del Hércules, otra entidad histórica en una situación complicada, como el club de sus amores.

En el mercado de invierno de 2020, Fernández decidió poner punto y final a su etapa en el Córdoba CF y poner rumbo a Larnaca. "La verdad es que hemos tenido una experiencia muy buena en Chipre. Tanto mi familia como yo, hemos estado muy a gusto desde primera hora. Nos hicieron las cosas muy fáciles cuando llegamos y la verdad es que estoy muy agradecido de esta experiencia", comenta a el Día el jugador cordobés.

No fue nada fácil su inicio en Chipre por la irrupción del coronavirus: "A los dos meses de llegar allí pasó lo del covid y se vivió un poco mejor allí que aquí por lo que me comentaban mis familiares, pero lo hemos pasado mal como en todos lados". Lejos de casa y en pleno inicio de la pandemia, todo se sufre más: "Como para todo el mundo fueron momentos muy complicados, fue un caos. Algo que nunca, ni en películas, se veía tal cosa, yo sufría por mi familia porque aquí en España se intensificó tanto el tema del covid que asustaba". "Gracias a Dios nadie salió perjudicado de mi familia, pero sí tengo amigos y familiares que han perdido a seres queridos y eso es lo peor", reconoce el defensor cordobés.

Al igual que sucedió en España, la Liga también paró en Chipre, aunque lucharon "por volver a competir hasta última hora, pero se reunió el comité de competición y se decidió no continuar, y quedó la clasificación tal y como se paró". En el plano positivo están los números porque "desde que llegué allí, gracias a Dios, tuve buenos registros y pude disfrutar de todos los partidos que se disputaron".

Pero de la noche a la mañana, el club decidió prescindir de Fernández. "Me pilló de sorpresa", relata el lateral cordobés. "Nunca me lo hubiera esperado. Hablamos antes del mercado con el director deportivo, con Xavi Roca, tanto mi representante como yo, y en principio nos dijeron que estaban muy contentos conmigo, con mi rendimiento y que sería una pieza importante para el proyecto nuevo que se iba a empezar este año", asegura. De hecho, "el primer partido fui titular, jugué bastante bien, me tuvieron que cambiar en el minuto 80 porque me dieron dos patadas y tuve que ser sustituido", pero "mi rendimiento desde que llegué fue bueno. Los números están ahí, pero fue algo que no me explico por parte del entrenador y del director deportivo".

Fernández, en la grada de las instalaciones de Fátima. Fernández, en la grada de las instalaciones de Fátima.

Fernández, en la grada de las instalaciones de Fátima. / Juan Ayala

"Pienso que se debería haber hecho de otra manera", señala un José Fernández que se quedó sin equipo en un momento complicado porque "pilló el cierre del mercado y la verdad que a última hora todas las plantillas estaban hechas". A pesar de que hubo interés de "varios equipos", el lateral cordobés tuvo que quedarse en el paro. Fue un momento "complicado", aunque ya pasó porque ahora forma parte del Hércules, club que cerró su fichaje durante este mes de noviembre. "Estamos ilusionados y con ganas de volver a competir", comenta sobre su incorporación con la entidad alicantina.

Antes de esa firma, Fernández reconoce que fue "complicado porque llevo dedicándome a esto toda la vida". Eso sí, el lado positivo es que pudo disfrutar más "de la familia, de los ratos con mis niños, de recogerlos del colegio, de ir al parque con ellos, de ir a comer un fin de semana con ellos". El problema es que echaba en falta "la rutina de estar con los compañeros, de entrenar y competir".

Incluso aprovechó estos meses para estudiar y para hacer crecer "la clínica de dietética de mi hermano". También lo hizo "para entrenar". Eso sí, solo y fuera de un grupo. Ahora ya lo tiene tras firmar en el Hércules, otro club histórico como el de toda su vida, un Córdoba CF del que nunca se olvida. "Lo sigo desde que me fui a Chipre, pero nunca lo he dejado de seguir", apuntó.

"El Córdoba es mi equipo, mi tierra y lo llevo siempre en mi corazón. Siempre lo sigo, le deseo la mayor de las suertes y este año le están yendo las cosas muy bien. Es verdad que Germán (Crespo) ha traído un aire nuevo, distinto, diferente, que le hacía falta y yo le deseo la mayor de las suertes porque será la de todos los cordobesistas", reconoce Fernández.

Viendo la situación actual, el lateral cordobés apunta que "si miramos estadio, afición, equipo, al final el Córdoba no se merece estar en esta situación, en esta categoría, pero esto es fútbol, nos sorprende día a día y nos pone en nuestro sitio". "No tengo duda de que tarde o temprano y espero que sea más temprano que tarde esté donde se merece jugando con los mejores", señala. De hecho, "aunque no tenga amigos en el vestuario -los tiene-, yo lo quiero es competir siempre con los mejores". "Todo lo bueno que le pase es bueno para todos y lo vamos a agradecer todos los cordobesistas", indica.

Fernández posa con varios jugadores del Apademar. Fernández posa con varios jugadores del Apademar.

Fernández posa con varios jugadores del Apademar. / Juan Ayala

En enero de 2020 puso el punto y final a su última etapa en el Córdoba, una salida "algo diferente" a la primera. "Fue una situación límite. Mi cabeza me iba a explotar. Hice todo por volver a casa. Después de lo que hicimos con esa agónica salvación (permanencia de la temporada 17-18), pensé que tendríamos un año más tranquilo y fue una catástrofe", recuerda. Además, señala que vivieron "todo tipo de cosas, desde impagos, desde mucha gente llorando porque no tenía para comer o pagar su hipoteca, y al final acabamos psicológicamente bastante mal".

También fue muy claro al explicar su salida: "Puede sonar a chino, pero vi la puerta de salir a otra liga y no me lo pensé por el desgaste mental de aquel momento". "Al final, la gente no llega a saber todo lo que pasó dentro. Nosotros, que lo vivimos dentro, sí lo sabemos. Mentiras, engaños, promesas incumplidas y al final eso hace que te desgastes", comenta.

"Nosotros somos unos privilegiados -los futbolistas-, pero había familias que dependían de ese sueldo y prometían, prometían y nunca llegaba esa promesa. La verdad es que lo pasaban mal, te lo hacían saber y tú lo pasabas mal y ante la imposibilidad de darle una solución, te frustras y es complicado", recuerda.

Una situación que estuvo cerca de llevar al Córdoba al abismo: "Estuvimos a punto. Lo viví de cerca. Era una situación límite. Es verdad que todo el mundo pensábamos que el Córdoba, por su nombre y por toda la gente que estaba detrás era imposible, pero hubo la posibilidad. Además, se escribió el equipo a última hora como todo el mundo lo sabe". Y al final vivió y sigue vivo.

Aunque ya está fuera de la entidad cordobesista, José Fernández manda un mensaje a todo el cordobesismo: "Que sigan como son porque son el mejor patrimonio que tiene el Córdoba CF. Lo demuestran día a día, domingo tras domingo porque ellos son los que son capaces de darle ese plus al equipo cuando más lo necesita".

Fernández posa en la valla de la instalación de Fátima. Fernández posa en la valla de la instalación de Fátima.

Fernández posa en la valla de la instalación de Fátima. / Juan Ayala

De momento, él ya está fuera del club, pero siempre seguirá siendo un cordobesista más. Ahora es turno de volver a competir con el Hércules de Alicante porque tiene "muchas" pilas. "Me encuentro muy bien. Llevo muchos años siendo profesional y cada día la ilusión va a más", destaca. De este modo, "mientras el físico me aguante, yo estoy bien y con muchas ganas de volver a competir". Le llega ya su momento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios