Córdoba CF | Entrevista Álex Quintanilla "Más allá de lo deportivo, el futuro del club está muy vinculado a lo que podamos hacer"

  • El central vasco insiste en "poner las cosas en perspectiva" y valorar que la situación del equipo es reversible

  • Entiende el enfado de la afición, pero cree que "nos necesitamos los unos a los otros"

Álex Quintanilla, en El Arcángel, durante su entrevista con 'el Día'. Álex Quintanilla, en El Arcángel, durante su entrevista con 'el Día'.

Álex Quintanilla, en El Arcángel, durante su entrevista con 'el Día'. / Juan Ayala

En situaciones de crisis como la que atraviesa el Córdoba, la serenidad es clave para encontrar el camino adecuado. Y en ese sentido, en el vestuario blanquiverde hay pocos futbolistas como Álex Quintanilla (Bilbao, 1990). Quizás por su formación en Ingeniería Industrial, el central vasco es capaz de detectar a la perfección los problemas que atraviesa su equipo, simplificarlos y trabajar en corregirlos. Sin dramas, sin perder la perspectiva de que la situación es complicada pero perfectamente reversible. El bilbaíno llegó en enero de 2018 al vestuario de El Arcángel y apenas 12 meses le han bastado para coger galones y asumir responsabilidades. Quintanilla es consciente de que el futuro del club –no sólo el deportivo– irá muy ligado a lo que él y sus compañeros sean capaces de hacer en la segunda vuelta.

-Le sonará a la pregunta del millón pero ¿qué le pasa al Córdoba?

-Este tipo de situaciones no se pueden achacar a una sola causa. Es un cúmulo de circunstancias que se sucede y además influyen las dinámicas. No es la misma circunstancia desde el inicio. Hay que agarrar el toro por los cuernos y simplificar un poco las cosas, porque desde la confianza y la simplicidad se puede volver a crecer. Y en ello estamos.

-Con todos los problemas que ha habido en torno al club desde el pasado verano se puede pensar que es hasta lógico y normal estar ahí abajo.

-Es evidente que los equipos con más problemas, como el Extremadura, el Reus o nosotros, somos algunos de los que estamos en las posiciones bajas y sí puede que tenga vínculo con eso. Pero bueno, no es excusa para nosotros ni el motivo único de nuestra situación. Cuando estamos en el campo, jugando o entrenando, el resto te da igual. Es verdad que venimos de un camino largo, con situaciones adversas. Es un momento difícil para el club, en el que todos tenemos que asumir nuestro rol y dar un paso al frente. Los jugadores somos los que más cerca estamos del resultado. Pero detrás está el entrenamiento que nos propone el míster, detrás de él está la dirección deportiva, detrás está la prensa y luego la afición. Cada uno debe asumir su rol, el nuestro es el más determinante, pero es momento para estar unidos.

"Hay que ser consecuentes, responsables. Los que más nosotros los futbolistas. Pero todos debemos poner las cosas en perspectiva"

-Habla de la afición, que ante el Rayo Majadahonda terminó dando la espalda al equipo.

-Son cosas distintas no estar conforme y no estar con el equipo. Puede que nuestra afición no esté conforme, porque los resultados o el juego, en un momento dado, no son para estarlo. Pero al final aquí sigue viniendo la gente, vamos fuera y nos siguen apoyando. Hay momentos para todo, para expresar el malestar y para animar. Pero en la situación que está atravesando el club hay que estar fuertes, unidos, saber que todos tenemos muchos intereses puestos aquí y que nos necesitamos los unos a los otros. Hay que ser consecuentes, responsables. Los que más nosotros los futbolistas. Pero todos debemos poner las cosas en perspectiva y ver en qué situación estamos.

-¿Es ahora la situación más complicada que cuando llegó el año pasado en enero?

-No hay un baremo para medir la complejidad de las situaciones, digamos que es distinta. El año pasado en el plano deportivo la situación era más complicada, estábamos más lejos de la salvación. Porque ahora realmente, con todo lo mal que lo hemos hecho, estamos ahí. Podemos salir en dos partidos perfectamente y eso no podemos perderlo de vista. Ahora la situación es distinta, deportivamente de hecho es mejor.

-Pero este mercado invernal es distinto, parece complicado que lleguen refuerzos del nivel del año pasado.

-Yo no sé lo que va a llegar o no va a llegar. Al final, creo que objetivamente somos capaces de competir con cualquier equipo. Y más en casa, donde podemos ganar a cualquier equipo. La situación es la que es y estamos los que estamos, pero yo confío en mis compañeros. Es una situación compleja, pero estamos ahí, a dos partidos de salir, y no tenemos que perder esa perspectiva. Cuando analizas los partidos, hay cosas que se hacen muy bien. Pero estamos en una situación de negatividad en la que todo se quema y hay situaciones en las que antes no pasaba nada y ahora nos llevamos las manos a la cabeza. Insisto en que hay que poner todo en perspectiva porque nos jugamos mucho. Más allá de lo deportivo, el futuro del club está muy vinculado a lo que podamos hacer. Tenemos que saber lo mucho que nos jugamos en cada partido y que somos los responsables de darle la vuelta.

Quintanilla responde a las preguntas de 'el Día' sobre el césped de El Arcángel. Quintanilla responde a las preguntas de 'el Día' sobre el césped de El Arcángel.

Quintanilla responde a las preguntas de 'el Día' sobre el césped de El Arcángel. / Juan Ayala

-¿Influyen los retrasos en el cobro de las nóminas en el mal momento del equipo?

-Al final, todo asalariado pretende cobrar su sueldo. Yo no sé las circunstancias de todos mis compañeros, pero al final lo que está claro es que todo suma o resta y eso no es algo que sume. Pero no es eso lo que nos pasa sobre el césped. El equipo no pierde por situaciones como esa. Creo que sería echar balones fuera, y mira que es fácil ahora mismo. Está claro que es algo negativo, pero no es nuestro principal problema. Tenemos una responsabilidad en nuestro trabajo del día a día que nos ocupa. Luego vas a casa, te preguntan y tal... pero en el día a día, cuando estás en el césped, no estás pensando en eso.

-Al cierre de la primera vuelta, el Córdoba es el equipo que más goles encaja. Pero en realidad los jugadores en defensa son los mismos que acabaron el curso pasado.

-Es cierto que somos los mismos jugadores y eso demuestra que no es cuestión de calidad. El trabajo defensivo, yo siempre lo digo, es un trabajo colectivo. Los líderes de la parte defensiva somos los defensas pero es algo del grupo y que tenemos que corregir porque es verdad que a consecuencia de esto estamos en los puestos bajos. Al final esto es trabajar, seguir. En los últimos siete partidos sólo hemos ganado uno, pero también hemos perdido sólo dos. Estamos intentando enderezar la situación y creo que en cuanto tengamos un poco más de confianza, se den las circunstancias y ganemos un par de partidos, lo veremos todo de otra manera. El fútbol es muy rápido, todas las sensaciones cambian de un día para otro. Por eso tenemos que confiar en que el buen momento llegará y trabajar para que sea lo antes posible.

-Cada gol recibido es un golpe en esa confianza.

-Creo que sí que influye mucho. Es una evidencia que con los mismos jugadores atrás la sensación es inversa. El fútbol es algo muy complejo. En casa todos pensamos que sabemos mucho. Mi padre ha sido profesional del fútbol, es director de la Escuela de Entrenadores de Vizcaya; en mi casa está la tele puesta todo el día con fútbol; mi tío ha sido profesional en el Sevilla y el Alavés. Todo el día hablamos de fútbol y todavía pienso que no tengo ni idea de esto. Imagínate cuando oigo opiniones por ahí lo que puedo pensar. A veces la gente afirma unas cosas con tanta rotundidad y seguridad que me sorprende. Pero bueno, al final es lo bonito de esto, que todos tenemos una opinión, que a todos nos gusta. Pero el fútbol no es algo sencillo.

"Tenemos que confiar en que el buen momento llegará y trabajar para que sea lo antes posible"

-¿Qué le dice la familia en estos momentos complicados?

-Intentan transmitirte calma, tranquilidad, que estemos unidos y que no nos dejemos llevar por lo extradeportivo o por el entorno. Al final son gente que ya han pasado por este tipo de situaciones. Y van un poco en la línea que yo intento transmitir, que hay que tener calma porque como ya he dicho en alguna ocasión, se está trabajando en una buena línea. Lo que pasa es que los proyectos no son inmediatos y nadie tiene una varita mágica en el fútbol. Entiendo a la gente. Todos tenemos prisas por ganar, yo el primero, porque lo necesitamos. Pero detrás se está construyendo para ganar algo con continuidad. Hay un trabajo, una idea y una base que se está trabajando y en la que hay que confiar.

-¿Cree que es pronto para valorar el trabajo de Curro Torres?

-Cada cual puede hacer sus juicios cuando considere oportuno. Pero a la plantilla lo que le da confianza es que hay una idea, estamos trabajándola y estamos convencidos de que es la que nos llevará a la permamencia. Pero está claro que necesitamos los resultados, como todos los equipos.

-En lo personal, ¿cómo asimila esa idea con la que llegó el nuevo entrenador?

-Yo me tengo que adaptar a las exigencias del míster. Intento comprenderla, llevarla a cabo y para eso estamos. Luego es él el que elige a quién necesita. Es verdad que para mis características esta idea tiene más riesgos, pero el objetivo es que ese riesgo lo transformemos en mejores balones para los delanteros. Desde luego es una idea que está trabajada, cualquiera que vea los entrenamientos se da cuenta de que trabajamos mucho. Lo que debemos procurar es sacarle el máximo rendimiento y lo antes posible.

"Todo el día hablamos de fútbol y todavía pienso que no tengo ni idea de esto"

-Vienen dos partidos fuera y el equipo necesita ganar cuanto antes. ¿Qué les falta para dar ese golpe sobre la mesa?

-Nos falta la confianza de ganar. Cuando ganas las cosas fluyen y salen mucho mejor. Para llegar a ese primer triunfo necesitamos solidez, responsabilidad, contundencia, concentración... No puedes cometer prácticamente ningún error porque cuando las cosas no salen cualquier error penaliza mucho. Es una dinámica que tenemos que revertir y esta semana la oportunidad es buenísima. Nosotros somos los primeros que queremos quitarnos ese peso de encima, que además nos puede ayudar a ver todo de otra manera.

-Apenas hace 12 meses que llegó a Córdoba, pero le habrán parecido muchos más.

-Han sido intensos, la verdad. Tuvo su parte bonita, porque el curso pasado sufrimos mucho pero el final fue épico y se disfrutó mucho. Este año atravesamos una circunstancia difícil, pero que también te ayuda a madurar. Vas cogiendo responsabilidades dentro del grupo, vas cumpliendo años y hay que ser consecuente con eso. Creo que es parte del camino y en ese sentido estoy muy contento aquí.

Álex Quintanilla, en el túnel de vestuarios de El Arcángel. Álex Quintanilla, en el túnel de vestuarios de El Arcángel.

Álex Quintanilla, en el túnel de vestuarios de El Arcángel. / Juan Ayala

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios