Córdoba CF

Un 'coco' de la categoría

  • Con Cartabia y Dubarbier lesionados, el Deportivo tiene la duda de Didier Moreno, recién llegado de su selección

El central Pablo Marí disputa el balón con el malacitano Harper. El central Pablo Marí disputa el balón con el malacitano Harper.

El central Pablo Marí disputa el balón con el malacitano Harper. / alexandre varela

No es el Súper Dépor de finales de los 90, pero tras 20 temporadas consecutivas en Primera, que a partir de la campaña 10-11 alterna con Segunda, vuelve a ser un coco en la categoría de plata. El técnico Natxo González fue el primero en llegar para dirigir un nuevo proyecto de ascenso. Tras él desembarcó un buen número de refuerzos: Dani Giménez, David Simón, Domingos, Pablo Marí, Bergantiños, Vicente Gómez, Didier Moreno... y mucha madera para la zona ofensiva con Pedro, Quique, Christian Santos o Carlos Fernández.

sin balón

El técnico dibuja un 4-4-2 situando el medio campo en rombo, sistema con el que pretende mantener largas posesiones y se resguarda para defender, pero que muestra carencias arriba al llegar pocos jugadores, si bien lo hace con gran efectividad. Con Dani Giménez como meta titular, la línea de cuatro por delante es de gran presencia física, con experiencia y calidad. Por el centro, Domingos Duarte y Pablo Martí, con la alternativa de Bóveda, son expeditivos, contundentes y de gran juego aéreo, aunque muestran lentitud en los balones que le caen a la espalda. Y en los laterales, Natxo exige rigor defensivo, pero capacidad para desdoblarse y proyectarse en ataque para dar amplitud al equipo. David Simón y Saúl García, que ha desbancado a Caballo, primer sustituto del lesionado Dubarbier, se han adueñado de los costados.

con balón

Lo que hace especial el juego deportivista es el rombo en la medular, donde combina calidad para circular el balón y dar fluidez al juego, con una especial predisposición para la recuperación. En el pico bajo, Bergantiños es el jugador escoba, que acude en ayuda de todos e imprime músculo, equilibrio y salida. Escoltándole, dos volantes a la antigua usanza, que juegan por dentro, implicándose en defensa, pero con calidad para dar rapidez al ataque y dejando el pasillo exterior para los laterales.

El técnico tiene un buen número de jugadores para ocupar los puestos del rombo. Mosquera es una alternativa a Bergantiños y, algo más adelantados, si bien Edu Expósito y Krohn-Dehli jugaron la última jornada, Didier Moreno o Vicente Gómez también pueden entrar en el once. Y en el pico alto, Carles Gil es un enganche con gran calidad y creatividad. Arriba, como referencia, una pareja formada por Carlos Fernández junto a un acompañante que sale del trío formado por Quique, Christian Santos y Borja Valle.

lo mejor

Rápida adaptación al sistema.

lo peor

Las lesiones de Dubarbier y Fede.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios