Córdoba CF

Andrés Martín, el especialista en los minutos de infarto

  • "En los últimos minutos aparezco más", reconoce el jovencísimo ariete, héroe del empate ante el Dépor

Andrés Martín celebra el tanto logrado ante el Deportivo. Andrés Martín celebra el tanto logrado ante el Deportivo.

Andrés Martín celebra el tanto logrado ante el Deportivo. / álex gallegos

El punto que el Córdoba logró rescatar ante el Deportivo de La Coruña en el tiempo de descuento lleva el nombre de Andrés Martín. El jovencísimo ariete blanquiverde estrenó su cuenta goleadora en liga con un tanto que escenifica a las mil maravillas su principal cualidad como futbolista: un oportunismo brutal, un olfato de gol que promete grandes alegrías en El Arcángel.

Y es que nadie debe dejarse llevar por la imagen que Andrés Martín ofrece fuera del césped, en las distancias cortas, en las que se evidencia su timidez y un aspecto frágil que no esconde los 19 años que todavía le contemplan. Esa insultante juventud quizás le ayuda a enmascarar ante las defensas rivales su talento para convertir en gol cualquier balón suelto en el área. Ya lo comprobó en Copa la zaga del Nàstic y el pasado sábado fue una de las mejores retaguardias de la categoría, la del Deportivo, la que sufrió el acierto del delantero de Aguadulce (Sevilla).

En el año de su aparición en el primer equipo, Andrés apenas ha necesitado tres ratitos para estrenarse en liga. El sevillano debutó en la cuarta jornada ante el Alcorcón jugando 13 minutos, disputó unos duros 90 minutos en La Rosaleda y ante el Dépor tuvo apenas 18 para demostrar la pólvora que atesora en sus botas, y que ya en el filial blanquiverde le convirtió en salvador en muchos finales de partido, haciendo de él un auténtico especialista en goles agónicos.

Así lo entiende el propio jugador, que reconoció tras el choque ante el Deportivo que "es verdad que en los últimos minutos aparezco más", tras un partido en el que entiende que "el Córdoba no se mereció perder, creo que el Dépor ganó un punto y nosotros perdimos dos, pero toca seguir trabajando".

A base de trabajo y poco ruido, Andrés se ha convertido en la alternativa a Piovaccari elegida por Sandoval, desplazando incluso a Erik Expósito a la grada, como en el choque ante los coruñeses. El joven ariete reconoce que "cada vez que juego me encuentor mejor" y agradece la confianza que le otorga el técnico: "El míster confía en mí, yo se lo voy demostrando con goles y espero que vengan muchos más". Y es que, con todas las reservas que cabe guardar debido a su bisoñez, quien más y quien menos ya ve en Andrés Martín la bandera del Córdoba del futuro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios