córdoba cf

Aire antes del maratón

  • La victoria ante el Almería permite al cuadro blanquiverde recortar la distancia respecto a la salvación y afrontar con cierto optimismo una serie de tres partidos en apenas siete días

Los jugadores del Córdoba celebran la victoria con su afición al término del duelo ante el Almería. Los jugadores del Córdoba celebran la victoria con su afición al término del duelo ante el Almería.

Los jugadores del Córdoba celebran la victoria con su afición al término del duelo ante el Almería. / álex gallegos

El Córdoba ya respira algo más aliviado. El triunfo logrado el pasado sábado ante el Almería (1-0) permitió a los blanquiverdes abandonar el farolillo rojo de la Liga 1|2|3 al término de la octava jornada y conseguir un subidón moral justo antes de afrontar una parte muy exigente del calendario, que le depara tres partidos de máxima exigencia en apenas siete días, a contar desde el próximo sábado.

Pero antes de pensar en ese triple compromiso, que volverá a exigir que Sandoval dosifique las fuerzas de sus jugadores, hay que valorar lo que supone el triunfo ante los indálicos, el primero en la presente liga del conjunto cordobesista. Y es que para empezar los blanquiverdes evitaron que sus actuales números superaran incluso a los de la negra temporada 2004-05. En aquel curso, el Córdoba logró su primer triunfo también en la jornada octava, aunque luego esa reacción quedó en nada y la campaña finalizó con el descenso a Segunda División B en un año que debía ser festivo por el 50 aniversario de la entidad cordobesista.

Un curso antes, en la 2003-04, el CCF necesitó nueve jornadas para sumar sus primeros tres puntos, en lo que hasta ahora es el segundo peor registro histórico del club en cuanto a la primera victoria liguera se refiere. Porque el primer triunfo en una campaña más tardío se reserva para el último paso blanquiverde por la élite, en la temporada 2014-15. En aquella liga, los blanquiverdes tuvieron que padecer durante 13 jornadas para terminar sorprendiendo al Athletic Club en San Mamés en la decimocuarta.

El efecto más inmediato de los tres puntos sumados ante el Almería es la tranquilidad y el margen que otorga ese triunfo a José Ramón Sandoval. Y es que el técnico de Humanes consigue así un poco más de aire y confianza para seguir trabajando en el progreso del equipo, después de varias semanas en las que su posición estaba más que discutida dentro de la entidad, hasta el punto de que se barajó su destitución tras la debacle en Granada, sin llegar luego a culminarse.

Ese margen de maniobra que el actual cuerpo técnico ha ganado, tiene que encontrar refrendo ahora en un tramo muy exigente del calendario. El Córdoba arrancará el sábado su maratón de tres partidos en sólo siete días, con la visita a Osasuna (El Sadar, 16:00). El martes, a las 20:00, los cordobesistas afrontarán la tercera ronda de la Copa del Rey en el Martínez Valero de Elche. Y el ciclo de esos intensos siete días se cerrará el sábado 20 de octubre, con la visita del Deportivo de La Coruña a El Arcángel (20:00).

Tres partidos que medirán la reacción de un conjunto blanquiverde necesitado de alargar su buen momento para que las dudas surgidas en torno a la confección del plantel y la elección del cuerpo técnico se disipen y no vuelvan a amenazar la inestabilidad de un club demasiado habituado en los últimos tiempos a vivir en constante convulsión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios