Córdoba CF

Adiós al entrenador que obró el milagro

  • Sandoval se marcha del CCF después de firmar números de ascenso directo para salvarlo

Sandoval lanza un beso al público tras el duelo ante el Sporting. Sandoval lanza un beso al público tras el duelo ante el Sporting.

Sandoval lanza un beso al público tras el duelo ante el Sporting. / juan ayala

José Ramón Sandoval conoció ayer de forma oficial que su etapa en el Córdoba había tocado a su fin, aunque hacía días que el desenlace de ruptura entre las partes se estaba fraguando. La falta de plena confianza entre el técnico y la dirección deportiva, algunos roces surgidos en la caseta y el aspecto económico son los motivos principales que han propiciado la no continuidad del madrileño, que se marcha con unos números envidiables en su corta pero intensa etapa en el CCF.

A Sandoval siempre se le recordará en Córdoba como el técnico que obró el milagro de una salvación que parecía ya imposible para los blanquiverdes. Y es que a su llegada a la entidad, el equipo cordobesista estaba hundido en la tabla con 11 puntos de desventaja respecto a la permanencia y la exigencia de firmar unos números de equipo de ascenso directo para revertir la situación y salvarse de la quema. Y justo eso fue lo que consiguió el de Humanes junto a sus futbolistas. Los números del madrileño son espectaculares y quedarán para la historia, pues en 16 partidos como entrenador cordobesista logró 10 victorias, dos empates y sólo cuatro derrotas, con un balance de 27 goles a favor y únicamente 16 en contra. De 48 puntos posibles, el CCF de Sandoval logró sumar 32, cuando hasta su llegada sólo había sumado 19 de 78 posibles. Al final de la temporada, la media de puntos por jornada durante la etapa de Sandoval era escandalosa, de dos puntos por partido, algo que situó al Córdoba como el segundo mejor equipo de ese tramo de la competición, sólo superado por el Zaragoza (34 puntos).

Con el aval de esa gesta conseguida, pocos podían esperar que el técnico de Humanes no fuese el elegido para comandar el siguiente proyecto del Córdoba. Pero lo cierto es que desde el inicio la negociación entre las partes estaba condenada al fracaso. Además de las diferencias económicas ampliamente relatadas durante los últimos días, en la decisión final tuvo mucho que ver la pérdida de confianza paulatina que el técnico sufrió por parte de algunos miembros del club, que discrepaban en algunas decisiones tácticas y de planteamiento de los partidos con el entrenador. Además, en el vestuario se produjo algún que otro roce -lógico por otra parte-, con algunos jugadores importantes, lo que dejó la sensación en el vestuario de que Sandoval no era imprescindible en el futuro del equipo.

Con todos esos factores detrás, la continuidad del técnico era mucho más complicada de lo que en un principio se podría pensar y ayer terminó por descartarse de pleno. Pese a todo, Sandoval se marcha de Córdoba dejando un recuerdo imborrable entre la afición blanquiverde, que lo tomó como un ídolo durante la épica remontada hacia la salvación, y reforzado de cara a futuros proyectos que se le puedan presentar. Porque aunque en el proceso surgieran algunas diferencias con el club, nadie podrá negar al madrileño que fue el hombre que condujo desde el banquillo al Córdoba hacia el milagro de la permanencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios