Córdoba

La vivienda toma impulso

  • En la primera parte del ejercicio se han realizado 3.313 operaciones de compraventa, lo que supone un crecimiento de casi el 16%

  • Los inmuebles usados son los que tiran del mercado

Edificios de nueva construcción en la zona de Poniente, en la capital cordobesa. Edificios de nueva construcción en la zona de Poniente, en la capital cordobesa.

Edificios de nueva construcción en la zona de Poniente, en la capital cordobesa. / Juan Ayala

Todavía no han llegado los tiempos previos a la crisis y será complicado que se alcancen los niveles anteriores a la desaceleración económica, pero poco a poco, el mercado inmobiliario en Córdoba va tomando impulso. Mes a mes o trimestre a trimestre, es lo que dicen los datos oficiales respecto a las transmisiones de derechos de la propiedad, pero en un escenario diferente y con algunos matices. Hay más actividad, sí, pero sobre todo en la compraventa de casas de segunda mano, que es la que está movilizando a día de hoy las operaciones inmobiliarias tanto en la capital como en la provincia. Y ese dinamismo en el sector no se aprecia sólo en el número de inmuebles que cambian de titular, sino en el precio de los mismos.

Pero para mayor concreción, ahí están los números del Instituto Nacional de Estadística (INE) que dicen que en el primer semestre de este año se vendieron en suelo cordobés 3.313 viviendas, lo que quiere decir que se pusieron en el mercado 455 hogares más que en el mismo periodo de 2016. El crecimiento es importante, de un 15,9%, lo que revela que hay movimiento en el mercado y que esa tendencia tiene visos de mantenerse en el tiempo.

Este dato no quiere decir necesariamente que haya un repunte excesivamente destacado del sector de la construcción -aunque también muestra crecimiento-, ya que la mayoría de esas operaciones tuvieron que ver con el cambio de titularidad de vivienda usada. Así, de esas 3.313 inmuebles traspasados, 2.808 eran casas o pisos de segunda mano, lo que supone el 84,7% de toda las acciones de compraventa. ¿Y la vivienda nueva? Pues el INE indica que en los seis primeros meses del ejercicio se adquirieron 505 nuevos hogares, es decir, poco más del 15,2% del total de las operaciones realizadas por los cordobeses.

Pero hay más datos. Los compradores han optado en esta primera mitad del año por la compra de vivienda libre, de manera muy destacada frente a la de protección oficial. De hecho, sólo fueron 482 -14,5%- los inmuebles de VPO traspasados en ese periodo, mientras que la denominada vivienda libre generó un total de 2.831 transacciones -el 85,4%-.

En cualquier caso, lo importante para el sector inmobiliario es que en todas las modalidades reflejadas en el estudio -vivienda nueva, usada, libre o de protección oficial- los números son mucho mejores que entre enero y junio de 2017, lo que evidencia ese empuje que se viene reflejando cada mes en las estadísticas oficiales. Curiosamente, ha sido la VPO la que más ha crecido en comparación con el año pasado, con un aumento del 47%. Frente a los 327 hogares de protección oficial que se comercializaron el año pasado, en esta primera parte de 2018 se ha llegado a esas 482 antes anotadas. La vivienda nueva es la segunda que más crece en actividad, con una 28,5% más respecto al primer semestre de 2017, de manera que se ha pasado de 393 pisos nuevos en aquella fecha a 505, una buena noticia sin duda para el sector de la construcción.

En cuanto a la vivienda usada -que en términos globales es la que sustenta el crecimiento- el aumento ha sido del 13,9%, ya que entre enero y junio de este año se han transmitido a terceros un total de 2.808 inmuebles, cuando en el mismo periodo del ejercicio anterior se llegó a 2.465 contratos, es decir, 343 menos. El último apunte es el que tiene que ver con la vivienda libre, cuya subida ha sido del 11,8% en la primera mitad de 2018, con 2.831 adquisiciones, 30 más que el periodo anterior, cuando se alcanzaron las 2.531 operaciones de compraventa.

Sobre las razones por la que el sector inmobiliario va sumando datos positivos, son varias. La primera, sin duda, la recuperación económica, que se ha traducido a su vez en una mejora del mercado laboral, aunque eso sí, con un retroceso en el nivel de los salarios de los cordobeses. A esta idea general se une el hecho de que el precio del metro cuadrado de la vivienda en la provincia ha caído drásticamente con la crisis, si bien ya se nota un repunte, sobre todo desde el año 2015.

Para hacerse una idea no hay más que acudir a las estadísticas del Gobierno, que dicen que en el año 2008 el precio medio del metro cuadrado de una vivienda en Córdoba era de 2.306 euros. Eran los tiempos de la burbuja y mucho han cambiado las cosas desde entonces. Hasta el punto de que la última estimación del Ministerio de Fomento indica que el metro cuadrado en Córdoba está en la actualidad en una media de 1.258 euros, unos 1.000 euros menos que hace una década, lo que supone una rebaja del 45,4% aproximadamente. Entre 2008 y 2018 también ha habido picos de subidas y descensos en función de la situación del mercado, de manera que por ejemplo era más caro comprar una casa en 2014 que en la actualidad.

En lo que apenas ha habido oscilaciones excesivas ha sido en el mercado del alquiler, aunque el arrendamiento de un piso es ahora un poco más barato que hace diez años, según las estadísticas del Ministerio. En la actualidad, un inquilino paga una media de 6,7 euros por metro cuadrado alquilado, cuando en 2008 eran casi siete euros. En el ejercicio 2014 ese gasto era de 5,9 euros y en 2017 -el año pasado- se llegó a los 6,5 euros.

Para el análisis de los especialistas queda también el hecho de que cada vez son menos los hogares españoles que cuentan con una vivienda en propiedad, en gran medida por la imposibilidad de los jóvenes -con sueldos más bajos, escasa estabilidad en el empleo y mayor movilidad geográfica- de poder adquirir una casa en la actualidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios