Córdoba

Aquel verano de 1991Independencias a porrillo y tal y tal, y Puigdemont se cayó en la marmita

Jesús Gil en uno de sus programas veraniegos de "Las noches de tal y tal". Jesús Gil en uno de sus programas veraniegos de "Las noches de tal y tal".

Jesús Gil en uno de sus programas veraniegos de "Las noches de tal y tal".

Tendría Puigdemont aquel verano 29 añitos y pelambrera y camisas de falsa seda con paramecios, de psicodelia convergente. Creo que ya cobraba de la Generalitat subvenciones, como toda la vida de este chaval. En alguna emisora independiente o algo de eso que se montaría. Él siempre un tipo independiente. Pues aquel verano de 1991 debió de ser para el hijo de los de la pastelería del centro de Gerona la era de Acuario, cuando Júpiter se une con Plutón, porque escuchen: 20 de agosto, Estonia se independiza de la Unión Soviética; 21 de agosto, Letonia se independiza; 24 de agosto, Ucrania se independiza; 25 de agosto, Bielorrusia se independiza... el 31 de agosto se independiza Kirguistán, que andaban despistados. (¿Dónde leches está Kirguistán?). Pero es que todo no acaba aquí porque el 10 de septiembre, aún verano, cuando se independiza, ya puestos, Tayikistán, el Congreso de los Diputados ¡decide cambiar el nombre de Gerona por el de Girona! Y no bromeo, la secuencia ocurrió como se lo cuento. Y Carles toma y toma y toma, como si estuviera en una máquina de millón. Nuestro pequeño independentista alucinando con el mejor tripi de su vida al ritmo de los Manolos, elAll my loving, rumba catalana en versión beatle, que era lo que petaba ese año. La pastelería de Gerona, y digo bien Gerona y no Girona porque aún no era 10 de septiembre, era una fiesta con el muchacho haciendo pancartas muy grandes en las que ponía Freedom for Catalonia, que las Olimpiadas ya estaban a la vuelta de la esquina (ya hablaremos de eso mañana). Y los vecinos preocupándose por ese muchacho, diciéndole a la madre, que aún tenía ese acento de Almería de su familia, que hay que ver que a ese niño le va a dar algo. Y pon otro Xuixo, mujer, que es en lo que estaba especializada la familia, que es un croissant con crema que es una bomba de calorías. En el verano de 1991 y en el de ahora.

Mientras tanto, el resto de los españoles estábamos despistados acerca de lo que pasaba en la pastelería de Gerona (aún no era 10 de septiembre), ya que estábamos muy entretenidos en la tele. Atención a los presentadores con los que contábamos ese verano en plena apertura de televisiones privadas: Chábeli Iglesias, Ana Obregón, Leticia Sabater... pero por encima de todos aquel verano de 1991 se produjo un estreno que supondría un antes y un después en la televisión mundial. El 13 de julio de 1991, un día en el que no se independizó nadie, Telecinco estrenaba desde Marbella su programa Las noches de tal y tal. Su presentador, ¡¡¡¡Jesús Gil en un jacuzzi!!!. ¿Quién, aparte de Puigdemont, podía querer independizarse de un país como éste?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios