Córdoba

La UCO reduce un 30% la producción de residuos peligrosos de laboratorio desde 2011

  • La institución genera diez toneladas de papel documental en el último año

Rectorado de la Universidad de Córdoba. Rectorado de la Universidad de Córdoba.

Rectorado de la Universidad de Córdoba. / El Día

El Servicio de Protección Ambiental (SEPA) del Servicio de Prevención y Protección de la Universidad de Córdoba (UCO) ha publicado los datos de generación de residuos en la institución académica del pasado año 2019. 

Entre otras cifras, el documento destaca la estabilización que ha alcanzado la producción de residuos peligrosos de laboratorio desde la puesta en marcha de las medidas de minimización en origen, al lograrse desde 2011 un descenso de más de un 20% hasta llegar a poco más de diez toneladas durante el pasado curso. Igualmente se mantiene la cantidad de envases servidos para contener dichos residuos, que ronda las 1.000 unidades, lo que arroja un descenso de más del 30% desde 2011.

El plan de minimización incluye, entre otras directrices, un mejor aprovechamiento de los envases y una más efectiva caracterización de los residuos. Esto, "unido a la elección de un proveedor con precios más ventajosos para la adquisición de envases, ha repercutido en una bajada de la partida económica global destinada al apartado de gestión de residuos", ha añadido la institución.

De hecho, tanto el coste de gestión de residuos como el de adquisición de envases vuelven a descender en 2019. Tanto es así que en 2012 el coste de gestión y contenedores nuevos por kilo de residuo peligroso fue de 1,41 euros y el dato que arroja 2019 se queda en 1,26 euros.

En 2019, los dos grandes aumentos se han producido en las fracciones papel con valor documental y residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. En cuanto a la primera se ha experimentado un aumento de un 132%, superándose la barrera de las 10 toneladas, algo que no ocurría desde 2015.

La UCO ha informado de que solo una veintena de retiradas de las 100 efectuadas supusieron el 70% de dicha cantidad, por lo que la anualidad 2019 ha venido marcada por la gestión de grandes acumulaciones de papel para destruir.

Más de 11.000 kilos de residuos de aparatos eléctricos

Respecto a la gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, la cantidad gestionada se eleva hasta los 11.765 kilos, repartidos en seis grandes recogidas. Ello supone un incremento de un 73% en la cantidad de ordenadores, monitores, equipos de laboratorio y electrodomésticos retirados.

La UCO ha destacado también que esta información recabada de manera sistemática y continua resulta de gran utilidad para estudiar y planificar estrategias de mejora en la gestión de residuos en la universidad, en línea con el eje destinado a este ámbito en el primer Plan de Sostenibilidad Ambiental de la UCO (2019-2022).

La institución académica, además, ha avanzado que "durante el año próximo y sucesivos los objetivos de reducción seguirán siendo ambiciosos y se pretenderá conseguir una disminución aún mayor de los impactos ambiental y económico. La colaboración e implicación de la comunidad universitaria ha resultado, y seguirá siéndolo, fundamental para ello".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios