Educación

Sonrisas e ilusión en la vuelta al cole en Córdoba: "Me lo he pasado muy bien"

Entrada de alumnos en el Colegio de la Inmaculada.

Entrada de alumnos en el Colegio de la Inmaculada. / Miguel Ángel Salas

Padres, madres, niños y maestros han vivido un viernes diferente. Atrás quedan los largos días de un verano que aún no da signos de languidecer -al menos climatológicamente hablando- porque la rutina ya está aquí y las clases se vuelven a llenar de alumnos dispuestos a vivir un nuevo curso de aprendizaje, con esas gotas de diversión y aventuras que siempre ayudan a hacerlo más llevadero.

En las puertas de los colegios cordobeses se agolpaban los pequeños que un año más se volvían a colgar las mochilas. Dentro esperaban unos maestros que llevan preparando este día desde inicios de mes.  Porque transformar una clase y programar un calendario de actividades son algunas de las primeras funciones a las que se enfrentan los profes antes de la llegada de sus alumnos

Gema Toledo es tutora de Primero de Infantil del Colegio Diocesano de la Inmaculada. Sus pequeños alumnos han llegado por primera vez al cole expectantes por lo que estaban por descubrir. Esta primera toma de contacto ha tenido un horario más reducido, para que la adaptación de los niños sea más plácida. 

Los pequeños han acudido en dos tramos diferentes a la clase. De 9:00 a 11:00 y de 11:30 a 13:30, y así las docentes consiguen mostrar una mayor cercanía en estos primeros días. "Para ellos es mejor porque la atención es más personalizada, así se sienten más seguros y se van ubicando, reconocen la clase y cogen confianza con el espacio". 

Este periodo de adaptación será de tres días para estos pequeños. En el colegio de la Inmaculada hay dos líneas en sus ciclos: en tres años, las clases ascienden a 16 alumnos, y en el resto de aulas una media de 25 estudiantes.

En este centro hay unos 50 docentes que continuarán aplicando la misma normativa covid que el año pasado. En el caso de tres años de Infantil, junto al tutor hay un monitor que presta su ayuda en estos días. En este curso se nota la diferencia respecto a los alumnos que ya conocen la rutina en el colegio. "Los de cuatro y cinco años han entrado con ilusión", recalca Toledo.

Respecto a otros cursos, esta profesional está observando un retraso en el lenguaje de los pequeños que acuden a clase por primera vez. Según Toledo, una de estas razones es que antes el número de niños que acudían a las guarderías era menor, por lo que el contacto con los adultos fomentaba un aprendizaje precoz del lenguaje.

En el centro escolar San Juan de la Cruz han comenzado las clases estrenando infraestructuras. Su director, Miguel Ostos, cuenta que se ha realizado una reforma de la zona de exterior, tanto por el confort térmico como por estética. El Ayuntamiento también ha colaborado con esta obra con el cambio de ventanales o el pulido del suelo. La reforma empezó a finales de enero y ha continuado hasta el verano.  

Respecto al primer día, todo ha ido según lo previsto. Sobre las prevenciones ante el covid, Ostos ha asegurado que "somos veteranos y ya sabemos a lo que venimos, los protocolos funcionaron bien, la coordinación con el centro de salud fue maravillosa, venimos un poco más tranquilos".

Este curso seguirán existiendo los grupos burbujas, aunque "la única diferencia es que estamos mas tranquilos por la vacuna". El año pasado tuvieron positivos aislados pero ningún brote: "Nuestra preocupación es que si sale alguien contagiado no vaya a otras casas". Este centro tiene un total de 220 alumnos en Infantil y Primaria.

Grupo de compañeras se reencuentran ante la vuelta a clase. Grupo de compañeras se reencuentran ante la vuelta a clase.

Grupo de compañeras se reencuentran ante la vuelta a clase. / Juan Ayala

A la salida de este primer día de colegio, en la puerta del Colegio de La Salle se agrupan los pequeños que marchan a casa mientras le cuentan a sus padres cómo ha sido el primer día. Es el caso de Beatriz Ríos, alumna que este año ha pasado a Tercero de Primaria. 

"Me lo he pasado muy bien, me han enseñado el lema del cole de este año que es Estás en casa", ha comentado con una sonrisa en la cara. Con esta frase, el centro escolar quiere trasladar a sus alumnos la importancia de considerar el colegio un hogar. "Nos han puesto una canción y hemos pintado un dibujo de una mochila", le contaba Beatriz a su abuela de camino a casa. 

Desde el Colegio Virgen del Carmen, a las 14:00, la cordobesa Ana Girón esperaba a su hija Julia de cinco años tras pasar la primera jornada estudiantil. "Esta mañana estaba muy contenta, se ha vestido sola por primera vez y estaba loca por volver al cole", asegura. 

En este primer día, la pequeña Julia cuenta que han bailado en el patio, además de ponerse al día con el resto de compañeros sobre las aventuras que han disfrutado este verano. Este viernes el horario ha sido de 10:00 a 14:00, una hora menos del habitual, que comienza a las 09:00.

Otro pequeño estudiante, Juan Mateo, le contaba a su madre, Inma Contreras, el éxito que ha tenido entre sus compañeros al estrenar su mochila nueva. "Ha salido muy contento, tiene nuevo profe y compañeros porque han cerrado un aula y los han distribuido", ha señalado la orgullosa mamá.

Tras los últimos cursos, en esta ocasión los pequeños podrán disfrutar de una vuelta a la normalidad, aunque de forma paulatina. Las aulas de los centros cordobeses aguardan nuevas historias para transmitir a los pequeños alumnos, esos que ya han comenzado un nuevo curso con la ilusión de seguir aprendiendo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios