Sociedad

La solidaridad se duplica en Córdoba en el año del coronavirus

  • Entidades como Prolibertas, Cáritas o el Banco de Alimentos han atendido a más personas este año por la pandemia

Recogida de juguetes de Sadeco. Recogida de juguetes de Sadeco.

Recogida de juguetes de Sadeco. / El Día

Córdoba cierra uno de los años más solidarios a pesar de la crisis del covid-19 o, dicho de otra manera, movidos por las consecuencias de la crisis económica de la pandemia, que empezó una vez se decretó el confinamiento en marzo de este año. A partir de ese momento, los gestos solidarios con los más vulnerables cayeron como una cascada entre los cordobeses, las empresas y las asociaciones que se dedican a la atención de estas personas.

La época navideña es en sí misma el momento más solidario del año. Muchas empresas públicas y asociaciones humanitarias grandes llevan mucho tiempo trabajando durante estas fechas en iniciativas como recogida de juguetes, atención a las personas sin hogar y reparto de alimentos a las familias y, en este ejercicio, la pandemia ha duplicado las razones.

La Empresa Municipal de Saneamientos de Córdoba ha llevado a cabo su recogida anual de juguetes, que este 2020 se extendió desde el 10 hasta el 19 de diciembre en casi todos los barrios de la ciudad y que recogió un total de 14.000 juguetes, casi el doble del año pasado, cuando se repartió un total de 8.000 juguetes.

Uno de los educadores de Sadeco, Javier Torres, ha explicado que los juguetes se han desinfectado y han estado en cuarentena 72 horas en el Salón de Educación Ambiental, en la sede de Sadeco. Una vez cumplido ese proceso, han pasado a evaluar el estado de conservación de cada pieza, los han organizado y empaquetado para ser repartidos entre distintas entidades.

Voluntarios de Prolibertas trabajan en el repato de alimentos. Voluntarios de Prolibertas trabajan en el repato de alimentos.

Voluntarios de Prolibertas trabajan en el repato de alimentos. / Lolo Agredano

“Contra todo pronóstico y gracias al esfuerzo de los cordobeses, la recogida ha sido un éxito rotundo”, ha especificado el presidente de Sadeco, David Dorado, que achaca los resultados a la solidaridad que ha brotado por la pandemia. Los juguetes finalmente se distribuirán entre la fundación Don Bosco, Cáritas, Autismo Córdoba y la fundación San Juan de Dios.

Cáritas Diocesana de Córdoba ha atendido este año a un total de 40.000 personas a través de sus distintos programas, que corresponden a unas 14.000 familias. En su mayoría, nunca habían tenido la necesidad de pedir ayudas, por lo que la entidad ha triplicado sus estadísticas en este sentido.

Las personas sin hogar en Córdoba ya son 324, al menos 64 personas más que el año pasado, cuando para estas mismas fechas habían atendido a 260 personas en situación de calle, este año especialmente vulnerables por el coronavirus y las exigencias de “quedarse en casa”.

Su campaña de Navidad, Haz que llegue, haz que les llegue, se enfoca en intentar aumentar también los ingresos para poder seguir acogiendo a las personas a través de sus distintos programas en Córdoba. Para ello, han puesto a disposición un número de cuenta bancaria y un Bizum para recibir donaciones, que se puede consultar en su página web.

Uno de las imágenes más tristes que ha dejado el covid-19 es la de las denominadas colas del hambre. Córdoba no ha escapado de ello y Prolibertas también ha volcado todos sus esfuerzos en el programa de almuerzos que brindan ya a al menos 165 personas por semana en el comedor de la calle Sagunto. La demanda ha crecido en un 50% desde finales del año pasado.

Una familia lleva un carrito de alimentos. Una familia lleva un carrito de alimentos.

Una familia lleva un carrito de alimentos. / Lolo Agredano

La pandemia además ha obligado a la fundación a retomar la atención a las familias y en promedio entregan bolsas de comida y otros productos a 18 familias, que aglutinan unas 55 personas beneficiarias cada semana. Para ello, reciben donaciones de numerosas empresas pero también de particulares, que llegan con bolsas de comida fresca y no perecedera a la sede de la fundación.

El Banco de Alimentos también ha logrado números históricos en la gran recogida de este año, a pesar de los cambios que ha sufrido y la migración a las donaciones online, han recaudado un total de 303.418 euros, superando la captación del año pasado.

La solidaridad floreció en cuarentena

Desde diversas acciones de entretenimiento, ayuda para hacer la compra, repartos a domicilio y hasta confección de miles de mascarillas, los gestos de solidaridad se multiplicaron y se hicieron cada vez más creativos conforme pasaban los días de la cuarentena.

“Si puede, deje para el que lo necesite; si lo necesita, coja”. Eso era lo que decía un cartel que dos vecinos de Santa Rosa, Francisco Reyes y José María Baena, colgaron en ciertos puntos estratégicos (cerca de tiendas y supermercados) de su barrio con unas cestas donde la gente, después de hacer la compra, depositaba algún producto para los más necesitados. Esa fue una de las respuestas vecinales al colapso en los servicios sociales y asociaciones que experimentó Córdoba en marzo y abril. Para abril ya habían instalado seis en la zona de Valdeolleros, tres en Levante, tres en Fátima y otras tantas en Ciudad Jardín para un total de 15 puntos repartidos por toda Córdoba.

Esa ayuda fue puntual y llegó a su fin tras levantar el confinamiento. Sin embargo, han aparecido otras. Es el caso de Solidaridad Sector Sur, un grupo de jóvenes que se han organizado para recoger alimentos y productos de primera necesidad para sus propios vecinos porque, aseguran, “solo el pueblo salva al pueblo”. Hasta ahora, han llegado a más de 80 personas y han recogido más de 100 kilos de productos.

Así, queda demostrado que Córdoba ha vivido uno de sus años más duros pero también el más solidario en mucho tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios