Políticas sociales

El servicio de teleasistencia gestiona más de 174.000 llamadas en Córdoba durante el estado de alarma

Una mujer con una pulsera con el dispositivo de teleasistencia. Una mujer con una pulsera con el dispositivo de teleasistencia.

Una mujer con una pulsera con el dispositivo de teleasistencia. / Carlos Gil

El Servicio Andaluz de Teleasistencia ha gestionado más de 174.670 llamadas durante el estado de alarma decretado por la crisis del coronavirus, que incluye desde el 14 de marzo hasta el 21 de junio, lo que supone un incremento del volumen de atenciones del 31% en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Durante el estado de alarma, el personal que atiende este recurso social ha mantenido 6.838 horas de conversación durante las que han proporcionado información, atención ante emergencias y, sobre todo, han ofrecido un acompañamiento esencial a las 26.886 personas mayores, en situación de dependencia o con discapacidad que son titulares del servicio, así como a sus familiares y personas cuidadoras.

Del total de las llamadas gestionadas en teleasistencia desde el 14 de marzo al 21 de junio, 136.018 han sido realizadas por los profesionales de este servicio para aportar información, principalmente relacionada con el covid-19; así como llamadas de seguimiento para detectar posibles situaciones de emergencia social o sanitaria y para paliar la soledad, además de otras llamadas de seguimiento periódico que se realizan habitualmente y la movilización de recursos de emergencia.

Por otro lado, durante este periodo, las personas usuarias han realizado 39.004 llamadas pulsando el botón de su dispositivo, de las cuales, una parte destacable se han producido por conversación y compañía (12.202 llamadas).

La delegada de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Inmaculada Troncoso, ha destacado "el importante papel que juega esta prestación para paliar situaciones de soledad, más aún teniendo en cuenta que la media de edad de las personas titulares del servicio es de 82 años y el 61% vive sola en su domicilio".

Durante esta etapa, ha sido de vital importancia asegurar un soporte emocional para las personas mayores, pues "en muchos casos se han enfrentado a una situación de aislamiento social más acentuada que ha incrementado su sensación de miedo y desconcierto".

Durante el periodo de confinamiento, el servicio de teleasistencia ha resultado un recurso esencial de apoyo al Servicio Andaluz de Salud, ya que muchas personas se han dirigido a él solicitando información sanitaria. Concretamente, solo en este apartado se han atendido 10.387 llamadas. Entre ellas, 7.004 han sido por motivo de emergencia, 1.769 para avisos al centro de Atención Primaria, 564 para solicitar una cita médica, 461 llamadas por motivo de caída y 40 solicitaban consejos sanitarios.

Instalación de dispositivos

La delegada de Igualdad ha recordado que entre las medidas de contención del covid-19, se acordó la suspensión de las instalaciones de dispositivos de teleasistencia en los domicilios, conservando solo los mantenimientos críticos que supusiesen la imposibilidad o dificultad de conexión del dispositivo y que supusieron un total de 611 de estas actuaciones en este periodo.

Sin embargo, para paliar la situación de emergencia social actual, sobre todo ante un colectivo tan vulnerable, a fecha de 13 de abril se retomaron las instalaciones a personas mayores que viven solas, habiéndose instalado hasta la fecha 865 dispositivos.

Además del dispositivo domiciliario, se han distribuido un total de 1.145 dispositivos adicionales, como dispositivos de teleasistencia móvil y detectores de seguridad de humo y de gas a estas personas que viven solas.

Refuerzo de plantilla

La plantilla de teleasistencia se ha incrementado en 84 nuevos profesionales y se han reasignado 13 trabajadores a puestos de supervisión desde que se inició el estado de alarma para garantizar la prestación. En total, 651 personas forman la plantilla del Servicio Andaluz de Teleasistencia que prestan su servicio entre las dos centrales que tiene en Andalucía, situadas en Sevilla y Málaga.

Junto a esta plantilla, se han unido 250 trabajadores sociales de la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia, entidad que gestiona este servicio, que durante este periodo han realizado llamadas de seguimiento a personas mayores con el objetivo de detectar posibles situaciones de emergencia. Asimismo, personal médico de esta agencia ha ofrecido asesoramiento cualificado en los casos que no ha sido necesaria la derivación a los servicios de salud.

Entre el personal contratado, se encuentran 30 profesionales para la realización de seguimientos a las personas que no acudan a las farmacias a recoger sus medicamentos y, en ese caso, detectar una posible emergencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios