Córdoba

El rector defiende la "autonomía" de la Universidad ante la futura normativa

  • Gómez Villamandos asegura que es necesario un "marco legislativo que reconozca la singularidad de la investigación"

  • La UCO genera un impacto de casi 370 millones de euros

El rector, en el centro, con su equipo de gobierno y miembros de la UCO. El rector, en el centro, con su equipo de gobierno y miembros de la UCO.

El rector, en el centro, con su equipo de gobierno y miembros de la UCO. / reportaje gráfico: jordi vidal

"Una Universidad fuerte, sólida, en continuo cambio y mejora. Una Universidad que defienda su autonomía e independencia, una universidad que no se someta a otros intereses, que rinda cuentas, como hace cada año, a la sociedad; una Universidad leal, que no sumisa, con las instituciones, una Universidad crítica y autocrítica". Es lo que el rector de la Universidad de Córdoba (UCO), José Carlos Gómez Villamandos, defendió ayer en el discurso que pronunció con motivo de la inauguración del curso académico 2018-2019 y marcado, en cierta medida, en la defensa de la institución universitaria tras las últimas polémicas nacionales a cuenta de tesis y trabajos de másteres plagiados por parte de dirigentes políticos. Así, el rector sacó pecho y aseguró que a pesar de ello "el sistema también demuestra capacidad de detectar los problemas, de corregirlos, y muy especialmente una ingente cantidad de capacidades bien desarrolladas". A su juicio, "algunos de los clichés que se atribuyen a la Universidad suelen provenir de quienes pasaron por ella hace tiempo y no han vuelto a visitarla. Pues lo cierto es que la Universidad ha experimentado y experimenta cambios profundos en su organización y funcionamiento, con crisis a lo largo de los siglos de las que siempre ha salido reforzada".

En su intervención, incidió en que las universidades asumen su "responsabilidad como piezas insustituibles del desarrollo territorial y global". Como ejemplo, destacó el hecho de que la UCO genera cada año casi 370 millones de euros, mientras que recibe menos de cien millones de euros de financiación pública. "La Universidad siempre ha sido la institución mejor valorada, y la Universidad española, particularmente, está entre las ocho que mejor productividad han demostrado por euro recibido", detalló, al tiempo que señaló que la política universitaria "es una política de hechos muy contrastables, con un sistema de evaluación, interna y externa, inédito en otros muchos territorios de la administración, y también del ámbito privado".

Los próximos retos en infraestructuras se centran en Rabanales y en el Campus Centro

"El fin de la Universidad, desde sus orígenes, no es otro que ser pilar del progreso de la sociedad", anotó y agregó que "no puede haber progreso social sin mejorar la educación, la sanidad, la alimentación, el transporte, las comunicaciones, sin difundir la cultura y las ideas".

El acceso al empleo de los jóvenes titulados fue otro de los temas que abordó en su discurso. Para Gómez Villamandos, el actual mercado de trabajo está "sometido a un modelo económico que desde las universidades, junto a otros agentes, estamos contribuyendo a modificar, en un camino lento y no falto de dificultades, mediante el fomento del emprendimiento y la creación de empresas basadas en el conocimiento y desarrollo a través de la innovación".

No se olvidó el rector de la nueva la Ley de Universidades, después de que el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, anunciase el pasado mes de julio que, antes de que termine la presente legislatura, habrá una nueva Ley de Universidades de "modernización e internacionalización, comprometida con la educación pública". A juicio del rector, "precisamos un nuevo marco legislativo que reconozca la singularidad de la investigación". "Necesitamos, y así lo hemos transmitido a los diferentes gobiernos, una ley sobre financiación y gestión de la investigación, una ley que nos dé no solo procedimientos acordes con esta actividad, sino también certidumbre sobre las acciones que acometemos. Hay ejemplos en los principales países europeos y no podemos perder el tren de la investigación por problemas de gestión administrativa", explicó. También advirtió de que "uno de los grandes problemas que hemos tenido ha sido la creación de estructuras paralelas" -como fundaciones o corporaciones empresariales- en el seno de las universidades, por lo que a su juicio es "donde hay que poner más control". El máximo responsable de la UCO consideró necesario no cruzar algunas "líneas rojas" ante la futura ley "para no retroceder en las líneas de excelencia y que el valor del mérito esté siempre presente".

Gómez Villamandos, además, hizo referencia a que para él y su equipo de dirección comienza un curso en el que es su segundo y último mandato al frente de la UCO. Así, destacó que se han superado los problemas de relevo generacional y promoción del Personal Docente Investigador (PDI) en los últimos cuatro años y avanzó que ahora se centrarán el "sortear con igual éxito el grave escollo y consecuencias que supuso la tasa de reposición del Personal de Administración y Servicios".

No se olvidó de las infraestructuras universitarias y recordó que "necesitan algo más que algunos retoques, necesitan una atención especial". Así, detalló que se acaban de concluir una serie de reformas en los campus, "pero nos quedan por acometer las de mayor envergadura, las que afectan a las facultades del Campus Centro, con la búsqueda de espacios que les permitan unas condiciones óptimas de planificación académica, y la urbanización del Campus de Rabanales". También citó la próxima apertura del Centro de Cultura Experimental de la UCO en la plaza de la Corredera, "un proyecto de nuestra Universidad para la sociedad, posible gracias a la colaboración del Ayuntamiento".

Y el del tren Cercanías fue otro de los temas que abordó, del que señaló que se trata de un "un proyecto que si tiene una importancia capital en nuestro entorno social, para la Universidad es sencillamente imprescindible. Como lo es que sepamos optimizar los horarios ya existentes, acomodados al uso de miles de estudiantes que lo usan cada día y que supondrán una parte sustancial del seguro éxito del proyecto".

Al acto inaugural del curso académico también acudió el secretario general de Universidades, Manuel Torralbo, a quien el rector de la UCO dirigió unas palabras y planteó una serie de demandas porque "el debate sobre nuestro futuro no puede ser sólo un reparto en la financiación, la financiación no puede ser un objetivo en sí misma, debe ser el resultado de las estrategias y medidas". En esta línea, Gómez Villamandos consideró que "es imprescindible que se reconozca las necesidades de los distintos perfiles de nuestras universidades". y también "que se nos brinde el apoyo posible y necesario para abordar cambios estructurales, no ya sólo en el sistema universitario andaluz, sino también fuera del mismo". Por ello, continuó, "ante las posibles negociaciones del Estatuto del PDI o una nueva Ley de Universidades necesitamos que la voz de Andalucía sea una, y que esa voz sea la suma de las voces de las universidades y del gobierno autonómico". "No podemos caer, en ningún caso, que esas normas supongan un retroceso en la búsqueda de la excelencia, en el mérito como valor primordial o en la disminución de la ya recortada autonomía universitaria, por poner algunos riesgos evidentes", insistió.

Torralbo, por su parte, expuso que la Junta de Andalucía ultima la convocatoria de evaluación docente, investigadora y de gestión para el acceso a los complementos retributivos del personal universitario. En su discurso, el secretario general de Universidades anotó que "tras una época dura, en la que muchos derechos quedaron en suspenso, era necesario retomar el diálogo social y revertir las consecuencias que la crisis había traído para los trabajadores". Fruto de esa nueva etapa, Torralbo aludió a otras medidas como las relativas a la conciliación o a la evaluación del desempeño y la carrera horizontal del PAS y consideró que "empezamos a percibir la recuperación de derechos tras la crisis". También hizo referencia a la bonificación de matrículas, "una medida con la que la Junta ofrece una educación superior accesible en igualdad de oportunidades". A su juicio, "era necesario dar este paso ya que pese a los precios más bajos de España, pese al fraccionamiento o las ayudas al estudio, había estudiantes que tenían en riesgo su permanencia en la universidad". Casi 92.000 personas en toda Andalucía, 5.500 en Córdoba, se han beneficiado de esta iniciativa, que ha supuesto una inversión global de la Junta para todos los campus públicos andaluces de 37,8 millones.

La lección inaugural, por su parte, corrió a cargo del catedrático de Fisiología de la Facultad de Veterinaria, Francisco Javier Castejón, con la ponencia Características del Caballo Atleta. El acto, además, contó con el recibiendo de 47 nuevos doctores y la asistencia de numerosos representantes públicos, entre ellos, la alcaldesa, Isabel Ambrosio, y el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios