Economía

De rebajas para aliviar la resaca de la Navidad

  • Comienza el primer periodo de ofertas del año con las calles y las franquicias llenas

  • Aunque las promociones generan gran interés, las compras por internet ganan terreno

Barullo en el interior de una franquicia en Córdoba capital. Barullo en el interior de una franquicia en Córdoba capital.

Barullo en el interior de una franquicia en Córdoba capital. / Jordi Vidal

Diciembre es un mes que, normalmente, supone unos gastos mayores a los habituales, por lo que enero recoge el testigo como el mes en el que es necesario ahorrar para poder hacer frente a los pagos pendientes. Con la conclusión del periodo navideño, como es costumbre, tras la llegada de los Reyes Magos comienza la época de rebajas, que son acogidas entre los consumidores como un buen momento para adquirir productos, especialmente ropa, de forma que el desembolso suponga un impacto menor para la economía doméstica.

Durante la primera jornada de rebajas, los grandes comercios son los que han aprovechado el día de fiesta para lanzar las diferentes ofertas, que fueron recibidas por un gran número de personas que estudiaban las promociones y las aprovechaban incluso para adquirir los últimos regalos de Navidad. Los hay que ya conocen el producto que buscan y han esperado a que su precio fuese reducido, mientras que otros llegan dispuestos a dejarse convencer sobre la marcha.

En esta última situación se encuentra José, que afirma que “las navidades han supuesto mucho gasto” y que las rebajas le sirven para “encontrar un regalo para el cumpleaños de mi padre, que está muy cerca”. En su caso, su búsqueda se centra en “ropa o algo de electrónica que tenga un precio interesante”, aunque reconoce que prefiere las compras por internet “porque hay muchos descuentos sin que importe la época del año”.

En el lado contrario están clientes como Mercedes, que está buscando “ropa que ya había visto antes para renovar el armario, pero ahora es más barata”. Para ella, las rebajas son un buen momento para “preparar regalos de cumpleaños cercanos o de gente que no he visto durante las fiestas, pero prefiero comprar con tiempo”, aunque considera que éstas deberían extenderse a otros sectores “como los juguetes, que son muy caros y tengo ya tres nietos”. A pesar de que las ofertas no duran mucho, prefiere “comparar primero y luego decidir qué compro”.

En la misma línea, otra de las compradoras, Elena, explica que “estoy mirando, pero compraré la semana que viene, que es cuando cobro”. Para ella, estas compras supondrán “el regalo de Reyes que me hago yo, y busco maquillaje y ropa sobre todo, aunque también necesito una plancha del pelo”.

Búsqueda de gangas más allá del textil

Los artículos como la ropa son lo más destacados de las rebajas, pero hay otros departamentos en los que se pueden ver descuentos aplicados a sus productos. Los carteles con ofertas y reducciones de precio se dejan ver también en libros, maquillaje, electrónica e incluso colchones. Carmen y Rafael son un matrimonio que ha decidido cambiar uno de sus colchones, y exponen que “aunque el precio esté rebajado sigue siendo un desembolso grande, así que es algo que ya habíamos planeado con antelación”. Además, añaden que han guardado dinero “para cambiar el colchón, que nos hace falta, pero si vemos precios buenos tal vez compremos algo más”.

Respecto a la relación que tienen las rebajas y los regalos de Navidad, Carmen asegura que “los regalos ya están hechos, hay que comprar con tiempo, y los que se reciben no se devuelven, así que compraré algo que me interese a mí”.

En el año 2012, las rebajas dejaron de estar reguladas y limitadas a las dos veces por año establecidas previamente. Tras esta medida, el impacto ha recaído en los pequeños comercios al ser los que más limitaciones de almacenamiento tienen. Aun así, las rebajas tienen una competencia mayor en internet, donde las ofertas son constantes, y en nuevas costumbres, como el Black Friday, que muchos aprovechan para las compras previas a la Navidad. Aun así, los establecimientos continúan llenándose con la llegada de los carteles rojos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios