Córdoba

Los puestos de caracoles ya están de vuelta en Córdoba

Tres tazas de caracoles servidos en un puesto de Córdoba.

Tres tazas de caracoles servidos en un puesto de Córdoba. / Lolo Agredano

Los puestos de caracoles están de vuelta. Pocos ciudadanos han podido disfrutar este año de la comida más esperada de la primavera cordobesa ya que el decreto del estado de alarma obligó al cierre de los puestos tres semanas después de que comenzara la temporada, el 21 de febrero.

Ahora, con la apertura de los pequeños comercios y los paseos autorizados para toda la población -aunque por franjas horarias- también regresa esta tradición cordobesa. Para ello, el Ayuntamiento ha publicado un decreto en el que autoriza la actividad de estos establecimientos, aunque solo mediante servicios de entrega a domicilio y recogida de pedidos por los clientes. Esto será así durante la fase 0 de desconfinamiento, en la que ya estamos inmersos.

Durante esta cuarentena, varios puestos han llevado a domicilio los pedidos de caracoles, aunque en la mayoría había un mínimo de compra, por lo que la novedad radica en que los ciudadanos ahora van a poder encargarlos y recogerlos directamente.

Los puestos tienen que contar con una autorización previa y queda prohibido el consumo en el interior de los establecimientos. Según el decreto del Ayuntamiento, en los servicios de entrega a domicilio podrá establecerse un sistema de reparto preferente para personas mayores de 65 años, personas dependientes u otros colectivos más vulnerables a la infección por covid-19.

En los servicios de recogida en el puesto, el cliente deberá realizar el pedido por teléfono o por internet y el establecimiento fijará un horario de recogida del mismo, evitando aglomeraciones en las inmediaciones del establecimiento.

Asimismo, el puesto deberá contar con un espacio habilitado y señalizado para la recogida de los pedidos donde se realizará el intercambio y pago. En todo caso, "deberá garantizarse la debida separación física de dos metros entre clientes o, cuando esto no sea posible, con la instalación de mostradores o mamparas", indica el decreto.

Estos comercios solo podrán permanecer abiertos al público durante el horario de recogida de pedidos.

Cómo debe ser la recogida del pedido

A la entrada del establecimiento se debe disponer de geles hidroalcohólicos con actividad virucida autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad; mientras que a la salida debe haber papeleras con tapa de accionamiento no manual, dotadas con una bolsa de basura.

El tiempo de permanencia en los comercios en los que se lleve a cabo la recogida de pedidos será el estrictamente necesario para que los clientes puedan realizar la recogida de los mismos.

En los puestos en los que sea posible la atención personalizada de más de una persona al mismo tiempo deberá señalarse de forma clara la distancia de seguridad interpersonal de dos metros con marcas en el suelo o mediante el uso de balizas, cartelería y señalización. "En todo caso, la atención a la clientela no podrá realizarse de manera simultánea a varios clientes por el mismo trabajador", incide el decreto.

En caso de que no pueda atenderse individualmente a más de una persona al mismo tiempo en esas condiciones, el acceso al establecimiento se realizará de manera individual, no permitiéndose la permanencia en el mismo de más de un cliente, salvo aquellos casos en los que se trate de un adulto acompañado por una persona con discapacidad, menor o mayor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios