Córdoba

Los profesionales del SAS han sufrido 300 agresiones físicas en una década

  • El 12,31% de los trabajadores de la sanidad pública en Córdoba ha denunciado un ataque físico o verbal, la segunda cifra más alta de la comunidad autónoma desde el ejercicio 2007

Los profesionales del SAS han sufrido 300 agresiones físicas en una década Los profesionales del SAS han sufrido 300 agresiones físicas en una década

Los profesionales del SAS han sufrido 300 agresiones físicas en una década

Los trabajadores del Servicio Andaluz de Salud (SAS) de la provincia han sufrido 300 agresiones físicas en la última década, mientras que las verbales ascienden a 860, lo que suman un total de 1.160. Además, Córdoba ocupa el segundo puesto de Andalucía en ratio de ataques en relación con la plantilla. Según un estudio de CCOO elaborado a partir de los datos del Registro Informatizado de Agresiones (RIAC), de 2007 a 2016, el 12,31% de los profesionales de la sanidad pública cordobesa ha padecido algún ataque.

El sindicato relaciona el incremento de estos delitos con los recortes. De acuerdo al estudio comparativo de la central, en toda la comunidad los trabajadores sufrieron a diario una media de 2,43 agresiones desde 2007. El pico más alto fue en 2011, el año con más recortes. Hay que destacar que el estudio sólo refleja los ataques denunciados. Pero hay más, ya que según señala CCOO cerca de un 20% no trasciende y, por tanto, no se registra.

En 2016 en la provincia hubo 171 agresiones -tanto físicas como verbales-, lo que supone que se produjo una cada dos días. En total, en la última década han sido 1.160. Respecto a las físicas, la mayor cifra se dio en 2011, cuando se contabilizaron 45, mientras que el mínimo fue en 2013 con 11. El pasado año fueron 33.

La provincia andaluza que más agresiones ha registrado en la última década es Málaga, con 495; seguida de Sevilla, que acumula 420. En tercer puesto se sitúa Córdoba con 300 y le siguen Cádiz con 224, Granada con 198, Jaén con 153, Almería con 127 y Huelva está a la cola con 92.

El estudio toma como referencia el estado de las plantillas del SAS en el año 2014 "al no disponer de datos reales" y con la "salvedad de que ha disminuido desde entonces por los recortes acaecidos", que incluyen la no sustitución de bajas ni jubilaciones. Según esto, se ha tomado como referencia una plantilla formada por 9.420 trabajadores. Relacionando esta cifra con la de agresiones se obtiene una visión más real: el 12,31% de los profesionales de la sanidad pública cordobesa han sido atacados en los últimos diez años.

En este sentido, a la cabeza de la comunidad autónoma está también Málaga, donde el 13,10% de los empleados del SAS ha sufrido una agresión. Le sigue Córdoba y en tercer puesto Huelva, con un 11,81%. Hay que destacar que la media andaluza se sitúa en un 9,93%. El informe también refleja la distribución de las medidas de seguridad aportadas por el SAS. Al respecto, Córdoba es la provincia con mayor número de cámaras de seguridad (468), GPS en ambulancias (126), sofware antipánico (1.423) y timbres en ambulancias (115). Sin embargo, sólo cuenta con 47 interfonos y 232 salidas alternativas en centros sanitarios. A pesar de estas medidas, es una de las provincias con mayor cifra de agresiones.

Al respecto, en su estudio CCOO reprocha que no haya una política unitaria de seguridad en Andalucía a la hora de combatir el problema. "Cada provincia va un poco por libre en la toma de medidas", señala el sindicato. Las provincias donde menos agresiones se producen -Cádiz y Granada- son las que más interfonos poseen. Málaga -la que tiene más timbres antipánicos- es sin embargo, la que más agresiones físicas registra. "Ello puede darnos una idea de que no es una medida muy acertada", sostiene el estudio.

A modo de conclusión, CCOO reclama "actuar de una manera más decidida", que se elabore un mapa de riesgo de las agresiones por centros y que se realice un estudio comparativo de la efectividad de las medidas preventivas implantadas.

El sindicato también demanda un Observatorio de Agresiones en el que además de la Administración y los sindicatos, estén integrados técnicos, policías y usuarios a fin de definir medidas más efectivas "que hagan disminuir esta oleada de intimidación". La creación de la figura del mediador social para actuar en situaciones conflictivas y medidas arquitectónicas de protección son otras de las propuestas de CCOO. Además, otra de las soluciones para paliar las agresiones pasa necesariamente, según el informe, por la cobertura de la plantilla al 100% en los puntos negros, como son Urgencias y las consultas de Atención Primaria. Por último, el sindicato reclama a las autoridades sanitarias campañas de sensibilización que destaquen la labor de los profesionales para "recuperar su dignidad y respeto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios