Córdoba

La Policía Local de Córdoba interpone más de un millar de denuncias en un mes por incumplir el estado de alarma

  • Coger el autobús sin motivo razonado, hacer fiesta y botellón en un piso o vender café sin permiso, entre los motivos de las sanciones

Un policía local de Córdoba, durante la tractorada de desinfección del pasado sábado. Un policía local de Córdoba, durante la tractorada de desinfección del pasado sábado.

Un policía local de Córdoba, durante la tractorada de desinfección del pasado sábado. / Juan Ayala

Lo que en un principio eran advertencias y consejos ya se ha transformado en denuncias contantes y sonantes. Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado tienen la labor, en medio de esta crisis sanitaria, de hacer cumplir las órdenes recogidas en el decreto por el que se declaraba el estado de alarma. Órdenes que van desde no prestar servicio en determinados establecimientos hasta no salir a la calle si no es para realizar alguna tarea esencial, como puede ser hacer la compra, ir a trabajar o pasear al perro.

Aunque los cordobeses están demostrando que son capaces de cumplir con todos estos mandatos, tanto que incluso la cadena británica BBC puso a la ciudad como ejemplo de buen confinamiento, no es menos cierto que algunos no son tan obedientes. Desde botellones en pisos, hasta coger el autobús sin razón motivada, las denuncias de la Policía Local de Córdoba evidencian que hay quien no contribuye en la medida de sus posibilidades a acortar las consecuencias de esta pandemia.

Hasta el segundo turno de ayer domingo, y según ha informado el Ayuntamiento de Córdoba de manera diaria, la Policía Local ha interpuesto un total de 1.003 denuncias, lo que supone unas 35 de media al día. Además, también ha ordenado el cierre de 19 establecimientos y ha realizado varias advertencias a los ciudadanos. Así las cosas, los agentes han tramitado en apenas un mes más de un millar de multas a ciudadanos.

La Policía Local ha tramitado una media diaria de 35 sanciones en la capital

Si se hace un repaso por esos informes policiales, que comenzaron a difundirse el lunes 16 de marzo, se observa una tendencia variable en las denuncias interpuestas. En los primeros días del estado de alarma, primaban las advertencias y los cierres de locales comerciales, los fines de semana sobresalen ante todo denuncias en pisos donde se realizaban fiestas y a medida que ha avanzado esta temporada se ha advertido que esas denuncias han crecido.

Las razones pueden ser varias, pero ese aumento en las multas puede explicarse con una mayor presencia policial y con una especie de relajación (y confianza) por parte de la ciudadanía.

El lunes 16, por ejemplo, se cerraron más de una decena de locales, entre los que figuran, según la información policial, un gimnasio y un locutorio. Ese mismo día, además, la Policía Local realizó un total de ocho advertencias antes de interponer la multa.

Al día siguiente, las denuncias ya sumaban más de una treintena que comenzaron a bajar poco a poco en esa primera semana de confinamiento. Hubo algunos hechos reseñados por la Policía, como el cierre de una cafetería por servir café de manera pública o un parte nocturno con ocho multas, siete de ellas registradas en dos pisos donde se estaban celebrando sendas fiestas en la calle Julio Pellicer.

Algunas de las multas se han registrado por hacer botellones en pisos

La primera semana (desde el lunes 16 al domingo 22 de marzo) de este mes de confinamiento fue la que menos denuncias registró por parte de la Policía Local. La razón está en que esos días los agentes estaban más centrados en advertir de lo que no se podía hacer y la vigilancia de locales comerciales.

Esto provocó que las multas se disparan a la semana siguiente, la que fue del 23 de marzo al domingo 29. En estos siete días las denuncias subieron hasta las 268, con especial incidencia el fin de semana, ya que el sábado se interpusieron 46 multas y el domingo, 54. De estas 54, cinco fueron a personas que cogieron un autobús de Aucorsa sin motivo razonado para hacerlo. Además, durante esta semana se procedió al cierre de una tienda de chuches cuyo dueño, según explicó la Policía en su momento, ya había recibido varios avisos.

Esta gran subida se compensó con una gran bajada en la tercera semana, del lunes 30 de marzo al domingo 5 de abril. Durante estos siete días la Policía Local interpuso 210 denuncias, 42 menos que justo una semana antes. Resurgieron en esta semana las fiestas privadas ya que el sábado 4 de abril se denunció a varias personas por estar haciendo botellón en un piso de la calle Escritor Rafael Sánchez Ferlosio.

La primera semana sirvió para advertir e informar, por lo que las denuncias en esa etapa no fueron significativas

Sin embargo, lo que debería haber sido una tendencia a la baja se trastocó y en la última semana, las denuncias se han multiplicado hasta superar las 300. Sin contabilizar el domingo 12 completo, la Policía Local ha tenido que multar a 308 personas, siendo en esta semana, además, donde se ha registrado el día con más denuncias de toda la cuarenta, el viernes 10, con casi 70 infracciones sancionadas.

Hay que tener en cuenta que las restricciones de salir a la calle seguirán vigentes mientras vigente esté el estado de alarma. Además de la Policía Local, la Nacional y la Guardia Civil también realizan controles por toda la provincia, especialmente los fines de semana para evitar desplazamientos a segundas residencias. Esas segundas residencias están muy extendidas en Córdoba, especialmente en las zonas periféricas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios