Córdoba

Un Medievo bajo el paraguas

  • La lluvia provoca que las visitas al Mercado de las Tres Culturas se reduzcan de manera notable

Un grupo de personas visita el Mercado de las Tres Culturas. Un grupo de personas visita el Mercado de las Tres Culturas.

Un grupo de personas visita el Mercado de las Tres Culturas. / Laura Martín

"Ayer hice pocas monedas, pero hoy todavía ninguna", reconoce mirando al cielo Michael, uno de los responsables del expositor que acuña monedas decorativas en el Mercado de las Tres Culturas, castigado, en cierta medida, por la lluvia que cae en Córdoba en las últimas horas. 

Aún así, el joven sonríe y confía en que la situación climatológica -la previsión que maneja la Agencia Estatal de Meteorología es que llueva hasta las 19:00- mejore en las próximas horas para poder seguir vendiendo estas monedas que, según cuenta, "la gente se lleva como recuerdo". 

Y es que, la lluvia ha provocado, por el momento, que las visitas hasta el antiguo Mercado Medieval del entorno de la Calahorra se reduzcan en comparación con ediciones anteriores, cuando al mediodía se llenaba de gente. Sin embargo, hay para quienes la lluvia no representa impedimento alguno y han decidido adentrarse en el mundo de las Tres Culturas bajo el paraguas.

Entre ellos, Carmen, una mujer de mediana edad que está de excursión con otras tres amigas. "Venimos desde Linares (Jaén) y, desde la agencia de viajes nos dijeron que había este mercado y hemos venido", explica Carmen, para quien la lluvia no es un inconveniente. Es más, asegura que están deseando ya "picotear algo por aquí porque huele que alimenta". 

Un grupo de mujeres compra en uno de los puestos de la feria temática. Un grupo de mujeres compra en uno de los puestos de la feria temática.

Un grupo de mujeres compra en uno de los puestos de la feria temática. / El Día

Y vaya que si huele porque en los puestos gastronómicos que forman parte de esta feria temática -alrededor de 150- se puede encontrar desde un plato de gambas e, incluso, una suculenta mariscada, a un kebab, pasando por la carne, como platos de cerdo ibérico al punto. En este caso, los trabajadores de estos puestos se afanan por buscar clientes y recordar que aún hay mesas vacías. 

Y junto a la comida, otra característica de esta cita con la renovada historia medieval en Córdoba son los puestos de, por ejemplo, plantas medicinales, como el que regenta Ildefonso Palomares, quien no recuerda cuántas veces han participado en este mercado. Procedentes desde la localidad de Ibros, en Jaén, anota que "siempre se viene con ganas a pesar de la lluvia". "Aquí hay mucho turismo y esperamos a que mañana -domingo- se recupere un poco", confía.

Por cierto, que entre las plantas medicinas que venden se encuentra la conocida como raíz del diablo "que es cicatrizante y regenerador de la piel", anota, al tiempo que añade que en su puesto también se pueden encontrar distintas variedades de té, además de gominolas artesalanes. 

Mientras tanto y cae la lluvia, la actividad intenta despegar en esta feria temática en la que las tres culturas que vivieron en Córdoba -cristiana, árabe y judía- vuelven a encontrarse al otro lado del río.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios