Córdoba

La cifra de menores que solicitan licencia para conducir ciclomotores baja un 42%

  • El descenso en el número de permisos ha traído como consecuencia una caída en los accidentes de este tipo de vehículos, que ha sido del 74% durante los últimos cinco años

Un joven circula con un ciclomotor por el centro de la ciudad. Un joven circula con un ciclomotor por el centro de la ciudad.

Un joven circula con un ciclomotor por el centro de la ciudad. / jordi vidal

Aunque pueda parecer lo contrario, la atracción de los menores de 16 años por conducir un ciclomotor va decayendo cada año. Así lo dicen las estadísticas de la Dirección General de Tráfico (DGT), que cada ejercicio recibe menos solicitudes de adolescentes para lograr ese permiso de circulación. Desde hace tiempo, la edad mínima para poder manejar un vehículo de menos de 50 centímetros cúbicos es de 15 años, pero lo dicho, cada vez son menos los que optan por ello. De hecho, en el último lustro el descenso de licencias en la provincia de Córdoba ha sido de más del 42%. En 2013, fueron 463 los menores de 16 años que obtuvieron el visto bueno de Tráfico para circular con un ciclomotor, una cifra que ha ido bajando progresivamente hasta las 267 licencias del último ejercicio, lo que revela el escaso interés por esta práctica de conducir estos vehículos de cilindrada reducida.

Encontrar una explicación a esa circunstancia no es fácil y ni siquiera la DGT se ha puesto manos a la obra todavía para determinar el porqué. No obstante, el responsable provincial de Tráfico, José Antonio Ríos Rosas, apunta algunas reflexiones que podrían estar detrás de este fenómeno. Así, señala a el Día que "no hay ningún estudio riguroso al respecto, pero a nadie escapa que el ocio de los adoslescentes ha ido cambiando con el paso de los años y con la posibilidad de otras alternativas".

A falta de estudios, desde Tráfico se apunta a que los jóvenes cambian su estilo de ocio

Ríos Rosas señala en este sentido que "habría que ver si ha habido un desplazamiento en el gusto de los jóvenes, que cuentan ahora con otras herramientas para sus relaciones, comunicación y ocio, como por ejemplo las redes sociales, con lo que es posible, con todas las reservas, que en ese nuevo contexto hayan perdido el interés por el ciclomotor, que siempre ha llamado la atención a los más jóvenes". En este sentido, el responsable provincial de Tráfico insiste en que ese cambio obedece más a las transformaciones de comportamiento que a otras cosas, ya que "la normativa y las exigencias para lograr esa licencia de conducción no han variado".

Otra estadística que avala esta circunstancia es el número de ciclomotores en circulación existente en la actualidad en la provincia y en la capital. Tráfico tiene contabilizados 53.503 de estos vehículos de 50 centímetros cúbicos, cuando a mediados del año pasado esa cifra era de 62.431. O, lo que es lo mismo, en sólo un año se ha producido una reducción del 14,3%. "Son ciclomotores que suelen quedar ya en desuso y se dan de baja en Tráfico, de ahí esa caída en el numero", precisa José Antonio Ríos Rosas, quien también apunta a que "es posible" que muchos conductores opten por cambiar su vehículo de dos ruedas "por otro de mayor cilindrada, ya que en ocasiones el mercado y los precios posibilita esa operación".

Pero si hay menos adolescentes que deciden solicitar el permiso para conducir ciclomotores, la consecuencia es también que la siniestralidad se reduzca. Las estadísticas facilitadas al respecto permiten ver la evolución desde 2011, año en el que se contabilizaron en Córdoba 39 accidentes en los que estaban implicados jóvenes de entre 15 y 17 años con el permiso AM. Desde entonces, ese apartado ha ido bajando paulatinamente, hasta los 11 siniestros del pasado ejercicio, lo que supone una caída del 71,8%, un descenso muy considerable.

Existen además otras mediciones sobre accidentes, en los que se analiza la lesividad de los conductores de ciclomotores entre 15 y 17 años. Los datos disponibles abarcan también desde el año 2011 y se ve reflejado igualmente que cada vez son menos los que se ven afectados por estos accidentes. Hace siete años se anotaron 54 víctimas, de los que una falleció, cinco necesitaron de hospitalización y 48 no precisaron de atención en un centro sanitario. A partir de ahí, cada ejercicio ha ido reduciéndose el número de heridos, salvo un leve repunte en 2014 y una víctima mortal que se produjo en 2016. Sin embargo, el descenso más pronunciado fue el de 2017, con sólo 14 heridos menores de edad en accidente de ciclomotor y, además, ninguno de ellos tuvo que ser hospitalizado. Eso significa que en poco más de siete años la siniestralidad entre los jóvenes de entre 15 y 17 años que conducen estos vehículos ha descendido un 74%.

A todo ello se suman las campañas de control de motos y ciclomotores que puntualmente ponen en marcha los agentes de la Guardia Civil de Tráfico, a las que también se han sumado muchos ayuntamientos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios