MARTINA VELARDE | CANDIDATA DE UNIDAS PODEMOS “Somos la única alternativa de cambio”

  • Asegura que Pedro Sánchez en solitario o con Ciudadanos no habría acometido medidas como la subida del salario mínimo interprofesional

Martina Velarde, antes de la entrevista Martina Velarde, antes de la entrevista

Martina Velarde, antes de la entrevista / Laura Martín

Comentarios 0

–Es de Podemos, trabaja en Ganemos y es la candidata de Unidas Podemos al Congreso, ¿no son demasiados roles?

–Para nada. Todos estamos en el mismo barco, persiguiendo el mismo objetivo. Soy de Podemos desde que nació, desde las Europeas y, como miembro del Consejo Ciudadano, decidimos apoyar a Ganemos en las elecciones municipales. El hecho de que trabaje ahí es porque tenemos los mismos objetivos para Córdoba. Lo raro sería que estuviese trabajando con el PP.

–Esa unidad que ve tan normal ha sido imposible en Córdoba para las municipales.

–Es muy fácil llegar a acuerdos a nivel estatal, incluso a nivel autonómico, porque las competencias que tiene un Congreso o Parlamento autonómico tienen su consecuencia en unos programas muy similares. Sin embargo, cuanto más te acercas a lo local, cada uno puede tener una manera distinta de entender qué políticas pueden ser mejores para su ciudad. Pero no pasa nada. Yo sé que al final somos fuerzas hermanas y se llegará a acuerdos.

–¿Cree que eso lo puede entender el votante?

–Sí. En lo local más que en otros ámbitos. Hay mucha gente que no vota a siglas, sino a personas. Entonces sí se puede entender perfectamente que en los proyectos de ciudad haya diferencias y tampoco pasa nada. ¿Que me gustaría que hubiese unidad amplia? Sí. Pero llegado este momento hay que respetar las decisiones de cada fuerza política y después remar conjuntamente, que eso me consta que va a pasar.

"Hay mucha gente que no vota a siglas, sino a personas"

–¿Está influyendo ese polémico proceso que se ha vivido en esta campaña?

–No. Estoy gratamente sorprendida, contenta, porque estamos muy unidas las tres fuerzas políticas que conformamos esta candidatura y hemos trabajado conjuntamente en todo. Nos reunimos cada dos días, hemos ido juntos a municipios, a mesas informativas, a todos los actos que estamos cerrando. Unidas Podemos es la única alternativa ahora mismo de país y en esas estamos sin ninguna duda ni fricción.

–Sus medidas económicas son siempre muy cuestionadas por su viabilidad. Ahora proponen una nueva subida del salario mínimo de 1.200 euros.

–Cada vez que proponemos una medida económica se cuestiona. Estamos cansadísimas de escuchar no se puede. Subir el salario mínimo a 1.200 euros significa que la economía circule y que, en contra de lo que se dice, lleguemos al nivel de los países europeos donde se ha demostrado que, cuando se ha subido el salario mínimo, la gente mejora su calidad de vida, puede tener un proyecto de futuro y se mueve la economía. También se cuestionan nuestras propuestas sobre las pensiones. No es que no haya dinero, no es que el sistema de pensiones no sea sostenible, sino que el dinero no se está recaudando de donde se tiene que recaudar ni invirtiendo donde hay que invertirlo. Nuestra alternativa es incrementar los impuestos a las grandes fortunas, los artículos de lujo, pedirles a los bancos que nos devuelvan los 60.000 millones de euros para tener una banca pública y accesible.

–Y en materia de infraestructuras, ¿qué proyectos considera prioritarios para Córdoba?

–La N-432 es una de las cuestiones que más nos preocupa. La siniestralidad ahí es absolutamente demoledora. También nos parece fundamental recuperar el ferrocarril. Se nos están vaciando los pueblos de la provincia. Primero porque no hay empleo y, segundo, porque los productos agrícolas y ganaderos se están vendiendo casi a precio de costo. Tenemos que apostar por el ferrocarril como el Cercanías de Villa del Río a Palma del Río en lugar de por tramos de AVE como el baipás de Almodóvar. Eso nos haría que pudiésemos conectar más con la ciudad y que la gente si quiere se quede en su pueblo aunque estudie o trabaje fuera en algún momento. Podemos hacer grandes inversiones en un aeropuerto o en una vía de AVE, pero eso a la gente de Córdoba no le beneficia en absolutamente nada.

–¿Qué piensa cuando se compara a Vox con el fenómeno que en su día fue el 15M y Podemos?

–No tiene nada que ver. Nosotros llegamos después de una crisis estafa de la que no hemos salido, con una desafección política evidente, surgimos de la indignación, de querer un país mejor, sin corrupción, porque la sociedad iba hacia atrás. Lo de ahora no viene de ahí. Normalmente cuando surgen movimientos de izquierda se responde con otros movimientos para intentar frenarnos.

"Cuando surgen movimientos de izquierda se responde con otros movimientos para intentar frenarnos"

–Pero hay gente que votó a Podemos y ahora votará a Vox.

–Hay gente que no está politizada o ideologizada o ni siquiera a veces nos leemos los programas. Muchas veces cuando no se ha votado a los partidos tradicionales ha sido como voto de castigo, sin importar mucho a quien fuera el voto. No tienen ideológicamente una mentalidad de ultraderecha ni a lo mejor tampoco de izquierda.

–Parece que hay dos bloques muy diferenciados en estas elecciones, ¿qué papel tiene Unidas Podemos en este escenario político?

–Somos la única alternativa de cambio. Solo tenemos que comprobar que cuando Pedro Sánchez ha sido presidente las medidas más progresistas y los acuerdos de presupuestos más progresistas han sido propuestas de Unidas Podemos. Sánchez en un gobierno en solitario o con Ciudadanos nunca lo habría hecho.

–A nivel estatal se habla abiertamente de pactar con el PSOE, sin embargo en Andalucía se vetó esa posibilidad.

–El PSOE de Andalucía no es el mismo que a nivel estatal. El PSOE de Andalucía ha estado gobernando 40 años y está pendiente de una causa judicial por corrupción. Ya conocemos las políticas que ha estado haciendo Susana Díaz y, por eso entiendo que cuando se preguntó a los inscritos los compañeros dijeran que no a un pacto, pero la respuesta fue distinta a nivel nacional.

–Su partido es Unidas Podemos pero su líder, Pablo Iglesias, está perdiendo apoyos en los colectivos feministas.

–Pablo es solamente la cara visible, que está hoy y mañana no va a estar. Todos los partidos pecan, y no exculpo al mío, de tener ciertas líneas patriarcales, pero sí hemos intentando revertirlo y es un aprendizaje. Tanto Pablo como el resto de compañeros están cada días más concienciados para que el feminismo esté en el centro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios