empleo | datos del informe 'perspectivas de los alumnos sobre empleabilidad futura'

El 51,3% de los jóvenes aspira a convertirse en funcionario

  • Más del 83% de los adolescentes está dispuesto a trabajar en otro país y un 64,4% se considera emprendedor

  • El 29,6% cree que cobrará un sueldo de entre 1.500 y 2.000 euros

Un grupo de jóvenes pasea por la plaza de Las Tendillas. Un grupo de jóvenes pasea por la plaza de Las Tendillas.

Un grupo de jóvenes pasea por la plaza de Las Tendillas. / el día

Eso de ser empresario, trabajar por cuenta propia o en una compañía tras acabar los estudios universitarios no está en la cabeza de más de la mitad de los adolescentes de Córdoba. Lo que quieren es ser funcionario y contar con un sueldo fijo para toda la vida. En concreto, se trata de una aspiración del 51,3% de los jóvenes cordobeses de Secundaria y Bachillerato, tal y como se desprende del informe E2: Perspectivas de los alumnos de enseñanzas medias sobre empleabilidad futura y mercado de trabajo, elaborado por la Cámara de Comercio de Sevilla. En concreto, el estudio parte de una muestra en la que se han consultado a 6.670 estudiantes de entre 15 y 18 años, que cursan cuarto de Secundaria y primero y segundo de Bachillerato, tanto en centros públicos como de carácter concertado. Los cuestionarios se realizaron entre los meses de octubre de 2017 y mayo de este año y en él han participado centros de enseñanzas medias de Sevilla, Córdoba, Cádiz, Huelva, Badajoz y Cáceres.

En el caso de Córdoba, los datos evidencian -al igual que en la mayor parte de las localidades citadas- que el mundo empresarial no convence a todos los jóvenes. Así, mientras que más de la mitad quiere trabajar en la Administración pública por aquello de la estabilidad laboral como gancho, un 25,6% afirma que en el futuro le gustaría ser empresario y montar su propio negocio, mientras que un 23,1% aspira a trabajar para una empresa de otra persona. La visión de la familia sobre el futuro laboral de sus hijos también se pone de manifiesto en los resultados de la encuesta, ya que un 57,4% de los adolescentes cordobeses confiesa que lo que le gustaría a su familia es que fuera funcionario con un empleo fijo para toda la vida, mientras que un 27,2% prefiere que sea empresario y cree su propia compañía. El 15,3% de los jóvenes asegura también que lo que gustaría a su familia es que trabajara para la empresa de otra persona.

El 57,4% asegura que a su familia le gustaría que trabajara en el sector público

A pesar de ello, el espíritu emprendedor está latente entre estos futuros trabajadores, puesto que el 64,4% manifiesta que le gustaría serlo, frente al 35,6% que lo rechaza.

Lo que sí tiene claro la mayoría -el 82,8%- es que quiere realizar un grado universitario, mientras que sólo un 9,8% opta por un ciclo de grado superior y un 1,4% por uno de grado medio, mientras que 6.105 afirma que quiere realizar "otros estudios", pero no indica cuáles. Respecto al lugar en el que desarrollar estos estudios, el 61,7% se decanta por centros públicos y un 6,9% por los de carácter privado. Además, un 31,4% reconoce que primero intentará acceder a uno público, pero no descarta el privado.

Lo que también tienen claro los jóvenes de Córdoba son los campos profesionales en los que quieren trabajar. En este caso, es el sector de la educación el mayoritario -lo que incluye en la mayoría de los casos ser funcionario, aunque existe la opción de los centros concertados- con un apoyo del 18,6% de los consultados. En segundo lugar aparece la sanidad, con un 17,30%, mientras que uno de cada diez muestra su intención de trabajar en el sector de defensa.

Eso de emplearse en el sector de lo que se estudia es otra de las cuestiones incluidas en el estudio y el 66,1% de los jóvenes manifiesta que una vez que concluya su etapa formativa encontrará un empleo en ese mismo área. Sin embargo, un 32% considera que "lo intentará, aunque lo ve difícil". Por su parte, en 1,19% es muy tajante y asegura que no, pero no quiere renunciar a estudiar lo que le gusta.

Y aunque ninguno de ellos ha llegado aún al mercado de trabajo, sus respuestas evidencian que eso de encontrar un empleo requiere tiempo. Así, un 39,6% cree que tardará entre seis y doce meses, mientras que un 30,5% entre uno y dos años. Los más optimistas consideran que se pondrán a trabajar en menos de seis meses, mientras que en el extremo contrario se encuentra un 8,5% de los encuestados que afirma que tardará más de dos años. El salario mensual es otra de las cuestiones incluidas en el estudio. En este caso, el 31,6% de los jóvenes cordobeses piensa que va a cobrar entre 1.000 y 1.500 euros al mes, mientras que un 29,6% lo eleva de 1.501 a 2.000 euros.

Pero, ¿a qué categoría empresarial aspiran todos ellos? Pues según sus respuestas, el 29,6% confía en obtener un mando intermedio, mientras que un 16% confía en ser director.

Otro de los datos que añade el informe es que los jóvenes, por el momento, no tienen reparos en irse al extranjero para trabajar, ya que un 83,4% asegura que está dispuesto a ello, frente a un 16,6% que lo rechaza.

También confían en que van a tener más oportunidades laborales que sus padres, en concreto, un 69,2%, mientras que un 30,8% considera que no. Se trata de una respuesta que continua con el hecho de que el 68,8% considera que el desarrollo de su vida será más fácil que la de sus progenitores.

Lo que también tienen muy claro los adolescentes cordobeses es que las profesiones son independientes al género de trabajador, tal y como señala el 75,3% de los encuestados, mientras que un 20,4% considera que sí existen profesiones vinculadas "pero no renunciaría a ella si me gustaran".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios