Córdoba

De la huerta al puesto del mercado

  • Algunos fruteros venden productos cultivados por ellos mismos, lo que pemite reducir los preciosl natural Estas frutas y verduras se siembran a pequeña escala y los hortelanos no utilizan productos químicos para su cultivo

Que la economía no está pasando por un buen momento no es ninguna novedad. La inflación se está dejando notar en todos los sectores. Aunque es posible evitar las compras que implican una inversión elevada, como la adquisición de un vehículo, hay productos que son de primera necesidad de los que no se puede prescindir. Los alimentos básicos, como el pan o la leche, han aumentado su valor considerablemente a lo largo de los últimos meses. Lo mismo ha sucedido con los productos de la huerta, que han alcanzado un precio que en algunos casos resulta desorbitado. Este incremento se debe, fundamentalmente, al alza del precio del combustible. Para Juan Cañete, propietario de la frutería Mari Carmen, el problema de la subida de precios reside en que "la demanda ha aumentado considerablemente, lo que provoca que los almacenes vendan en cantidad a los grandes importadores extranjeros, mientras que aquí se quedan los productos de menor calidad y más caros" .

Juan ofrece a sus clientes productos de cultivo propio. Al quedar eliminados los intermediarios, los comerciantes se permiten reducir el precio de hortalizas y frutas y de este modo hacen frente a la competencia del mercado. No obstante, el dueño de Frutas Mari Carmen sostiene que "la ganancia final es la misma, aunque los clientes sí que lo notan, ya que pagan menos". Esta práctica, muy común hasta hace algunas décadas, se está perdiendo gradualmente. Juan apunta que el motivo reside en que "es complicado llevar los cuidados de la huerta y un negocio a la vez".

Berenjenas, calabacines, melones, pimientos, patatas... en la frutería de José Crenes, en Ciudad jardín, son muchos los productos que el propio dueño cría en su campo, desde hace ya más de cuarenta años. "El aspecto algunas veces es peor que el del resto de frutas y verduras, pero respecto al sabor no hay comparación: es mucho mejor el mis sembrados, porque no uso ningún tipo de productos químicos y los riego con un agua muy rica". Así lo corrobora Ángeles, clienta asidua de José, que afirma que "sus naranjas son las mejores que he probado".

Por el momento, en las fruterías no se ha percibido un descenso de las ventas. "La fruta se sigue comiendo, aunque es cierto que la gente se lleva ahora menos cantidad, lo necesario, para que no se estropee la compra del día", advierte Virginia Martínez, de la frutería J. Alonso. Y es que a manjares recién salidos de huerta no hay que resistirse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios