Córdoba

Las gasolineras se preparan para el impacto

  • Desde la Asociación de Estaciones de Servicio aconsejan la renovación del parque de vehículos

Gasolinera de avenida Libia. Gasolinera de avenida Libia.

Gasolinera de avenida Libia. / El día

La tasa sobre el diésel tiene un impacto importante en los usuarios y, sobre todo, en el sector de las gasolineras. El presidente de la Asociación de Estaciones de Servicio, Rafael Larrea, afirma que " el impacto que una subida de la fiscalidad sobre el diésel tiene en el sector de las estaciones de servicio es importante, principalmente, porque en ocasiones el consumidor no repara en el hecho de que la mayor parte del precio de los carburantes se corresponde con los impuestos que gravan el producto". Además, incide en que "el hecho de que el consumidor no sea consciente de este hecho tiene un coste importante en materia de imagen para los empresarios de estaciones de servicio".

Larrea hace hincapié en que "el margen del gasolinero es muy estrecho", por lo que, como distribuidores, "es posible que nos enfrentemos a más solicitudes de crédito por parte de nuestros clientes". Respecto al bolsillo del consumidor expresa que "en el caso de Córdoba, supondría que el precio del diésel aumentaría entre 12 y 13 céntimos", debido a la imposición de una tasa que, a su juicio, implica "una subida de impuestos profundamente injusta y regresiva", considerando que "el problema se encuentra en la disparidad en el tratamiento fiscal de las diferentes fuentes energéticas" por parte del Ejecutivo.

A esta tasa se le suma un cambio en la denominación de los combustibles, persiguiendo la unificación dentro de la Unión Europea. El nuevo etiquetado "ni sustituye ni modifica la información que se facilita en la actualidad en las estaciones de servicio. Aunque, eso sí, dicho requisito supone otro coste para el sector, ya que al tratarse de etiquetas homologadas a nivel europeo se han de adquirir de forma obligatoria en la entidad Aenor, que es la única autorizada en España para su difusión", afirma Larrea, que especifica el panorama al que se enfrentan los vendedores de combustibles con los constantes cambios en las normativas. El presidente de las Estaciones de Servicios asegura que "no me atrevería a decir qué se podría cambiar, más allá de que nos gustaría que, como es lógico, los productos que vendemos estuvieran gravados con los menores impuestos posibles".

Desde la asociación abogan por el uso de nuevas formas de energía, aunque especifican que "nos gustaría que la fiscalidad para todas ellas fuera la real y no estuviera distorsionada artificialmente para favorecer unas fuentes de energía con respecto a otras". Para Larrea, parte de la solución pasa por " incentivar la renovación del parque móvil", al igual que "potenciar la adquisición de vehículos a gas e híbridos, que son una alternativa real y fácilmente incorporable a las infraestructuras existentes". Además, presidente señala que se trata de "un negocio en el que es muy complicado reducir costes", siendo los impuestos una complicación, pero siempre buscan "contribuir al desarrollo económico y social del país".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios