Izabela Zych | Doctora en Psicología “En las familias ya se transmiten algunas ideas extremistas”

  • Va a dirigir un estudio sobre el ciberodio en Andalucía entre el alumnado de Secundaria

  • Sostiene que la radicalización es una de las principales amenazas para la democracia y la paz

La doctora en Psicología, Izabela Zych, en la Facultad de Ciencias de la Educación. La doctora en Psicología, Izabela Zych, en la Facultad de Ciencias de la Educación.

La doctora en Psicología, Izabela Zych, en la Facultad de Ciencias de la Educación. / Juan Ayala

Lleva casi una década en la Universidad de Córdoba (UCO), a la que accedió tras ganar su plaza en concurso público. Antes de llegar a la UCO, Izabela Zych –Bielsko-Biaza (Polonia), 1983–, hizo un año de Erasmus en la Universidad de Granada, donde se doctoró en Psicología. Asegura que cuando empezó a estudiar esta carrera en la Universidad de Cracovia su idea era “ayudar a las personas a cambiar a mejor, a cambiar su conducta”. Ahora es la responsable de llevar a cabo un estudio que va a ser pionero en España sobre el ciberodio y que se va a desarrollar en toda Andalucía durante dos años.

–La Fundación del Centro de Estudios Andaluces ha seleccionado el proyecto Factores de riesgo y de protección contra el ciberodio en la escuela secundaria andaluza, que va a dirigir. ¿Cómo surgió la idea de poner en marcha este estudio?

–La idea del proyecto se fue gestando desde hace unos años. Hay algunos estudios muy incipientes que muestran la importancia del ciberodio. También porque en estos momentos el mundo, no solo en España, está sufriendo el auge del populismo de muchas ideas que a veces pueden ser radicales, a veces extremistas. De hecho, todo lo que tiene que ver con el extremismo y la radicalización es una de las principales amenazas para la democracia y para la paz en las sociedades modernas. A su vez, con el desarrollo de las tecnologías, nos hemos ido dando cuenta de que la radicalización o la posibilidad de difundir mensajes de odio, que siempre han existido, ahora mismo no tiene fronteras, ya no tiene límites. Además, el ciberespacio es un medio completamente diferente a lo que conocíamos antiguamente. Quizá antes sí existía ese discurso de odio, pero podía llegar a pocas personas. Por ejemplo, alguien emitía esos mensajes en el bar del pueblo y a lo mejor le llegaba a los cuatro vecinos y, además, no era muy fácil juntar a muchas personas que tuvieran ideas parecidas. Sin embargo, internet es un medio nuevo que se ha desarrollado, que tiene muchas ventajas y es maravilloso y es un medio para muchas nuevas oportunidades, pero también es un medio para estos fenómenos diferentes y tan nuevos.

–Pero el ciberodio, ¿qué es?

–Bien, se puede definir como mensajes de odio contra algunos grupos de personas, por ejemplo, contra los inmigrantes, contra un género u otro, mensajes xenófobos, racistas. Son mensajes que ponen en riesgo la sociedad inclusiva.

–Alude a los populismos. En el caso de España, ¿cree que su aparición puede generar ciberodio entre los partidarios de unas tendencias u otras?

–En realidad, creemos que es una especie de círculo vicioso. Es decir, ese tipo de populismos en situaciones de cara a cara puede generar esas ideas y también expresarse por internet y se pueden difundir mucho más y, así la sociedad empieza a ser más populista. En realidad, creemos que lo vamos a comprobar con el estudio y que muchas de esas ideas surgen a través de internet.

–El proyecto se va a centrar en el ciclo de Secundaria, ¿esas ideas pueden comenzar a gestarse en la adolescencia?

–Nos queremos centrar en Secundaria porque entendemos que es tremendamente importante educar a la sociedad para que no llegue a más. Queremos describir este fenómeno, empezar ya en la escuela para después hacer una propuesta de medidas que se pueden tomar para intentar erradicarlo y disminuirlo lo máximo posible. En Secundaria ya se da, por supuesto. Nuestros adolescentes, por suerte y por desgracia, manejan mucho internet, tienen una parte importante de su vida en la red. Todo lo que pueden hacer, tanto bueno como malo, en situaciones cara a cara también lo hacen en internet, quizá más que otros grupos de edad.

–¿Qué tipo de preguntas se van a realizar en este estudio?

–Vamos a preguntar sobre algunos factores familiares, por el ambiente en la escuela, factores de iguales e individuales, como competencias socioemocionales o moral. Y después, diferentes posibles factores de riesgo que tendrán que ver con otro tipo de victimización o agresión y, por supuesto, nuestro eje central, que va a ser el ciberodio. También vamos a preguntar si por un lado emiten ese tipo de mensajes, si han sido víctimas y si han sido testigos, dónde ocurre, en qué contextos; y sobre algunos factores relacionados con internet, como por ejemplo si interactúan con los grupos de personas que tienen ideas muy parecidas.

Izabela Zych, en una de las aulas de la Facultad de Ciencias de la Educación. Izabela Zych, en una de las aulas de la Facultad de Ciencias de la Educación.

Izabela Zych, en una de las aulas de la Facultad de Ciencias de la Educación. / Juan Ayala

–¿Qué método de trabajo se va llevar a cabo?

–El estudio se va a hacer durante dos años y va a ser en toda Andalucía; en centros públicos y privados. Se hará una muestra representativa y aleatoria y serán 20 centros y de cada uno participarán cien alumnos. La primera encuesta se llevará a cabo en septiembre y octubre y la segunda, con esos mismos alumnos, en mayo y junio. Es un estudio muy ambicioso porque vamos a recoger datos dos veces. Va a ser un estudio longitudinal prospectivo.

"El estudio se va a hacer durante dos años y va a ser en toda Andalucía"

–¿Existe un perfil determinado de quien comete este tipo de actos?

–Hay muy pocos estudios al respecto y con este vamos a descubrir los factores de riesgo y los de protección. Describir un perfil no es fácil porque son fenómenos multicausales y complejos. Por eso, esperamos poder describir estos factores de riesgo y de protección.

–¿Cuáles pueden ser esos factores?

–En base a la literatura científica sobre fenómenos parecidos, vamos a describir, por ejemplo, las competencias socioemocionales y esperamos que su alto nivel sea protector contra este tipo de problemática. También vamos a profundizar en todo lo que tiene que ver con la familia, una educación adecuada, el entorno escolar y la convivencia; pensamos que será protectora. Después habrá factores de riesgo, seguramente, por ejemplo, todo lo que tiene ver con el bullying o el ciberbullying. Pensamos que algunos otros episodios de violencia pueden causar más violencia en otros medios.

–Se ha referido a motivos multicausales, pero ¿cuáles son esas causas?

–Normalmente trabajamos con el modelo ecológico, que incluye las causas que tienen que ver con algunas características individuales, pero también con relaciones interpersonales y el contexto. Sería un individuo, luego podríamos hablar de relaciones interpersonales, por ejemplo, en el caso del alumno con sus iguales, después estaría la familia y todo lo que tiene ver con los estilos parentales, con la relación que tienen con sus padres y familiares. También tenemos el ámbito escolar, incluyendo al profesorado, que es fundamental en estos fenómenos y, finalmente, el contexto más amplio, como puede ser todo lo que tiene ver con la situación política y algunas tensiones sociales que se viven hoy en día. En este caso en concreto, que es un fenómeno muy específico, también hay factores de internet en sí que son importantes.

–¿Podría citar algunos?

–Hay una característica que hace a internet muy único y, en este campo, los investigadores lo llamamos la burbuja, en la que la persona recibe a través de los filtros de internet información constantemente que está de acuerdo con sus propias ideas. Si, por ejemplo, una vez busco inmigrantes cometiendo delitos, es mucho más frecuente que luego me llegue más información que me bombardea. Entonces, empiezo a percibirlo como algo normal, como algo habitual y, a su vez, es algo común encontrar grupos de personas en internet que comparten ideas. Hay veces que pueden ser las habituales, las que tenemos las personas en situaciones cara a cara, pero otras son extremistas y es mucho más difícil encontrar otras personas extremistas a la cara. Así, una persona se encuentra en una burbuja e interactúa constantemente con otras que tienen las mismas ideas y, además, está siendo bombardeada por noticias relacionadas con sus ideas previas.

–Supongo que las medidas que surjan de ese estudio servirán para pinchar esa burbuja.

–Eso esperamos. Nuestra idea es elaborar una guía, unas estrategias de actuación para poder, de alguna forma, romper esta burbuja.

–También ha aludido a la familia, ¿qué papel juega en todo esto?

–La familia es fundamental y es muy importante tener en cuenta los valores que transmite. Muchas veces en las familias ya se transmiten algunas ideas extremistas, ideas racistas u homófobas y, si eso ocurre, el chico o la chica tiene mucho mayor riesgo de desarrollarlas o asumirlas como suyas. Después está el tema de la supervisión familiar. La familia tiene que saber lo que hacen sus hijos no solo en situaciones cara a cara, sino también en internet.

"La familia es fundamental y es muy importante tener en cuenta los valores que transmite"

–Como experta en la materia, ¿cree que la familia tiene que limitar el uso de internet en alguna franja de edad?

–Lo primero que tiene hacer la familia es supervisar. En realidad, el mundo virtual se parece mucho al mundo que tenemos en situaciones cara a cara. Si la familia necesita saber qué está haciendo su niño o su niña de 12 o 13 años, si quiere saber con quién habla, a qué se dedica, qué actividades realiza, pues cuando no está en casa también debería saberlo en internet.

–Y todo esto, ¿cómo se gestiona en los centros educativos?

–La escuela es también fundamental. Lo importante es que construya lo que llamamos la convivencia escolar. Un clima escolar en el que hay compañerismo, valores de solidaridad, valores de conducta y relaciones prosociales, donde queda claro que herir al otro no está bien. Y esa educación es la que se tiene que dar al alumnado cada día. No es suficiente que se celebre el Día de la Paz un día, que está muy bien, sino que es algo que se tiene que hacer todos los días. El profesorado, por un lado, tiene que ayudar al alumnado a que ellos mismos construyan esas relaciones interpersonales deseables y positivas y, también servir de modelo de buena conducta para que el alumnado pueda seguirlos como líder.

–Entonces, la familia y el centro educativo tienen que ir de la mano en este aspecto.

–Totalmente. La relación entre la familia y la escuela es también muy importante para poder proporcionar una educación íntegra y completa para que estos jóvenes se conviertan en futuros ciudadanos del mundo con competencias, no solo académicas, sino también con competencias para poder relacionarse con los demás de una forma adecuada.

Un momento de la entrevista en el despacho de la doctora en Psicología. Un momento de la entrevista en el despacho de la doctora en Psicología.

Un momento de la entrevista en el despacho de la doctora en Psicología. / Juan Ayala

–Una persona que comete actuaciones de ciberodio, ¿ha sido ya víctima de estos ataques de manera previa?

–Es una cuestión que vamos a investigar. Lo que sí es verdad es que en los estudios sobre la conducta antisocial y la violencia se recoge que estas conductas se articulan en patrones. Es muy común que una persona que ejerce un tipo de conducta antisocial también, a su vez, ejerce una conducta problemática.

–Después de los proyectos que ha llevado a cabo el Laboratorio de estudios sobre convivencia y prevención de la violencia, ¿hay ya medidas que se puedan llevar a cabo para frenar este tipo de actuaciones?

–Conocemos muchos de los factores de protección y de riesgo y lo que hay que hacer básicamente es incrementar y trabajar para fomentar esos factores de protección y disminuir al máximo los factores de riesgo.

–¿Cuándo hay que empezar la prevención?

–Yo empezaría desde el embarazo porque ya sabemos que puede haber algunos factores de riesgo que hacen que el desarrollo del individuo no sea óptimo. Hay algunos estudios que se están llevando a cabo en esa línea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios