Educación

Familias de alumnos del instituto Trassierra denuncian que no se cumplen las medidas anticovid en varias aulas

  • Un grupo de padres y madres de estudiantes de cuarto de Secundaria del centro de la capital critican que se ha suspendido la enseñanza sincrónica para este nivel

  • El claustro de profesores esgrime en un escrito como razón para volver a la presencialidad completa la "bajada del rendimiento académico"

Alumnos en un instituto con medidas anticovid. Alumnos en un instituto con medidas anticovid.

Alumnos en un instituto con medidas anticovid. / Mariscal / Efe

Las familias de los alumnos del curso de cuarto de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) del instituto Trassierra de Córdoba capital han denunciado las condiciones en las que sus hijos tienen que dar clase, sin que se cumplan las medidas anticovid, teniendo en cuenta, entre otras cosas, que no se garantiza la distancia de seguridad.

El grupo de madres y padres ha asegurado que el claustro de profesores ha eliminado el modelo de enseñanza sincrónica en este nivel, esto es, que parte del alumnado pueda seguir las lecciones desde casa para que las aulas no se saturen.

Según ha informado este grupo de familias, fue el pasado 17 de diciembre cuando se les comunicó la decisión de revertir la modalidad de enseñanza sincrónica, el cual se aplicaba desde el inicio de curso como medida para garantizar la seguridad frente al coronavirus.

En ese comunicado, han explicado las familias, se les informaba de que la vuelta a clase tras las vacaciones de Navidad sería presencial alegando que "los motivos que llevaban a tomar esa decisión son variados, pero sobre todo cuenta, según expresa la mayoría de profesores y profesoras, el compromiso de aprovechamiento de las clases para que todos puedan superar los criterios de calificación aprobados para cada asignatura y la intención de no dejar a nadie atrás".

Por lo tanto, desde el 8 de enero los alumnos de cuarto de la ESO del Trassierra acuden a clase de manera presencial en horario completo, dado que las órdenes que emite el claustro son de obligado cumplimiento.

Esta medida, han asegurado, genera en los padres y madres "preocupación y desconcierto a partes iguales" dado que, han añadido, los mismos profesores abogaron a principios de curso por cambiar de modelo educativo para generar un "entorno escolar seguro en las condiciones dadas de espacios e infraestructuras y con el personal disponible" en aquellos momentos.

Según estas familias, en las distintas reuniones que se han mantenido con la dirección del centro, en el Consejo Escolar e incluso con la propia Delegación de Educación se les ha informado de que "no era posible establecer el modelo de educación presencial" para los alumnos de cuarto de Secundaria, de primero de Bachillerato y de los ciclos formativos.

La razón, han recordado, que no se dispone "de los medios humanos, físicos ni materiales necesarios para cumplir con las medidas sanitarias establecidas en la Instrucción del 3 de septiembre de 2020 de la Consejería de Educación", recogidas también en el protocolo covid elaborado por el propio instituto.

En esas reuniones se trasladó que el único modelo viable era el de enseñanza sincrónica, modalidad a través de la cual se conseguía bajar la ratio de alumnos (y por tanto la posibilidad de contagio de infección por coronavirus) tanto en el aula como en el centro en general. 

Otra de las comunicaciones que se les emitió a las familias en su momento era que la dotación de profesores de refuerzo covid que la delegación había dispuesto para el centro se habían distribuido entre los cursos de primero, segundo y tercero de la ESO, así como segundo de Bachiller, sin ampliaciones para el resto de cursos o niveles (para los que se optaba por esa enseñanza sincrónica).

Carencias

En definitiva, lo que los padres y madres de estos alumnos denuncian es que sus hijos tengan que acudir a clase de forma presencial sin que se garanticen las medidas de seguridad y en un periodo en el que los casos de coronavirus están disparados de nuevo.

"Somos conocedores de que las carencias iniciales del centro siguen a día de hoy sin estar subsanadas, dando lugar tras la reincorporación presencial y diaria de los alumnos a situaciones preocupantes desde el punto de vista sanitario", han alertado las familias, que aseguran que en determinadas aulas la distancia entre alumnos ni siquiera supera los 15 centímetros (cuando lo recomendado es metro y medio).

Este grupo de familias entiende que la decisión tomada por el claustro obvia los consejos sanitarios y la norma vigente y critica que el "único argumento" que se dé para tomar la decisión sea "la bajada del rendimiento académico sin tener en cuenta el riesgo sanitario".

Los padres y madres han enviado un escrito con sus demandas a la Delegación de Educación y también se ha mantenido una reunión con la Inspección de Educación sin que, de momento, hayan obtenido respuesta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios