EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Córdoba

Agrónomos, Belmez y Ciencias del Trabajo son los centros de la UCO con más emprendedores

  • Un estudio refleja la evolución del alumnado de la Universidad para emprender un negocio

  • Un 10,3% asegura que montará una empresa al finalizar sus estudios superiores

Alumnos de la UCO en el Campus de Rabanales. Alumnos de la UCO en el Campus de Rabanales.

Alumnos de la UCO en el Campus de Rabanales. / Juan Ayala

Los estudiantes de la Escuela de Agrónomos, la Facultad de Ciencias del Trabajo y la Politécnica Superior de Belmez lideran en intención de emprendimiento en la Universidad de Córdoba (UCO). Estos son los resultados del estudio realizado por el Grupo de investigación SEJ063 de Dirección de Empresas y Economía Aplicada de la institución académica sobre las capacidades e intenciones de emprendimiento del alumnado de la UCO desde 2007 a 2018, un periodo en el que la situación socioeconómica ha pasado por grandes cambios y periodos de crecimiento y recesión que han influido en la empleabilidad y en el desarrollo de actividades empresariales de los jóvenes cordobeses, así como en su opinión y actitud hacia el emprendimiento.

El estudio recoge que un 55% de los jóvenes encuestados consideran deseable crear su propia empresa, una cifra similar a la de otras universidades, pero que ha ido en decadencia con el paso de los años. Algunos de los motivos más citados por alumnado para emprender son la independencia personal, la posibilidad de resolver una tarea o problema difícil, o la posibilidad de poner en práctica sus ideas personales. No obstante, dentro del cuerpo estudiantil de la UCO existe una creencia de que era más fácil emprender en el pasado, y que, con el paso del tiempo, han ido surgiendo más dificultades para crear una empresa.

La brecha de género en cuanto a intención de emprendimiento se ha ido reduciendo conforme se ha ido desarrollando el estudio, aunque siguen demostrando más ambiciones de emprendimiento los hombres. Por razón de edad, los estudiantes de más de 35 años son los más dispuestos a fundar su propia empresa, y este deseo está especialmente presente en Agrónomos), seguida de la Facultad de Ciencias del Trabajo y de la Escuela Politécnica Superior de Belmez. A la cola en esta escala se encuentran la Facultad de Filosofía y Letras y la de Medicina y Enfermería.

Como pregunta complementaria a la intención de crear una empresa, se consultó cuándo se aventurarían a hacerlo. En 2018, con una situación económica más favorable que en el anterior estudio, casi el 10% de los que responden que crearán empresas manifiestan que lo harán nada más terminar su formación.

Así, un 10,3% manifiesta la intención de crear una empresa al terminar sus estudios y aproximadamente un 16% manifiesta que lo hará en un horizonte mayor a cinco años. 

Además, las respuestas de 2018 muestran que aproximadamente en una cuarta parte (un 24,2%) consideran más fácil crear una empresa, ello evidencia que son más optimistas que en 2013 y se va reduciendo el pesimismo ante el miedo a las dificultades a crear empresas.

En el caso de los universitarios cordobeses, al recoger información sobre las motivaciones para la creación de empresa propia, se presentaron 20 afirmaciones a los participantes, quienes las clasificaron en escala de 1 (completamente en desacuerdo) a 5 (completamente de acuerdo). Entre los motivos detectados como motores de impulso hacia el emprendimiento se destacan: 

  1. Independencia personal (3,99)
  2. Posibilidad de resolver una tarea o problema difícil (3,98)
  3. Posibilidad de poner en práctica ideas personales (3,96)
  4. Sentirse parte de un equipo en búsqueda de un fin común (3,9)
  5. Colaborar en la búsqueda de soluciones a problemas comunes (3,88)
  6. Me agrada la idea de ser mi propio jefe (3,86)
  7. Me gusta enfrentar desafíos de los cuales puedo aprender mucho (3,85)

Por otra parte, los principales frenos a la hora de emprender siguen siendo los derivados de la situación económica del país, la falta de capital, las elevadas cargas fiscales y el miedo a fracasar.

Otro de los datos que incluye el estudio es que un 49,6% del alumnado tiene un familiar que es emprendedor. A pesar de ello, sólo un 12,7% de ellos asegura que se integrará en esa misma compañía al acabar sus estudios, mientras que un 4% lo haría en el plazo de uno o dos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios