Córdoba

Los estragos de las fiestas estivales, a raya

Dos jóvenes disfrutan del ocio veraniego con unos mojitos. Dos jóvenes disfrutan del ocio veraniego con unos mojitos.

Dos jóvenes disfrutan del ocio veraniego con unos mojitos. / d. s.

San Fermín y el Orgullo han abierto la veda. Con el verano bien entrado queda oficialmente inaugurada la temporada de fiestas patronales, ferias y verbenas. Toca volver al pueblo y recorrerse kilómetros para ver un chupinazo o la verbena de la infancia. Sin embargo, con tantos días de fiestas, los excesos comienzan a notarse en el cuerpo, tanto por fuera como por dentro. Para disminuir los efectos negativos de los excesos de las fiestas, es importante prevenir y preparar el cuerpo tanto por fuera como por dentro. Una alimentación adecuada y una buena preparación de la piel son sólo algunos de los consejos que la marca Kaiku comparte para disminuir los estragos fiesteros. Porque siempre una buena defensa es el mejor ataque.

Demasiadas horas al sol pueden pasar factura, ya que caemos en el error de beber únicamente cuando tenemos sed. Es importante hidratarse de forma regular para contrarrestar la pérdida de líquidos debido al calor. Un buen aliado es el café frío, ya que aporta una sensación refrescante y sus sabores y matices se intensifican. Además, alimentos cuyo contenido en agua sea muy alto son también una buena alternativa. La sandía o las espinacas, con casi un 93% de agua; seguida de la leche, los yogures y las manzanas, con un 85% de agua, son una buena opción.

El principal síntoma de la resaca, el dolor de cabeza, es fruto de la deshidratación, por las capacidades diuréticas del alcohol. Para contrarrestarlo, no sólo es efectivo tirar de analgésico, sino que también se hace imprescindible beber muchos líquidos y complementarlo con alimentos que hidraten. Para disfrutar de unas fiestas inolvidables, es importante no acabar quemados o con la piel maltratada. Para evitar problemas, conviene aplicarse protección 50 cada dos horas y fomentar el consumo de alimentos antioxidantes, que neutralizan la incidencia de los radicales libres de los rayos solares: tomates, gambas o salmón. Para la cara y ojos hinchados por trasnochar, nada como aplicar unas bolsas de té verde recién sacadas del congelador. Este método actúa como diurético y acaba con las antiestéticas ojeras.

Parrilladas, barbacoas. En definitiva, comidas copiosas y grasas es lo que se destila en una buena fiesta patronal. Sin embargo, es importante compensar estos excesos y no distar de una comida saludable normal para evitar digestiones muy pesadas que puedan aguarnos la fiesta. ¿Opciones saludables? Apostar por alimentos proteicos y con grasas buenas y fácilmente digeribles como el salmón y, sobre todo, no escatimar en los vegetales. Compensa un plato graso con una buena ración de verduras. Además, finalizar la comida con un probiótico como un yogur sin lactosa, protegerá la flora intestinal y mantendrá el equilibrio de nutrientes y vitaminas necesarios para el proceso digestivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios