Córdoba

Los establecimientos del centro alertan de pérdidas por el apagón

  • Por segundo día consecutivo varios locales de la calle Concepción no pueden abrir

Arreglos de Endesa en la calle Concepción. Arreglos de Endesa en la calle Concepción.

Arreglos de Endesa en la calle Concepción. / reportaje gráfico: Jordi vidal.

Desde el pasado lunes vecinos y establecimientos del centro se encuentran pendientes de una avería que les ha ocasionado apagones por segundo día consecutivo. En total unos 200 clientes, entre ellos muchos comercios y negocios, están sufriendo esta situación y arrastrando pérdidas, ya que en la mañana de ayer se volvió a experimentar otro corte de luz, según apuntaron los propios afectados a este periódico.

Endesa informó el pasado lunes de que la avería se trataba de un "cable subterráneo que afecta al centro de distribución del que se nutren nuestros clientes y no se puede dar suministro por otra vía". Como el arreglo iba para largo, los profesionales instalaron un grupo electrógeno para reponer el suministro inmediatamente. Sin embargo, esta medida no ha dado el resultado esperado puesto que no ha llegado a todos los clientes y ayer permanecían cerrados muchos de ellos. Desde Endesa dieron por resuelto el problema, sin embargo, la realidad fue otra según pudo comprobar este periódico.

Se ha instalado un grupo electrógeno para surtir electricidad provisionalmenteAlgunos locales tienen en sus fachadas un vallado que dificulta el acceso al comercio

Durante la jornada de ayer, la situación se repitió en algunos establecimientos como Bershka, Burger King, Natura o Supermercados Piedra. Estos locales cerraron las puertas durante la mañana por carecer de electricidad en su negocio. La mayoría de los trabajadores coincidieron en la pérdida de clientela y suministros que les está causando la avería, puesto que en supermercados o restaurantes los productos que deben mantenerse en frío se han echado a perder o se los han tenido que llevar. Por no hablar del difícil acceso que sufren algunos locales debido a las obras de reparación.

Es el caso de Calzados Benavente. La tienda tiene delante una valla que impide a los clientes pasar con facilidad al comercio. "Lo peor es que lo que tengo delante de la tienda es un cable de 15 o 20 metros, algo que se podía mover y poner en otro sitio donde no cause tanto impedimento", aseguró el encargado, Ignacio Estrada. Su local se vio obligado a abrir a oscuras, ya que a primera hora de la mañana sí tuvieron luz. Durante el apagón pudieron permanecer abiertos gracias a que engancharon la luz al local de al lado, en este caso la farmacia Concepción que sí tenía suministro eléctrico. El encargado denunció que "no hay luz para todos" y aseguró que se baraja la posibilidad de crear una "especie de asociación para realizar una demanda conjunta", finalizó.

Esta medida es apoyada por un trabajador de la Farmacia de Concepción, Carlos Gallardo. El empleado asegura que el cableado de la zona es "muy antiguo" y por eso está generando este tipo de averías, como ya ocurrió hace dos meses. Este establecimiento es otro de los afectados en su vía de acceso. Algunas de las medicinas tuvieron que ser retiradas de venta, "nos hemos quedado sin medicamentos en frío como las insulinas o las vacunas", aseguró Gallardo.

Otros locales de restauración como Mamma Leone ha sufrido pérdidas no sólo en la clientela, también en sus productos. El trabajador Rafael Perales contó que tuvo que tirar comida al ponerse en mal estado por no poder mantenerla. "Menos mal que esto ha sido en verano y no en invierno que hay más clientes". Desde el local aseguraron que mientras que no llegue la luz, continuaran abiertos hasta que se acaben los suministros.

Supermercados Piedra permaneció toda la mañana cerrado sin luz, a excepción de dos horas por la mañana cuando los trabajadores estaban reponiendo las vitrinas con los productos que llegan por la mañana. "Estábamos poniendo los embutidos, carnicería y demás, cuando la luz se volvió a ir y tuvimos que meter otra vez los productos en el camión para no estropearse", contó el trabajador, Iván Gilarte. Durante la jornada del pasado lunes, el camión refrigerador tuvo que ir al supermercado en dos ocasiones, para llevarse los alimentos que necesitan frío.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios