Solidaridad

Prolibertas analiza en su encuentro nacional la figura del voluntariado

  • La entidad centra su encuentro en el ámbito de la inclusión

La alcaldesa, en el centro, con representantes institucionales y de Prolibertas La alcaldesa, en el centro, con representantes institucionales y de Prolibertas

La alcaldesa, en el centro, con representantes institucionales y de Prolibertas / El Día

La Fundación Prolibertas –organización que trabaja por la inclusión social y laboral de personas reclusas y exreclusas, personas sin hogar y migrantes– ha celebrado el XIII Encuentro Nacional de Voluntariado, justo cuando se cumplen las tres décadas de funcionamiento del Comedor Social San Juan Bautista de la Concepción.

El encuentro nacional de voluntariado este año ha llevado como lema Apostamos por la Inclusión, lo que representa el sentir de toda la entidad que, como misión desempeña su labor en lo promoción de diferentes colectivos en situación o riesgo de exclusión social.

Para la Fundación y el equipo de voluntariado este encuentro "proporciona una ocasión para compartir su labor voluntaria en cada una de las delegaciones donde está implicados", según ha informado el colectivo, que ha añadido que la cita, además, es un espacio de encuentro, reflexión y de formación.

Al mismo tiempo, ha continuado, "esta jornada supone también nuestro reconocimiento como entidad a la gran labor y compromiso que cada persona voluntaria realiza a nuestros programas, sin los cuales, muchas de las actividades que llevamos a cabo no podrían realizarse del mismo modo".

Tras el acto inaugural en el Centro de Recepción de Visitantes, que ha contado con la asistencia de la alcaldesa, Isabel Ambrosio, hubo una mesa redonda titulada La emigración vista detrás de la valla, que pronunció Alvar Sánchez, promotor del Proyecto de la Delegación Diocesana de Migraciones de Tánger, zona Nador. (Marruecos). En el encuentro también sirvió para conocer la experiencia de trabajo de la nueva Comunidad Trinitaria en Al-Hoceima (Marruecos) del padre Javier Evelio Díaz.

La Fundación Prolibertas atiende el comedor social San Juan Bautista de la Concepción y a lo largo de 2017 –último año del que hay datos– atendió a 1.517 personas. Los servicios de Prolibertas ofrecen atención a familias y personas sin recursos, a través de prestar servicios en las distintas necesidades básicas de cualquier individuo.

Tiene como objetivo general mejorar la calidad de vida de las personas con menos recursos para prevenir el aumento del deterioro físico y psicosocial que padecen, favoreciendo la rehabilitación y reinserción social de las mismas. La cobertura que ofrece Prolibertas va desde un almuerzo hasta servicios de farmacia, micropréstamos o higiene personal (duchas, reparto de toallas, gel y maquinillas de afeitar o peluquería).

Además de este comedor social, la Fundación Prolibertas tiene un centro de día en la capital desde el pasado mes de marzo. El centro se encuentra en la calle Sagunto, concretamente en una parte del edificio que antes ocupaba la antigua sede de Cruz Roja y que el Ayuntamiento ha cedido a la organización.

Entre los servicios que tiene el centro de día hay lavandería, consigna, salón de estar –que está climatizado y tiene televisión y salas de lectura y de juegos–, otra sala para talleres y un aula TIC con ocho ordenadores. Además, también cuenta con un patio donde las personas que tengan mascotas, algo muy usual, las puedan dejar ahí. El centro reparte además desayunos y meriendas y su horario es de 9:00 a 13:00 –hora en la que empieza a funcionar el comedor Trinitario– y de 15:00 a 20:00, de lunes a viernes.

La fundación, además, tiene casas de acogida en Antequera (Málaga), Sevilla, Madrid y Algeciras (Cádiz), y también realiza programas de cooperación al desarrollo y campos de trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios