Día Mundial de la Lucha Contra el Sida

La prevención como bastión en la lucha contra el sida

  • Este año la Cruz Roja ha atendido a 42 personas con VIH en Córdoba

  • Salud detecta 33 nuevos positivos en el último año en la provincia

Un voluntario de la Cruz Roja en una charla informativa. Un voluntario de la Cruz Roja en una charla informativa.

Un voluntario de la Cruz Roja en una charla informativa. / El Día

Con motivo del Día Mundial de Lucha contra el VIH, que se conmemora este 1 de diciembre, numerosas organizaciones y fundaciones se unen con un objetivo: la divulgación de información y la prevención del VIH en el mundo.

En este sentido, la Federación Andaluza Enlace y sus 90 entidades, entre las que se encuentra la Federación Provincial Cordobesa de Drogodependencias y Sida (Madinat), asegura que el perfil de persona con VIH ha cambiado y la vía de transmisión más frecuente ya no es el uso de drogas inyectables sino las relaciones sexuales.

Pero no se puede bajar la guardia ya que, según explican, “ahora existen otros factores como los nuevos usos de drogas en contextos de ocio, donde se dan prácticas sexuales de riesgo, o los flujos migratorios desde países donde el consumo de drogas por vía intravenosa sigue siendo habitual”.

Por ejemplo, y de acuerdo con los datos de 2016 de la Organización Mundial de la Salud, en la Región de África, hay 25,6 millones de personas infectadas. Esta Región es la más afectada y en ella se registran casi dos tercios de las nuevas infecciones por el VIH en el mundo. Una región en contacto permanente con el sur de España debido a su cercanía y al flujo migratorio.

Aunque no se ha descubierto cura alguna para la infección, el tratamiento con antirretrovíricos eficaces permite mantener controlado el virus y prevenir la transmisión para que tanto las personas infectadas como los que corren riesgo de contagio puedan llevar una vida saludable, larga y productiva.

De hecho, según los datos de la Junta de Andalucía, la incidencia de nuevas infecciones por VIH en la comunidad autónoma descendió en 2018 un 5% respecto al año anterior y la tasa se mantiene en la media nacional. En el último año, se registró un total de 580 nuevas infeccione, 33 de ellas en Córdoba. El 81% de los nuevos casos se produjo en hombres y el 19% en mujeres. La categoría de transmisión más frecuente fue la de hombres que tienen relaciones sexuales con hombres (53%), seguida de la heterosexual (27,9%) y de las personas que se inyectan drogas por vía intravenosa (1,7%).

Sin embargo, los logros y avances no solo se deben a la ciencia. Existen enormes esfuerzos realizados en el marco de programas nacionales, con la ayuda de organizaciones no gubernamentales que brindan apoyo y, sobre todo, información para la prevención de la enfermedad. En este sentido, Cruz Roja, por ejemplo, ha ofrecido apoyo a 42 ciudadanos en Córdoba (26 hombres y 16 mujeres) en lo que va de año a través de su proyecto de atención integral a personas con VIH en situación de vulnerabilidad.

Aida Lora, trabajadora social de la Cruz Roja de Córdoba. Aida Lora, trabajadora social de la Cruz Roja de Córdoba.

Aida Lora, trabajadora social de la Cruz Roja de Córdoba. / Laura Martín

La organización está comprometida con la atención integral de estas personas desde el momento en que se les detecta la enfermedad. La trabajadora social de la Cruz Roja en esta materia, Aida Lora, explica que cuentan con un programa de detección temprana que se basa en una prueba a través de la saliva (que debe hacerse tres meses después de la sospecha por parte del paciente) de manera anónima y que, de ser un resultado positivo, pueden comenzar a orientar al paciente.

En la actualidad, una persona con VIH puede llevar una vida normal pero aún así, Lora enfatiza en la importancia de la divulgación de información y la prevención y, además, en lograr derribar la discriminación que aún existe hacia este colectivo. Y es que, en materia de prevención, según Madinat “la reducción de la percepción de riesgo, especialmente entre la población más joven, ha favorecido en los últimos años el repunte de casos de enfermedades de transmisión sexual”.

Para estas organizaciones, el trabajo con los colectivos más vulnerables y en riesgo de exclusión como son las personas sin hogar, las personas en entornos de prostitución, los migrantes o las personas privadas de libertad, es prioritario. La Cruz Roja se enfoca en estos colectivos a través del seguimiento de sus tratamientos en los centros de salud. Algo que, de no ser de carácter público, “le costaría muchísimo dinero a los pacientes, algo prácticamente imposible de costear por una persona que gane 1.000 euros” alerta Lora.

Aún queda mucho por hacer. Desde las organizaciones precisan que es importante facilitar herramientas que ayuden a superar el estigma y la discriminación así como la igualdad de oportunidades en materia laboral, sanitaria y penitenciaria pero, sobre todo, conseguir la visibilización de las personas que viven con esta enfermedad.

Según la OMS, el VIH, que continúa siendo uno de los mayores problemas para la salud pública mundial, se ha cobrado ya más de 35 millones de vidas en el mundo. En 2016, los últimos datos que proporcionan en su página web, un millón de personas fallecieron por causas relacionadas con este virus.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios