rafael amor. presidente de ata andalucía

"Hay demasiada crispación política y eso influye en que haya menos autónomos"

  • Critica la medida para que los trabajadores por cuenta propia coticen según sus ingresos y reclama diálogo antes de tomar decisiones que afectan directamente al sector

Rafael Amor, en la sede de ATA. Rafael Amor, en la sede de ATA.

Rafael Amor, en la sede de ATA. / reportaje gráfico: juan ayala

Defiende al sector autónomo a capa y espada y se muestra muy crítico con la clase política porque sus decisiones influyen de manera directa en el día a día de los trabajadores por cuenta propia. Rafael Amor hace un repaso en esta entrevista de los problemas y retos a los que se enfrentan los autónomos tras el cambio de gobierno y la actual situación económica.

-¿Es un buen momento para ser autónomo?

Pedro García me manifestó que íbamos a hablar, le mandé un mensaje pero aún no me ha devuelto la llamada"

-Sin duda. Claro que lo es. Llevamos dos años con un crecimiento de autónomos y este ejercicio se están rompiendo todas las expectativas. Sin embargo es cierto que según el barómetro que vamos a publicar el lunes, está empezando a generarse una cierta desconfianza. Si en diciembre de 2017 el 68% de los autónomos pensaba que su situación iba a ir a mejor, ahora es el 57,4%. Entramos en una ligera desconfianza a pesar de que el cambio de gobierno ha sido estable.

-¿Tanto influye la política en el autónomo que levanta su persiana cada día?

-Lo fundamental es crear un clima de certidumbre y tranquilidad. No sólo en el aspecto macroeconómico sino en el microeconómico, desde el punto de vista del consumo y de los ahorradores. Cuando no hay un clima de certidumbre política, el ciudadano tiende a ahorrar y no a gastar. A pesar de eso, tenemos que decir que la situación ahora mismo está estable.

-Pero se han anunciado medidas que afectan directamente a su sector: la base de cotización, el impuesto al diesel...

-El cambio en el modelo de cotización es una barbaridad, supondría que el 70% de los autónomos pague más y hay que tener en cuenta que uno de cada cuatro trabajadores por cuenta propia no llega al salario mínimo. Nosotros proponemos que sea una cotización voluntaria y que se tengan en cuenta todas las casuísticas. ¿Qué hacemos con el autónomo societario? ¿Y con la figura del autónomo colaborador? Los autónomos han hecho un esfuerzo muy grande en los últimos ocho años de crisis, es el momento de que se baje el IVA y el IRPF para los autónomos.

-¿Y el diesel?

-Nos parece una barbaridad que de la noche a la mañana se cambien las normas del juego. Para un empresario son fundamentales los costes de producción y con un coste energético más alto no podemos competir, y menos de cara al exterior. Eso va a hacer que haya una caída en el crecimiento de este país.

-¿Pero hemos salido de la crisis?

-A tres de cada cuatro autónomos les va bien, pero nosotros tenemos que pensar en ese uno de cada cuatro. En Córdoba, por ejemplo, el crecimiento de trabajadores por cuenta propia en el conjunto de la provincia ha sido del 2,9% en el último año, mientras que en la capital es del 1,9%. Nos llama la atención porque normalmente está aparejado el crecimiento entre capital y provincia; así pasa en Málaga o Cádiz y en Córdoba hay una diferencia de un punto. Lo hemos analizado y vemos que el equipo de gobierno en la capital no llega a ser operativo del todo. Hay buena voluntad y diálogo por parte de la alcaldesa [Isabel Ambrosio] sobre todo, pero en general, no sólo con respecto a ATA, hay demasiada crispación. Nosotros estamos abiertos al diálogo y, en una reunión privada, Pedro García me manifestó que íbamos a hablar; yo le mandé un mensaje y no me ha devuelto la llamada. Nosotros siempre estamos dispuestos al diálogo y al buen entendimiento porque sin diálogo no se llega a ningún lado, las cosas se solventan en la mesa y llegando a acuerdos.

-¿Como en la mesa de veladores?

-Podemos entender que puede haber molestias a los vecinos, pero debería haber más flexibilidad. Ahora mismo en la calle de la Plata un velador no molesta a nadie. Sí es verdad que en Semana Santa puede, por eso proponemos flexibilidad. Por otra parte, hay actividades que generan riqueza en la ciudad y no se puede decir que son una catetada. Entendemos que todo el mundo se equivoca, pero hay que cambiar la actitud y crear un clima de certidumbre. Las empresas, los autónomos, no invierten, hay inseguridad jurídica a la hora de abrir cualquier actividad. El gobierno lo pone muy difícil para una persona que tiene que invertir de media entre 18.000 y 30.000 euros para iniciar una actividad. Con tantas trabas y crispación es normal que terminen yéndose a otro sitio.

-Siempre han reclamado más presencia en las tomas de decisiones. ¿Las administraciones les tienen en cuenta?

-En Córdoba estamos contentos porque se nos informa de todo lo económico y se nos tiene en cuenta. No hemos participado en la mesa del Compromiso por Córdoba pero sí nos informan tanto desde Diputación como desde Alcaldía. La crisis, además, ha hecho que dos organizaciones importantes se pongan de acuerdo, como ATA y CECO y cuando el presidente de CECO [Antonio Díaz] se sienta en la mesa sin duda tiene en cuenta a los autónomos. El diálogo es fluido y permanente. No se trata de buscar una foto, sino buscar medidas para los autónomos y con CECO nos sentimos muy representados.

-Los autónomos dependen, como el resto de la economía, del sector servicios. ¿Para cuándo el cambio del modelo productivo?

-El cambio del modelo productivo lo dan los empresarios y el instinto de esos empresarios, que saben coger las oportunidades de mercado, no las administraciones o el gurú de turno. Estamos en una ciudad en la que tenemos que aprovechar lo que tenemos. Es normal que estemos en el sector servicios, la hostelería, el comercio. Tenemos una ciudad que es maravillosa, muchas otras ciudades europeas quisieran tener lo que tenemos en Córdoba. Ahora hay que centrase en el turismo y regular los apartamentos turísticos, en la hostelería y el comercio.

-¿Y así podremos dejar de ser la capital con más paro?

-Si tenemos un modelo de ciudad que se apoye en el turismo, que no ponga trabajas, que colabore con los inversores y facilite la implantación de los que vienen de fuera, sí. El problema es que hay una inseguridad jurídica en esta ciudad. Tenemos que buscar ese modelo, pero entre todos. Y tenemos que reclamar inversiones al Gobierno central y a la Junta de Andalucía para dejar de ser los últimos en los presupuestos. Tenemos que ser serios por encima de los ideales políticos.

-¿La crisis ha despertado el espíritu emprendedor?

-Hay autónomos que han iniciado su actividad por la crisis, al haberse quedado sin trabajo, pero creo que ha sido positivo porque hay personas que no tenían ese espíritu y se les ha despertado el gusanillo. Los negocios creados en la crisis son bastante más estables que los anteriores.

-¿Y ha disparado los falsos autónomos?

-Es verdad también que hay una minoría de personas que han utilizado la figura del emprendedor como falso autónomo. Pero tengo que decir que son los mismos que había en el año 2008. Es cierto que hay falsos autónomos y hay que regularlo. En este país tenemos un ordenamiento jurídico que regula el fraude. Nosotros estamos totalmente en contra de los falsos autónomos y hay que denunciarlo. Pero no confundamos los falsos autónomos con autónomos económicamente dependientes. La legislación está, lo que hay que hacer es denunciarlo y que se actúe con contundencia. No podemos decir que la tarifa plana ha hecho que haya falsos autónomos. No, lo que ha hecho es que haya un crecimiento y que en este país hayan aflorado 450.000 actividades que estaban en la economía sumergida.

-¿Cómo valora la Ley de Emprendimiento de Andalucía?

-Ya dijimos que era una mera declaración de intenciones porque no está dotada de presupuesto aunque se diga que sí. Al final el tiempo nos está dando la razón; nos dijeron que en mayo iba a salir una nueva orden y no ha salido. Vamos por el mismo camino que el año pasado, cuando se publicó una orden el último día del año. Pero nosotros seguimos trabajando porque es nuestra obligación.

-¿Cómo es la interlocución con la Junta de Andalucía?

-Han sido los cuatro peores años de diálogo. Hay una comunicación permanente, pero no se tiene nada en cuenta las aportaciones que hace nuestra entidad, que son totalmente coherentes y a veces sentimos que estamos perdiendo el tiempo pero vamos a seguir ahí. Hoy en día ATA Andalucía consigue cambiar más cuestiones en el Parlamento que en el propio gobierno. Y la Junta tiene que escuchar a los ciudadanos.

-¿A qué problemas se siguen enfrentando los autónomos?

-Nos hemos acostumbrado a trabajar sin financiación, aunque empieza a abrirse. Las entidades financieras están apostando por los autónomos y es verdad que se ha abierto el grifo. Seguimos teniendo la problemática de que han sido ocho años muy duros. No hemos hecho inversiones en nuestros establecimientos y ahora hay que especializarse y renovarse para poder competir. Seguimos teniendo cantidad de impuestos. El IBI no ha bajado y seguimos pagando un IVA muy alto, al igual que el IRPF. También sufrimos la morosidad, a pesar de que sobre todo la morosidad pública se ha reducido. Tenemos mucha inseguridad jurídica a la hora de aplicar la normativa y un exceso de trabas burocráticas. Ya es hora de que se agilice la actividad.

-¿Han sido los autónomos los que han mantenido la economía durante la crisis?

-Los autónomos han sido una parte. Pero también lo han hecho los funcionarios, que se quedaron con una paga extra menos, los trabajadores que negociaron con las empresas y se quedaron aún reduciéndose el sueldo, los abuelos... Los autónomos han sido también una parte importante y ahora que se habla de la reforma laboral no nos pueden meter a todos en el mismo saco en la negociación colectiva. Lo que para un gran empresario es un número, para el pequeño empresario es un apellido y para un autónomo es de la familia. Si volvemos otra vez a lo mismo, volveremos a perder empleo. Y son los autónomos los que están creciendo y creando empleo.

-¿Cuál es el perfil del autónomo en Córdoba?

-El de un hombre entre 40 y 55 años empleado en el sector servicios y que lleva más de cinco años cotizando por la base mínima.

-¿Y qué papel tiene la mujer en el sector de los autónomos?

-Muy importante. Muchas mujeres han entrado en el mercado como empresarias en los últimos años y están creciendo más rápidamente que los hombres, aunque es verdad que los hombres siguen siendo mayoría. La tarifa plana ha sido un acierto. El 67% de los autónomos siguen en la actividad tras la tarifa plana y más del 60% lleva más de cinco años trabajando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios